Público
Público

Memoria histórica Un informe oculto 40 años revela que hubo "policías arrestados" por la muerte de un joven sindicalista en Málaga

Unidos Podemos exige responsabilidades políticas al actual alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, miembro de la comisión que investigó los sucesos del 4 de diciembre de 1977 en la manifestación por la autonomía andaluza

Publicidad
Media: 4.08
Votos: 12
Comentarios:

Entierro de Manuel José García Caparrós en 1977.

Cuarenta años después, el Congreso de los Diputados ha hecho públicas las actas secretas de la comisión de investigación sobre la muerte de Manuel José García Caparrós, el joven sindicalista de Málaga que murió de un disparo en la gran manifestación del 4 de diciembre de 1977 a favor de la autonomía plena para Andalucía. Aquel día se manifestaron en las calles de pueblos y ciudades andaluzas más de dos millones de personas exigiendo el máximo nivel de autogobierno. En esa marcha falleció García Caparrós, con 18 años, que se convirtió en el primer mártir de la lucha por el autonomía andaluza.

Las actas, a las que ha accedido la diputada malagueña de Unidos Podemos, Eva García Sempere, contienen 675 folios. Ahí consta el informe preliminar que elaboró el Ministerio de Gobernación pero, sobre todo, la transcripción de los interrogatorios a los 78 testigos que comparecieron voluntariamente (convocados a través de prensa, radio y televisión) para contar lo que vieron aquel día. En la manifestación de Málaga intervinieron 32 agentes de la Policía, hubo "30 disparos al aire" y uno de ellos hirió mortalmente a García Caparrós. Durante las cargas, los agentes dispararon balas de goma y botes de humo y más tarde sus pistolas reglamentarias. La versión oficial es que una bala pudo rebotar en una pared y terminó impactando en el costado del joven malagueño, en la esquina del edificio situado en la Alameda Colón. Hubo otros dos heridos (una joven y un chico de 15 años).

En el primer análisis de las actas, la diputada García Sempere ha encontrado "contradicciones" entre el informe inicial de la Policía, que revela algo que hasta ahora no se sabía: que se adoptaron medidas disciplinares contra los agentes que dispararon al aire, que "hubo policías expedientados y arrestados". Sin embargo, y aquí es donde Unidos Podemos pone el acento, en las conclusiones de la comisión de investigación no constan que hubiera responsables, "ni directos ni indirectos". "Quienes fueron expedientados y encarcelados desaparecen", dice García Sempere.

La diputada sugiere que hubo un "pacto de silencio" para proteger a los responsables y está barajando exigir responsabilidades políticas entre los 35 miembros de la comisión de investigación "si se demuestra que conocían el informe preliminar de Gobernación". Entre ellos, portavoces de todos los grupos (PSOE, PCA, UCD…), hay un insigne político que aún está en activo, el actual alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (PP), que entonces era portavoz y diputado de UCD. El líder de IU en Andalucía, Antonio Maíllo, no ha llegado a pedir la dimisión de De la Torre, pero sí le exige explicaciones públicas. "Si se demuestra que ocultó datos en la investigación, no descartamos nada", avisa.

Manuel José García Caparrós.

García Sempere ha accedido a las actas secretas, pero con los nombres de los testigos y de los implicados tachados para preservar su identidad. El informe no descubre el gran secreto: ¿quién mató a García Caparrós? ¿Quién disparó aquella bala? A la diputada le ha indignado leer las tres conclusiones de la comisión: la primera es que la manifestación masiva del 4 de diciembre del 77 en Málaga, el grito popular que exigió una autonomía de primera para Andalucía, fue interpretado por el Ministerio de Gobernación como una consecuencia "del subdesarrollo socioeconómico de Málaga".

Para resolverlo, la comisión propuso un plan de inversión para la ciudad, una partida presupuestaria específica para solventar esa situación económica. "Es como si hubieran querido comprar el silencio de los malagueños", dice la diputada. En las otras dos conclusiones se omite que hubo policías expedientados y arrestados, al contrario, se afirma que la intervención policial fue correcta y no se depura ninguna responsabilidad política. "No hubo sólo un culpable, hubo muchos responsables en la muerte de mi hermano. Quien disparó y quienes lo taparon", dice Loli García Caparrós.

Esta semana, después de muchos años demandándolo, la diputada de IU Carmen García Sempere logró por medio de una proposición de ley que la Mesa del Congreso de los Diputados desclasifique los últimos documentos reservados sobre la muerte de Manuel José García Caparrós, el primer 'mártir' de la autonomía de Andaluza. El joven sindicalista murió de un disparo el 4 de diciembre de 1977 en Málaga, durante la multitudinaria manifestación de un millón de andaluces que salieron a la calle a reclamar una autonomía plena. La muerte de García Caparrós fue la semilla de la lucha por la autonomía andaluza, que más tarde cristalizó en el referéndum del 28 de febrero (28-F) por el Estatuto de Autonomía de Andalucía.

La desclasificación de las actas del Congreso llega después de que la presidenta Susana Díaz llegase a un acuerdo con la líder de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, para que el Gobierno andaluz reclamase al Congreso la devolución de la documentación clasificada relativa a la muerte de García Caparrós, aunque las Cortes han accedido a abrir el secreto gracias a la iniciativa previa de la diputada de Unidos Podemos.