Publicado: 25.08.2015 14:33 |Actualizado: 25.08.2015 14:33

Interior afirma que la célula yihadista pretendía emular al Estado Islámico con atentados en España y Marruecos

Los catorce detenidos en ambos países, acusados de captar y enviar a combatientes extranjeros a Siria e Irak, tenían la intención de crear un "clima de psicosis e inestabilidad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presunto yihadista detenido en San Martín de la Vega, en Madrid. / REUTERS

El presunto yihadista detenido en San Martín de la Vega, en Madrid. / REUTERS

El Ministerio del Interior afirma que los catorce presuntos yihadistas detenidos en España y Marruecos "pretendían reeditar" en ambos países "las masacres perpetradas por los integrantes del Estado Islámico con la intención de establecer un clima de psicosis e inestabilidad".

El Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz ha explicado hoy en un comunicado que "los continuos desmantelamientos de las estructuras terroristas relacionadas con la zona de conflicto sirio-iraquí ponen de manifiesto la determinación del Estado Islámico de atentar contra la seguridad de todos aquellos países que la organización terrorista considera una amenaza para su expansión".

"Con este fin, recluta el mayor número de combatientes nacionales y extranjeros a los que instruye en la estrategia de desplegarse en sus países de origen o acogida para cometer acciones terroristas que dejen constancia del ideario de violencia y terror de la organización terrorista Estado Islámico", detalla la nota, en la que se da cuenta de la desarticulación de la célula yihadista llevada a cabo de forma coordinada por agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional española y la DGST de Marruecos.



Esta célula estaba activa en las ciudades marroquíes de Nador (4 detenidos), Driouech (2 detenidos), Al Hoceima (1 detenido), Fez (5 detenidos), Casablanca (1 detenido) y en la localidad madrileña de San Martín de la Vega (1 detenido).

Los detenidos formaban parte de un grupo cuya principal actividad estaba encaminada a la captación y envío de combatientes extranjeros a la región de Siria e Irak bajo el control del Estado Islámico, con la finalidad de integrarse en las filas de esta organización terrorista. Entre los detenidos hay uno que ya cuenta con antecedentes por estas mismas actividades.

El presunto cabecilla tenía vínculos con Melilla, según Fernández Díaz, quien ha añadido que cuando se conoció esta información se decidió llevar a cabo la operación antiterrorista. "La operación se precipitó cuando detectamos que el líder del grupo mantiene fuertes vínculos laborales y sociales con la ciudad de Melilla", comentó el ministro en los pasillos del Congreso. La nota de Interior añade que esos vínculos también eran palpables en otros miembros de la célula desarticulada.

La detención y registros domiciliarios desarrollados en la localidad madrileña de San Martín de la Vega, han sido coordinados y supervisados por el titular del Juzgado Central de Instrucción, Número 3, de la Audiencia Nacional.