Publicado: 13.11.2013 19:10 |Actualizado: 13.11.2013 19:10

Interior justifica cambiar a dedo a policías que investigan el caso Gürtel

Fernández Díaz señala que el nuevo comisario de policía judicial tiene derecho a formar un equipo de confianza en la UDEF, la unidad que investiga la corrupción. Los sindicatos denuncian "desasosiego"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, cree lógico que en las próximas semanas se produzcan relevos en los puestos claves de la UDEF, la unidad policial encargada de investigar los principales casos de corrupción política como el 'caso Bárcenas' o el 'caso Gürtel'. El ministro ha argumentado que ahora esa unidad depende de un nuevo comisario general de Policía Judicial, Santiago Sánchez Aparicio, que "tiene derecho a proponer su equipo".

Por su parte, los sindicatos policiales han recibido con preocupación las intenciones de Interior, que afirman que han sido recibidas con "desasosiego" en la Policía. Entre los puestos de la UDEF que serán cubiertos en las próximas semanas por el procedimiento de libre designación (en otras palabras, a dedo) están las jefaturas de la Brigada Central de Investigación de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción y la Brigada Central de Delincuencia Económica y Fiscal, autores de los principales informes del 'caso Gürtel'.

Según ha señalado este miércoles Fernández Díaz, "hace unas fechas fue nombrado un nuevo comisario general de Policía Judicial y, como es lógico, pasado un tiempo prudencial, un comisario general tiene derecho a proponer su equipo de trabajo puesto que después se le van a exigir a él los resultados", ha dicho.

"Lo que se ha hecho es en definitiva, bajo la absoluta autonomía de la Dirección General de la Policía, es sacar a concurso aquellas plazas que afectan al ámbito del nuevo comisario general de Policía Judicial y de otros ámbitos de la Dirección General de la Policía, cuyos titulares también fueron renovados recientemente", explicado el ministro.

Los grupos parlamentarios del PSOE y de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) han reprochado al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, la convocatoria de nombramientos anunciada en la Comisaría General de Policía Judicial pues sospechan que pone en riesgo la imparcialidad de la lucha policial contra la corrupción. "Los agentes que investigan Gürtel y Bárcenas van a sentir el aliento del Gobierno", sostiene el socialista Antonio Trevín.

Este diputado ha recordado que la Policía Judicial y la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) son responsables de la investigación de casos que afectan al PP como la red Gürtel o las actividades del extesorero Luis Bárcenas, y que después de haber cambiado tres veces en dos años a su máximo responsable, ahora se corre el riesgo de afectar a los agentes que operan sobre el terreno.

Su temor es que, a la hora de designar responsables, el mérito y la capacidad se sustituyan por "la conveniencia o el interés partidario" del PP y, en lugar de colocar al más idóneo, se escoja a quien más convenga a los 'populares'. "Aquellos que investiguen temas sensibles como la Gurtel o Bárcenas, sentirán el aliento controlador del Gobierno en su cogote a través de jefes de libre designación", sospecha.

Para el portavoz de Interior de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Ricardo Sixto, "la cúpula de investigación de estos delitos de corrupción está en el aire" y se ponen en evidencia "serias dudas sobre la imparcialidad con el que Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado van a enfrentarse a la corrupción, especialmente la que afecta al partido que sustenta el Gobierno".

El Cuerpo Nacional de Policía nombrará en las próximas semanas en torno a 60 plazas de libre designación de comisario o comisario principal y cuatro de ellas afectan a los responsables de sendas brigadas centrales dependientes de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF).

Se trata de la Brigada Central de Crimen de Inteligencia Financiera, la Brigada Central de Investigación del Banco de España, la Brigada Central de Investigación de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción y la Brigada Central de Delincuencia Económica y Fiscal. En octubre, se produjo el cambio en la Comisaría General de Policía Judicial, que pasó a estar dirigida por Santiago Sánchez Aparicio, conocido entre sus compañeros con el sobrenombre de "El Chati", que sustituyó a José García Losada. La sustitución fue acogida con recelo en el Cuerpo.

Tras conocer los anunciados cambios en la UDEF, los sindicatos policiales mostraron recelo y preocupación, y destacaron están generando "desasosiego" en los profesionales dedicados a combatir la corrupción .

El portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José María Benito, ha reconocido la legalidad de la convocatoria de plazas por la dirección general, pero tiene la sensación de que el nombramiento de cuatro comisarios generales de Policía Judicial en menos de dos años responde a que "Interior no está encontrando la persona idónea ni a nadie que se pliegue a sus pretensiones" en la dirección de investigaciones como la trama Gürtel o el caso Bárcenas.

"Por muchos cambios que se produzcan, la Policía seguirá haciendo su trabajo porque no puede sustraerse a la persecución de los delitos, afecten a quien afecten, y porque muchas de sus investigaciones están ordenadas por la autoridad judicial", ha subrayado.

Tras indicar que en este asunto no sirven "medias tintas" ni "componendas", el portavoz del SUP cree que todos estos cambios están generando "desasosiego y preocupación" entre los profesionales de la Policía que "en condiciones desfavorables y aguantando las críticas trabajan día a día para limpiar a este país de corruptos".

Para el secretario general de la Confederación Española de Policía (CEP), Ignacio López, cualquier nombramiento por libre designación genera "recelo y desconfianza", sobre todo cuando se trata de mandos de unidades especialmente sensibles como la UDEF.

Ha recordado que la CEP siempre se ha opuesto a que se abuse de esta práctica que, aunque legal, no debería instalarse entre los comisarios generales para nombrar a dedo a los jefes de sus unidades.

Una práctica que, según López, ya denunció su sindicato y que incluso los tribunales tuvieron que "frenar en seco" en la etapa en la que Alfredo Pérez Rubalcaba estaba al frente del Ministerio del Interior. "Este mecanismo debería limitarse al máximo", ha enfatizado el secretario general de la CEP.