Publicado: 20.11.2013 07:09 |Actualizado: 20.11.2013 07:09

IU denuncia en el Parlamento Europeo la cátedra del Ejército en honor a un militar golpista

El eurodiputado Willy Meyer ha solicitado que la Comisión Europea se posicione sobre los continuos homenajes que las instituciones públicas españolas realizan en memoria de los responsables de la Guerra Civil. El rey preside dicha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El grupo de Izquierda Unida [IU] en el Parlamento europeo ha denunciado, a través del eurodiputado Willy Meyer, la permanencia de la cátedra Alfredo Kindelán -dependiente del Ministerio de Defensa- que rinde homenaje a un alto mando militar responsable en el golpe de estado que precedió a la Guerra Civil. Kindelán era el jefe de los Servicios del Aire durante la contienda y, por tanto, responsable de los ataques de la aviación militar posicionada al lado de Francisco Franco.

La pasada semana, tal y como adelantó Público, el actual ministro de Defensa Pedro Morenés inauguró la edición número 25 del seminario que el Ejército del Aire realiza en el marco de la cátedra Kindelán, inaugurada en 1988 por el entonces titular de Defensa, el socialista Narcís Serra. Desde entonces, cada año se imparten unas jornadas docentes para el estudio de asuntos relacionados con la doctrina aérea. El rey Juan Carlos I es el presidente honorífico de la cátedra.

La labor de Alfredo Kindelán durante la Guerra Civil, como jefe de las fuerzas aéreas, estaba relacionada con las acciones de la legión Cóndor -de la Alemania nazi- y de la Squadra legionaria de Italia. Las aviaciones extranjeras realizaron bombardeos sobre la población civil de diferentes ciudades entre 1937 y 1938. Así lo ha manifestado Willy Meyer en la pregunta parlamentaria dirigida a Viviane Reding, comisaria de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía. El objetivo de IU es que la Comisión Europea "se posicione de una vez sobre los continuos homenajes que las instituciones públicas españolas hacen a la memoria de los criminales fascistas que salieron victoriosos de la Guerra Civil", ha señalado la formación en una nota.

Para Meyer, supone "el enésimo acto de enaltecimiento del fascismo en España"

Para Meyer, que el Ministerio de Defensa mantenga una cátedra en honor a un militar golpista supone "el enésimo acto de enaltecimiento del fascismo que se produce en España y, en concreto, éste reviste de una mayor gravedad puesto que es un poder público [Ministerio de Defensa] el que rinde homenaje a la memoria de un asesino de civiles responsable del bombardeo de Guernica", ha afirmado en sede parlamentaria.

El homenaje que se rinde a través de la cátedra Kindelán al alto mando de Franco contraviene la ley 52/2007 de Memoria Histórica. La norma insta en su artículo 15, relativo a la simbología franquista, a la retirada de las "menciones conmemorativas de exaltación personal (...) de la sublevación militar, de la Guerra Civil (...)".

En este sentido, Meyer ha recordado que las administraciones públicas "están obligadas a cumplir la Ley de Memoria Histórica, por lo que este caso es un incumplimiento especialmente grave al tratarse de una instancia de alto nivel". "Se trata de un duro golpe a los familiares de las víctimas asesinadas durante los bombardeos de la Guerra Civil española que queda sancionado con la presidencia del Rey", ha denunciado el eurodiputado.

Por su parte, fuentes del Ejército del Aire han señalado a Público que la Legión Cóndor y la Squadra legionaria italiana no dependían de Kindelán, sino de Franco directamente, y que el responsable de los servicios del Aire era "monárquico" y no "fascista". En 1939, tras finalizar la guerra, Franco destituyó a Kindelán como jefe de la Aviación y, en 1943, la respuesta del militar fue dirigirle una carta firmada con otros tenientes mostrándole su oposición y solicitando la vuelta de Juan de Borbón como rey de España, según han explicado estas mismas fuentes.

La figura de Kindelán se ha presentado por algunos historiadores como la de un militar desafecto a Franco, monárquico y con vínculos británicos durante la Segunda Guerra Mundial. Pero a pesar de las supuestas diferencias con el dictador, éste le concedió el título de marqués en 1961, y sus servicios durante la Guerra Civil fueron condecorados con la Gran Cruz de San Hermenegildo en 1941 y la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar en 1941 y en 1944, tal y como figura en el Boletín Oficial del Estado. Esta última distinción le fue concedida un año después de la carta que, según fuentes del Ejército del Aire, remitió Kindelán a Franco mostrándole su oposición.

Por todo, para Izquierda Unida, en palabras de Willy Meyer: "No se trata de un símbolo más sin importancia, se trata realmente de la normalización del fascismo desde las instituciones públicas del Gobierno de España. Este homenaje a un fascista instaurado por un anterior Gobierno socialista es un verdadero crimen contra las víctimas de la Guerra Civil y la memoria democrática de este país".

El Ministerio de Defensa no tiene intención de retirar el nombre de la cátedra. El argumento que ha señalado a Público el teniente Vegas es que "Alfredo Kindelán fue uno de los cinco primeros oficiales que obtuvo su título de piloto militar en 1913, en el primer curso que se hizo en España. Fue el jefe del arma de aviación durante 26 años, hasta 1939 cuando, al finalizar la Guerra Civil, Franco le destituyó por ser monárquico. Se puede decir que es el ‘padre' del Ejército del Aire y que sus ideas políticas estaban muy alejadas de las de Franco".

"Se trata de una normalización del fascismo desde el Gobierno", declara Meyer

La semana pasado, el teniente Guerreira indicó que el nombre de Kindelán responde a un histórico de la aviación española; independientemente de en qué bando combatió. Buscamos que todos los pilotos sean reconocidos, tanto de un bando como del otro".

El grupo de IU en el Parlamento europeo utiliza el mecanismo de la pregunta parlamentaria para "señalar a un Gobierno que está anclado en el pasado y niega cualquier forma de hacer justicia con la memoria democrática", ha indicado Willy Meyer a Público. Se trata de un instrumento para ejercer presión política, ya que la Unión Europea no tiene poderes preceptivos en este ámbito. "Con las preguntas que presenta Izquierda Unida pretendemos elevar la voz de la España contraria al fascismo y clamamos por que un gobierno no pueda impunemente enaltecer el fascismo desde las mismas instituciones", apunta el eurodiputado.

"Sabemos que no existen las competencias, pero el Partido Popular de España ha llegado muy lejos durante este último año y realizamos estas preguntas para que, al menos, las instituciones europeas alcen la voz", añade.

En este sentido, el grupo de IU ha realizado preguntas recientemente sobre el mercadillo fascista en un colegio público en Quijorna , los ataques a la delegación de la Generalitat en Madrid y por el reconocimiento de la delegada del Gobierno de España en Cataluña a la División Azul. Asimismo, IU ha presentado una carta junto con eurodiputados de once estados miembros solicitando a las autoridades españolas la extradición a Argentina de los torturadores franquistas, en el marco de la querella que sigue su curso desde Buenos Aires.