Publicado: 18.05.2014 16:24 |Actualizado: 18.05.2014 16:24

Izquierda Unida contra "el gobierno del Ibex-35"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A una semana de las elecciones del  25-M y con las nubes aliándose a su favor para disuadir a sus seguidores de huir a la playa más cercana, Izquierda Unida (IU) celebró en un pabellón deportivo del popular y combativo barrio del Cabanyal de Valencia uno de sus mítines centrales de la campaña al parlamento europeo. Y lo hizo con su cabeza de cartel, Willy Meyer, y su principal figura autonómica, Marina Albiol, cargando sus discursos sobre el flanco más débil de las dos opciones, PP y PSOE, mayoritarias en anteriores comicios: su responsabilidad en la actual situación de crisis, derivada de decisiones respaldadas con el voto conjunto de ambas formaciones en las cámaras europeas y nacionales.

"El Partido Popular Europeo y el Partido Socialista Europeo han pactado todo lo que nos ha llevado a la ruina" señaló Meyer, que enumeró entre los pactos la creación de un Banco Europeo al que "no se le permite prestar a las administraciones, sino a los bancos privados, para que estos especulen y se enriquezcan después con sus préstamos a las administraciones", o un euro que es "la única moneda del mundo que no se puede devaluar, de modo que para frenar la inflación, el único método sea bajar los salarios a los trabajadores".

"Ambos desregularon la economía para evitar que los estados puedan tomar medidas que frenen el desempleo y dejando todo en manos de un mercado que no entiende de igualdad ni derechos sociales", recordó el cabeza de lista de IU, que dice que fue así como, tras privatizar la siderurgia, el sector naval, el agua o la electricidad, son "las compañías del Ibex 35 las que gobiernan el país". Frente a ello, la propuesta de Izquierda Unida -sentenció- es "revertir esa situación".

En esa idea insistió Marina Albiol, la diputada autonómica de Castellón en el parlamento valenciano, que en su día sonó para encabezar la lista europea de Izquierda Unida, y a la que Meyer cedió este domingo la cabecera del acto. "La actual Unión Europea es la del bipartidismo: PP y PSOE aquí hacen como que se pelean, pero allí van de la mano", insistió Albiol, al tiempo que animó "a los jóvenes que se exilian, a los parados, a los que son como nosotros, a la clase trabajadora", a tumbar esa Unión Europea "creada por los poderosos para trabajar a su servicio".

No obstante, Albiol subrayó que Izquierda Unida no solo desea que se produzca un voto de castigo al bipartidismo, sino también "un voto de ilusión en la posibilidad de construir una Europa para el pueblo y con el pueblo". Una Europa que se puede construir, señaló, obteniendo el dinero de lo que se ahorre "de la Casa Real, de la Iglesia Católica y del Ministerio de Defensa", así como "de los ricos, de sus acciones, y de los impuestos que van a pagar"; y también "del BBVA, del Banco de Santader, Iberdrola, Telefónica y Repsol".

Albiol y Meyer, así como sus predecesores en el atril, exhibieron sin rubor su discurso más anticapitalista; un discurso que la crisis, una vez acabado el espejismo de la prosperidad de la burbuja inmobiliaria, ha devuelto al plano de lo popularmente admisible. Fue así como Meyer, tras solidarizarse con Elena Valenciano por el ataque machista recibido de Arias Cañete, la responsabilizó junto a su partido "de haber levantado un sistema económico patriarcal" en España.

"La foto de Rajoy junto a los representantes del Ibex 35, esa foto solo integrada por hombres, es una foto que no se improvisa", advirtió el candidato de IU: "es el resultado de años de fomento de un sistema, un sistema de ida y vuelta según el cual los miembros del Ibex35 son a su vez los garantes de un futuro gobierno PP-PSOE, para que estos sigan gobernando según sus intereses, priorizándolos". Para Meyer, ahí se resume "el problema" de este país: "el PSOE nunca lo ha gobernado realmente, pero Izquierda Unida sí va a trabajar por gobernar Europa y España".

En su turno, Albiol también tuvo palabras para Valenciano sobre la que bromeó con la idea de que debería concedérsele "el Oscar a la mejor interpretación en esta campaña" por su petición de voto para el PSOE "para plantar cara a la troika, acabar con la austeridad, y desalojar a la derecha" del poder. "Pero si la Troika es ella, el PSOE fue el primero en aplicar la austeridad, y lo de desalojar a la derecha del poder solo tiene que preguntárselo a Felipe González", ironizó Albiol, que recordó que los homólogos europeos de PP y PSOE gobiernan juntos en diez estados europeos. "Hay que desenmascar al PSOE, hay que convencer a la gente de que vaya a votar a la izquierda que no se arrodilla", sentenció.

El acto, organizado por Joves de Esquerra Unida y que tenía como hilo conductor la problemática juvenil en Europa, congregó a más de un millar de simpatizantes de Izquierda Unida, aunque la edad media de los asistentes superaba visiblemente la cuarentena. Sin embargo, como señaló en su turno el coordinador federal de jóvenes de la formación, Carlos Martínez, "los jóvenes ya no son solo las personas de 16 a 30 años", sino también todos "los endeudados que quedaron atrapados con hipotecas trampa" o "las personas de 35 años que ya saben que no podrán tener pensión completa porque no podrán cotizar el tiempo suficiente". Ser joven, añadió, "ya no es una cuestión de edad".

ºEn la misma línea se manifestó Lara Hernández, candidata número diez de la lista europea de IU, y representación en la misma "de los jóvenes exiliados por motivos económicos". Hernández se preguntó "qué está pasando en este país para que se desmonten todos los derechos que consiguió la lucha obrera y que mi generación no va a disfrutar", para responder a continuación que es consecuencia de "un robo" por parte de unas "elites que están vendiendo al sur para conservar sus privilegios en el norte". Según Hernández, que también responsabilizó al PP y al PSOE de trabajar al servicio de estas elites, "un país que no ofrece salidas y posibilidades a sus generaciones más jóvenes es un estado fallido".