Público
Público

IU materializa laruptura con su federación madrileña

El Consejo Político Federal aprueba la desvinculación con IU-Comunidad de Madrid y crear una nueva estructura con todos los militantes que lo deseen. IU-CM dará la batalla judicial.

Publicidad
Media: 4.38
Votos: 8
Comentarios:

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, durante su intervención ante Consejo Político en Madrid que podría decidir la intervención de la federación de Madrid. EFE/Alberto Martín

MADRID.- "Más vale tarde que nunca", decía en su intervención un miembro del Consejo Político Federal de Izquierda Unida en el que se ha aprobado la ruptura de IU Federal con IU-Comunidad de Madrid y la construcción de una nueva estructura política con los militantes que lo deseen y con las siglas de IU, cuya propiedad reclamarán. El documento elaborado por la dirección federal ha sido aprobado por 113 votos a favor (70,1%), 45 en contra y tres abstenciones de un órgano compuesto por casi 250 miembros.

Aunque el asunto coleó durante la campaña de primarias para elegir candidatos a la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, las elecciones pasaron con otros candidatos y sin obtener representación. Izquierda Unida se había quedado, por primera vez en su historia y en la del PCE desde la Transición, sin ocupar un escaño autonómico y sin obtener ningún acta de concejal en las instituciones de Madrid.

La guerra abierta en el seno de IU-Comunidad de Madrid y su consiguiente ausencia en la candidatura que ha ganado el Consistorio, Ahora Madrid, ha sido uno de los argumentos que la dirección federal ha utilizado para tomar una de las medidas más drásticas: la ruptura con su federación.

Es la crónica de un divorcio anunciado desde que Tania Sánchez, excandidata de IU a la Comunidad de Madrid, abandonó la organización el pasado febrero. Poco después lo hacía Mauricio Valiente, su tándem de primarias al Ayuntamiento, que actualmente es concejal del partido instrumental de Podemos, Ganemos Madrid, Equo y otros agentes.

La decisión de romper con IU-CM estaba tomada, al menos, desde la Presidencia Federal de IU de la pasada semana. Incluso el coordinador general, Cayo Lara, que apoyó en campaña a la candidata al Ayuntamiento sin el visto bueno de sus órganos federales, reconocía que Madrid era el "ejemplo de lo que nunca había hacer". "IU-CM no sirve para dar respuesta a las propuestas que aquí se plantean y ha sido desautorizada por los resultados electorales", asegura el documento elaborado por Adolfo Barrena, secretario federal de Organización. A esto hay que añadir la pelea de los ya dimitidos dirigentes de IU-CM contra Alberto Garzón, el actual candidato de IU a la Presidencia del Gobierno.

Desde que Garzón dio la batalla interna por la expulsión de Pérez y Gordo, el núcleo duro de la federación madrileña cargó duramente contra el candidato

Desde que Garzón dio la batalla interna por la expulsión de Ángel Pérez y Gregorio Gordo, excoordinadores de IU-CM a los que se achacó la responsabilidad política de los casos de corrupción de IU en Caja Madrid, el núcleo duro de la federación madrileña cargó duramente contra el candidato, llegando incluso al insulto. La situación era tan insostenible que la reconciliación parecía imposible, más aún cuando la hoja de ruta propuesta por Garzón para las elecciones generales, la convergencia de la izquierda política y social sin dar importancia a las siglas, choca de frente con la postura de la vieja guardia de Madrid, que ha hecho de la defensa de las siglas y la identidad de IU su caballo de batalla durante la campaña electoral.

Teresa Fenández, actual concejala de IU en Fuenlabrada y con juicio oral abierto por malversación, salía de la sede de IU en la calle Olimpo muy indignada. "Nunca he visto una limpia como esta. Sólo quieren cargarse Madrid para cargarse IU", aseguraba acompañada de otra militante de IU-CM que criticaba el "estalinismo" de la dirección "aunque vayan de modernos. Quieren la unidad popular echando a la gente", afirmaba.

"Lo que hemos aprobado es iniciar una nueva etapa con una nueva federación de IU en Madrid. No se puede mantener la relación con IU-CM, queremos resolver problemas y dar la oportunidad a votantes, simpatizantes y militantes de IU de participar en un espacio más cómodo y amable para abordar la hoja de ruta hasta las generales", ha asegurado a los periodistas Adolfo Barrena, que incide en que lo adoptado "no significa ni mucho menos dar de baja absolutamente a nadie de IU-CM", que a partir de hoy es un partido político independiente, desligado de IU.  Lo cierto es que, con o sin expulsiones, IU tiene a partir de hoy 5.000 afiliados menos.

Nueva estructura sin expulsión de militantes

Los siguientes pasos de la dirección federal de IU serán la creación de una nueva estructura, lo que no significa la creación de un nuevo partido. Esa nueva estructura no contaría con "personalidad jurídica propia", a diferencia de IU-CM, que ante el Ministerio del Interior es una fuerza política independiente ligada a IU. Se organizará "en asambleas de base territoriales y de distrito a medida que se vaya desarrollando y en función de la militancia", asegura el documento.

Será la dirección federal de IU la que dirija ese nuevo espacio "provisionalmente", hasta que "se organice y desarrolle y celebre su I Asamblea" para dotarse de órganos de dirección, por lo que IU Federal "tiene todas las competencias" y serán sus estatutos los que rijan la nueva estructura hasta que se redacten unos propios.
El documento especifica que "ni un solo militante de IU-CM será dado de baja", por lo que "no implica cambio alguno en la militancia".

Esta es la parte más ambigua de la propuesta y para el portavoz de IU-CM, Julián Sánchez Urrea, supone "una expulsión de facto". A la nueva estructura de IU Madrid "se podrá afiliar toda aquella persona que acepte respetar los planteamientos, estatutos y código de IU" y se tendrá que cursar la solicitud de manera individual a la dirección federal, que será la que decida si se acepta o se rechaza la solicitud.

Posible delito contra la protección de datos

Para los actuales militantes de IU-CM, la dirección federal se pondrá en contacto individualmente con cada uno de ellos para informarles de la situación. Les darán un plazo máximo de tres meses para afiliarse a la nueva estructura. Evidentemente, militar en la nueva formación implicaría el cese como militante de IU-CM, aunque el secretario de organización, Adolfo Barrena, no a querido especificar por el momento este caso. Este será uno de los argumentos legales a los que se agarre IU-CM, que considera la medida una expulsión y se opone a ella. Según argumenta Julián Sánchez, el censo de militantes de IU-CM es propiedad de la federación madrileña, y la dirección federal no podría usarlos para informar a los afiliados; algo que pondrán en conocimiento de la Agencia Estatal de Protección de datos.

Son más de 5.000 los militantes de IU-CM que tendrán que decidir si se afilian a IU Federal o continúan militando en IU-CM, entre ellos decenas de concejales electos en varios municipios de la región, por lo que IU podría perder concejalías en este proceso si esos ediles no están de acuerdo con la operación. Al mismo tiempo, cargos electos que abandonaron la organización para participar en candidaturas de unidad popular podrían volver a ser militantes de IU, como Mauricio Valiente, actualmente concejal en el Ayuntamiento de la capital por Ahora Madrid.

La deuda de la federación madrileña de IU asciende a dos millones de euros con Hacienda y la Seguridad Social (tres millones si cuentan otras deudas)

La deuda de la todavía federación madrileña de IU, que asciende a dos millones de euros con Hacienda y la Seguridad Social y a tres millones si se tiene en cuenta otras deudas privadas, será otro de los puntos conflictivos de la operación. La dirección federal entiende que, dado que IU-CM es un partido político independiente y técnicamente en quiebra, la deuda le pertenece y que la nueva estructura estaría exenta de pagarla. El siguiente paso, si se aprueba este documento, es realizar desde las Secretarías de Área interna y Organización y de Finanzas "los trámites necesarios para la desvinculación federal de IU-CM y resolver las cuestiones derivadas de esta decisión". Sin embargo, otras fuentes de IU-CM aseguran que la dirección federal es la responsable subsidiaria de la deuda y que tendrán que afrontarla ocurra lo que ocurra.

Recrudecer el conflicto

Para el portavoz de IU-CM, la medida, que considera una "expulsión en toda regla", "no soluciona nada, recrudecerá el conflicto abierto y es ilegal e inmoral", además de "echar por tierra el trabajo de la militancia de IU". Asegura que acudirán a los tribunales porque "se están vulnerando derechos fundamentales contra más de 5.000 afiliados si se hace de la forma en la que se plantea". En concreto vulnerarían derechos fundamentales como el de asociación, que recurrirán por la vía penal; aunque también normar estatutarias relativas al principio de federalidad, que elevarán a la comisión de Garantías de la organización.

Izquierda Abierta, el partido de Gaspar Llamazares integrado en IU, también se ha posicionado en contra de la propuesta de la dirección junto a la federación extremeña, miembros de IU-CM, de Castilla-La Macha y Canarias, según el portavoz de IU-CM. Los órganos de IU-CM, Presidencia y Consejo Político serán convocados esta semana para decidir qué hacer en esta situación que, para Julián Sánchez, supone el comienzo de "la desaparición de IU en el Estado".

Por su parte, el documento de convergencia propuesto por Alberto Garzón también ha sido aprobado por 124 votos a favor y 19 abstenciones, tya que los más de 20 representantes de la federación de Madrid han abandonado la votación.