Publicado: 01.06.2014 19:53 |Actualizado: 01.06.2014 19:53

El juez del Constitucional Enrique López dimite tras dar positivo en el test de alcoholemia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El magistrado del Tribunal Constitucional Enrique López ha presentado este lunes su dimisión al presidente de este órgano, Francisco Pérez de los Cobos, después de que ayer domingo fuera interceptado por la policía conduciendo una moto, sin casco y tras saltarse un semáforo. El control de alcoholemia dio positivo.

El magistrado del Constitucional estaba obligado a dejar el cargo si era condenado por un delito doloso, como es conducir ebrio, sin casco, y saltarse un semáforo en rojo, sabiendo que es ilícito. Así lo exige el artículo 23 de la ley orgánica que regula el TC. Su cese debía hacerse efectivo aún incluso si existiera sentencia de conformidad en la que reconozca los hechos.

Enrique López fue detenido por la Policía Nacional en Madrid el domingo 1 de junio, a las 7:30 de la mañana, por conducir una moto sin llevar casco y saltarse un semáforo en rojo. La prueba de alcoholemia que se le practicó cuadruplicó la tasa de alcohol en sangre permitida (1,10 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, cuando el tope está fijado en 0,25 miligramos). Al parecer, regresaba de una despedida de soltero.

La Sala II del Tribunal Supremo deberá enjuiciar el caso de Enrique López. Incluso en el caso de reconocer los hechos y asumir sus consecuencias -como ya ha avanzado-, es la Sala de lo Penal del alto tribunal la competente para dictar la sentencia correspondiente al exportavoz del Consejo General del Poder Judicial.

La razón estriba en que Enrique López es una persona aforada, al ser miembro del Tribunal Constitucional, y su aforamiento conlleva que los delitos que cometa un magistrado del TC sólo pueden ser enjuiciados por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.

El exportavoz de tendencia conservadora del CGPJ accedió al cargo de miembro del Tribunal Constitucional por decisión de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría con el apoyo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

López quedó este domingo en libertad, imputado por un delito contra la seguridad vial del artículo 379 del Código Penal. Este artículo contempla una condena si se supera la tasa de alcohol de 0,60 miligramos por litro de aire espirado. La pena pueden ser de tres a seis meses de cárcel, o bien una multa de seis a doce meses, o bien trabajos en beneficio de la comunidad de entre 31 y 90 días, además de la privación del carnet de conducir entre 1 a 4 años.

También cabría la posibilidad de que sea condenado por saltarse un semáforo en rojo: el artículo 380 de Código Penal contempla esta pena si se conduce un vehículo con temeridad manifiesta y se pone en peligro la vida o la integridad de las personas. Si así quedara demostrado, López podría recibir penas de prisión de seis meses a dos años, y privación del permiso de conducir de entre 1 y 6 años.


http://www.quoners.es/debate/te-ha-sorprendido-positivamente-la-dimision-de-enrique-lopez