Publicado: 04.09.2015 13:42 |Actualizado: 04.09.2015 16:50

Junts pel Sí prevé que el 27S obtendrá "un mandato democrático" en favor de la independencia

La coalición expone la hoja de ruta hacia la independencia de Catalunya en nueve pasos.

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 4
Comentarios:
El cabeza de lista de Junts pel Sí por Barcelona, Raül Romeva; el conseller de Justicia, Germà Gordó; la presidenta de MES, la exsocialista Magda Casamitjana; y el conseller de Interior de la Generalitat, Jordi Jané, durante la presentación. / (EFE)

El cabeza de lista de Junts pel Sí por Barcelona, Raül Romeva; el conseller de Justicia, Germà Gordó; la presidenta de MES, la exsocialista Magda Casamitjana; y el conseller de Interior de la Generalitat, Jordi Jané, durante la presentación. / (EFE)

BARCELONA.— Junts pel Sí, la principal candidatura independentista que concurre en las elecciones del 27-S, ha expuesto este viernes en el Col·Legi D'Advocats de Barcelona su “hoja de ruta” hacia la independencia de Catalunya. Según las directrices explicadas este viernes, el proceso hacia la proclamación de un Estado catalán se realizaría en nueve pasos, pero el primero, tal como ha señalado Carles Viver Pi i Sunyer, en compañía de dirigentes o personalidades vinculadas a CDC, ERC, Òmnium Cultural, Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Associació de Municipis per la Independència, es la asunción de los resultados de las elecciones del 27S como un mandato explícito para iniciar el proceso hacia la independencia de Catalunya, siempre y cuando las fuerzas comprometidas en ello obtengan la mayoría.

Ese es el objetivo principal. "Obtener un mandato democrático". Así lo han explicado una y otra vez Josep Rull, coordinador general de CDC, y Marta Rovira, secretaria general de ERC. De esta manera entienden y prevén que el Parlament de Catalunya que se conforme tras el 27S quedará obligado a iniciar el proceso.

El segundo paso será, si se cumplen sus pronósticos, la realización de una Declaración solemne de independencia.

Y los siete siguientes serían: el impulso de debates entre “la sociedad civil organizada”, “para nutrir los trabajos de elaboración de una Constitución”, la formación de un gobierno de concentración, con la consecuente creación de "estructuras de Estado" y la búsqueda de reconocimiento internacional; la proclamación de la independencia, la redacción de una Ley de transitoriedad jurídica, como algo parecido a una Constitución provisional, la redacción de una Ley del Proceso constituyente, la convocatoria de elecciones constituyentes y la redacción y aprobación de una Constitución definitiva para el nuevo Estado.

La Ley de Transitoriedad jurídica que prevén, deberá precisar temas relativos a la ciudadanía, el territorio, la lengua y la figura del jefe de Estado.



Tal hoja de ruta tiene como referencia la que ya firmaron estos mismos actores políticos en la pasada primavera, en la que previeron que el proceso concluiría no después del mes de marzo de 2017. En esta ocasión no han hablado de plazos, e incluso han explicado que la fase de creación de estructuras de Estado y de búsqueda de proyección internacional sólo acabará cuando “los dirigentes políticos consideren que se dan las condiciones mínimas” para que el nuevo Estado catalán pueda funcionar como tal. Han dicho incluso que la hoja de ruta deberá adaptarse a las circunstancias y que necesitarán “coraje” para que “el ruido no les distraiga”. Algunos de los más destacados candidatos de Junts pel Sí, no obstante, han precisado a Público que se dieron un plazo máximo de 18 meses, pero que lo mejor sería que fuera de menos tiempo.

La hoja de ruta, ha dicho el dirigente de CDC, Josep Rull, es “una guía” para conseguir “el aval de la democracia”. “Las urnas nunca son el problema”, ha explicado. “Siempre son la solución”.

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha dedicado su intervención a señalar los problemas económicos y políticos de Catalunya con el Estado español. “Se burlan del principio democrático”, “nos han dado la espalda” en temas relacionados con el suministro de energía, el transporte, el pago a proveedores…, “tenemos un Estado que no nos gusta”, ha insistido.

Muriel Casals hasta hace poco presidenta de Òmnium Cultural, ha argumentado que Catalunya no puede tener “políticas de bienestar si no tiene las herramientas para ello”. Y Carme Forcadell, exdirigente de la Assemblea Nacional Catalana, ha cerrado el acto asegurando que saben dónde van, qué harán, cómo lo harán y que están “preparados para construir la Catalunya que queremos”.

Etiquetas