Público
Público

Un letrado pide saber si Rajoy es "el socio oculto" del Registro de Santa Pola

El sustituto del presidente del Gobierno en dicha oficina reclama 100.000 euros al letrado por intromisión en su honor. Un Juzgado de Murcia celebra hoy la audiencia previa del pleito. El demandado sospecha que el demandante real es Rajoy

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El Juzgado de Primera Instancia número 10 de Murcia celebra este martes la audiencia previa a juicio de la demanda que el registrador sustituto de Santa Pola (Alicante), Francisco Riquelme, ha interpuesto contra el abogado José Luis Mazón, por insinuar que había llegado a un 'apaño' para repartir ganancias con el titular de ese Registro y amigo suyo, que es el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Mazón ha anunciado que, en el trámite de hoy, pedirá como prueba en el pleito el libro de socios y las cuentas de la empresa INLIMUR SL. que, según señala el letrado, 'curiosamente Riquelme creó justo el dia anterior, en marzo de 1990, a que Rajoy tomara la situación de servicios especiales por desempeño de cargo público (diputado)'.

El objetivo de Mazón es 'esclarecer si Rajoy es el socio oculto de INLIMUR, cuyo apoderado es Riquelme, y administrador único la mujer de Riquelme, y se han podido canalizar las posibles ganancias de la sustitución en favor de Rajoy por esta acequia subterránea'.

El registrador Riquelme pide una indemnización de 100.000 euros. Considera que Mazón vulneró su honor por las siguientes afirmaciones aparecidas en sendos diarios en enero de 2012: 'El fundador del partido (Mazón) sospecha que 'Rajoy y Riquelme, unidos por una amistad, pudieron llegar a un acuerdo para que el abanillero conste como registrador en Santa Pola pero el presidente del Gobierno siga percibiendo parte de su sueldo'. Y esta otra: 'Yo creo que ha hecho algún apaño con Riquelme. ¿Rajoy le ha regalado a su amigo toda la fortuna que le correspondía durante todos estos años?'

En su contestación a la demanda, Mazón destaca que sus afirmaciones entran dentro del derecho a la libertad de expresión, y subraya que 'por mucho amor y afecto' que Riquelme profese a Rajoy, 'no le valida para hacer una defensa interpuesta del honor ajeno', ya que en su escrito denuncia una intromisión al honor, pero no en el suyo sino en el del presidente del Gobierno. 'Cabe la sospecha de que, más que Riquelme, quien demanda es Rajoy', señala el letrado.

En el mismo escrito, Mazón dedica un capítulo a lo que llama 'El misterio de Santa Pola y las apariciones marianas', donde insiste en sus preguntas sobre la compatibilidad de Rajoy como presidente del Gobierno y registrador de Santa Pola, y acerca del destino de los 'millonarios ingresos' generados por esa plaza en los últimos 23 años, que es el periodo en que Riquelme ha ocupado la plaza de modo interino o accidental.

'Mariano Rajoy, el fundador del misterio, sigue siendo hoy presidente del Gobierno a la vez que titular de la plaza del Registro de la Propiedad 1 de Santa Pola. Y Francisco Riquelme, el registrador de Elche que ha capitalizado todo este tiempo la sustitución, es amigo personal del titular', dice Mazón, para quien 'los valores democráticos de transparencia, rectitud e higiene institucional se avienen muy mal con esta opacidad de enigmas que los dos al unísono practican respecto de éste que nosotros denominados 'nuevo misterio de Santa Pola''.