Publicado: 17.10.2016 18:01 |Actualizado: 17.10.2016 19:25

Las dos listas críticas de Podemos Andalucía se unen contra Teresa Rodríguez

La presidenta del grupo parlamentaria, Carmen Lizárraga, elegida candidata a la secretaría general, como persona de consenso dentro de la coalición.

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 7
Comentarios:
La secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, junto a las diputadas Carmen Lizárraga y Esperanza Gómez (derecha). EFE

La secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, junto a las diputadas Carmen Lizárraga y Esperanza Gómez (derecha). EFE

SEVILLA.- Las dos corrientes críticas con la dirección de Podemos Andalucía con más opciones de formalizar una candidatura alternativa a Teresa Rodríguez se han fusionado en una sola lista para ganar músculo de cara a las primarias del próximo 7 y 9 de noviembre. Ambas se enmarcan en la línea errejonista, de ruptura con la dirección actual, aunque una es mucho más beligerante con Rodríguez que la otra. La primera es el proyecto Andalucía Plaza a Plaza, respaldado por el ex secretario de Organización, Sergio Pascual, y la líder de Podemos en Sevilla, Begoña Gutiérrez, que han tenido durísimos enfrentamientos (y muy publicitados) con la ejecutiva actual; la segunda es la candidatura Ahora Andalucía, encabezada por la presidenta del grupo parlamentario de Podemos, Carmen Lizárraga, y la portavoz adjunta de Teresa Rodríguez, Esperanza Gómez. La coalición de los críticos estará encabezada por Lizárraga, elegida por ambos sectores como la persona de consenso y candidata a la secretaria general de Podemos Andalucía. Dos mujeres, Rodríguez y Lizárraga, se disputarán el liderazgo del partido morado.

Ésta es una iniciativa que surge con vocación de desmarcarse del choque de trenes entre Pascual y la líder andaluza de Podemos: una especie de tercera vía, más moderada, que parece haber ganado peso respecto a la primera propuesta. Entre ambas corrientes sumarían ya cinco de los 15 diputados del grupo (Rodríguez cuenta con otros cuatro en su lista), además de un centenar de cargos orgánicos e institucionales en provincias y ayuntamientos. Los críticos aún buscan la adhesión de más parlamentarios para hacer frente a la marea de Teresa Rodríguez, que está haciendo campaña junto al alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, entre otros.



La unión del proyecto que respalda Sergio Pascual y el de Lizárraga se ha abierto paso después de que el 70% de las bases de la primera lista hayan aceptado este fin de semana concurrir en coalición. La condición que se les impuso (y que han asumido) fue priorizar el proyecto político de Ahora Andalucía, lo que implica aceptar a su candidata a la secretaría general de Podemos, siempre que 23 de los 27 miembros del Consejo Ciudadano andaluz sean elegidos por primarias en las provincias. El último escollo de la negociación ha sido concretar la nueva distribución de poder de la organización por provincias.

Actualmente el Consejo Ciudadano de Podemos está “sobrerrepresentado” en Sevilla, donde cuenta con 13 miembros de los 35 que componen la ejecutiva. La fórmula que barajan es redistribuir los recursos y el personal, eligiendo por primarias a tres miembros de la dirección por provincia (hasta 24), y el resto serían personas próximas a la secretaria general.

La recogida de avales para presentar candidaturas termina el próximo domingo 23 de octubre (cada lista necesita el aval de al menos un círculo o agrupación oficial; en Andalucía hay 200 círculos y unos 60.000 afiliados). La campaña electoral de las primarias será del 24 de octubre al 9 de noviembre, el periodo de votación entre el 7 y el 9 de noviembre y el día 11 se conocerá el resultado final.

Unos 200 afiliados de Podemos registran una demanda en los juzgados para invalidar la convocatoria de la Asamblea Ciudadana regional “por falta de garantías democráticas”

Hay otras propuestas críticas dentro del partido, como la iniciativa Andalucía Sumamos, ligada a personas más afines a Pablo Iglesias, como el histórico comunista Manolo Monereo, cabeza de lista por Córdoba a las generales; o las diputadas Isabel Franco (Huelva) y Noelia Vera (Cádiz); o como el proyecto individual que presentó el diputado andaluz Juan Ignacio Moreno Yagüe y el diputado en el Congreso, Diego Cañamero, aunque no es probable que ninguna de las dos cristalice en una tercera lista oficial.

El surgimiento de esta coalición de críticos traslada a Andalucía el pulso que viven en Madrid pablistas y errejonistas, aunque desde el principio todos los candidatos aquí han intentando distanciarse de esta batalla interna. La próxima Asamblea Ciudadana federal va a dirimir qué tipo de organización quiere ser Podemos, si mantendrá su perfil centralista y vertical como hasta ahora, o si se implanta un formato más federal, que distribuya el poder entre los líderes regionales, como parecen coincidir ahora todos los dirigentes.

En este sentido, el papel de Podemos Andalucía será fundamental dado que se ubica en la comunidad más poblada (8,5 millones de habitantes), y donde el votante de izquierda ha sido más reticente a abandonar las filas del PSOE para pasarse al partido morado. Hay una disparidad de criterios (y de estilos) en la dirección de Podemos Andalucía acerca de cómo ejercer la oposición a los socialistas, y cómo penetrar más aún en el tejido social andaluz. Rodríguez sostiene que no basta el discurso de la formación morada en algunas zonas rurales de Andalucía, y aboga por reorganizar el partido para dar voz y voto a las comarcas, a los municipios y a las provincias.

Quiere un Podemos federal, pero eso es algo que también defienden las candidaturas alternativas, sin embargo la falta de sintonía en la cúpula del partido ha hecho que el proyecto que encabezan Carmen Lizárraga y Esperanza Gómez dé la espalda a la propuesta de Rodríguez.

Impugnación en los tribunales

El escenario de Teresa Rodríguez para revalidar su liderazgo se complica, más aún cuando el proceso de primarias que convocó hace un mes podría estancarse en los tribunales, una vez que 200 inscritos en Podemos Andalucía han recurrido ante un juzgado de Málaga la convocatoria de la asamblea regional, alegando que Rodríguez abrió el proceso sin haber elegido a los integrantes de la Comisión de Garantías (vacantes desde julio de 2015), para que “velar por el buen funcionamiento del proceso congresual, además de hacer cumplir los estatutos y el código ético de Podemos”.

El impulsor principal de este recurso es el concejal morado en el Ayuntamiento de Mijas, Francisco Martínez, que acaba de registrar un contencioso administrativo especial en los juzgados. La Comisión Ciudadana andaluza, máximo órgano entre congresos de Podemos, aprobó en su última reunión del 10 de julio pasado celebrar elecciones para elegir a los miembros que integrarían la Comisión de Garantías.