Publicado: 16.09.2015 14:06 |Actualizado: 21.09.2015 12:14

Lluís Rabell: “La relación con la CUP es fraternal y con ERC, también”

El candidato de Catalunya Sí que es Pot descarta por completo apoyar la investidura de Mas y advierte de que todos los actores políticos que integran su candidatura quieren “reconfigurar una nueva fuerza" y "liderar un proyecto de país”. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El candidato de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell, ha dicho hoy que "todo el mundo está opinando sobre el futuro de Cataluña, excepto la propia sociedad catalana".- EFE

El candidato de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell, ha dicho hoy que "todo el mundo está opinando sobre el futuro de Cataluña, excepto la propia sociedad catalana".- EFE

BARCELONA.- Catalunya Sí que es Pot pretende liderar una mayoría en el Parlament con otras fuerzas políticas. Así lo asegura Lluís Rabell, al tiempo que explica que la candidatura que encabeza, fruto de la confluencia de Podemos, con ICV, EUiA y EQUO, mantiene relaciones fraternales con Esquerra Republicana de Catalunya y con la CUP.

El candidato descarta por completo la posibilidad de facilitar la investidura de Artur Mas: "No lo haremos ni por activa ni por pasiva” y lo dice así porque ERC comparte candidatura con el actual president de la Generalitat y, en principio, se encuentra comprometida a votar a favor de su permanencia al frente del ejecutivo, y la CUP “no acaba de dejar claro” lo que hará. Su abstención podría ser un factor clave para la reelección de Mas



“Lo que decidan hacer estas fuerzas políticas (CUP y ERC) depende de la claridad con la que se exprese la Catalunya social”, según Lluís Rabell. Por decirlo de otra manera, advierte que la debilidad de Catalunya Sí que es Pot “haría que Artur Mas se impusiera”, pero que si los suyos “entran con fuerza en el Parlament, el resto se moverá”.

Los candidatos de Catalunya Sí que es Pot y las fuerzas que le prestan apoyo insisten en que debe celebrarse “un referéndum con garantías democráticas”

“Si nos tenemos que entender no podrá ser en torno al liderazgo de Artur Mas”, insiste.
Frente a quienes plantean las elecciones del 27 de septiembre como una contraposición en Catalunya y España, Rabell afirma que será un plebiscito “también sobre políticas sociales”.

Una nueva fuerza, un referente social

“Pretendemos liderar un proyecto de país”, “tejer socialmente un proyecto de país”, ha declarado en rueda de prensa organizada por la agencia EFE.

Todos los actores políticos que integran Catalunya Sí que es Pot quieren “reconfigurar una nueva fuerza”, ha dicho. “La ambición está clara. No es una alianza puntual" ni "un frente coyuntural”. “Se trata de dar respuesta a quienes esperan tener un referente social”.

Lluís Rabell, que se ha definido a sí mismo como un político federalista y que comparte candidatura con otras personas indiscutiblemente independentistas, se ha esforzado en explicar que ahora que “todo el mundo opina sobre el futuro de Catalunya”, en clara referencia a las recientes palabras de Barack Obama, pero que es preocupante que “no se inste a conocer la opinión democráticamente expresada por la sociedad catalana”.

La consulta pendiente

Los candidatos de Catalunya Sí que es Pot y las fuerzas que le prestan apoyo insisten en que debe celebrarse “un referéndum con garantías democráticas” que, para que se realice “en condiciones”, “habrá que negociar con el Estado español” y “hablar con las fuerzas que surjan” en las elecciones generales de diciembre.

“Haya o no mayoría independentista el 27S, habrá que hacer consulta democrática”, según Rabell

“Haya o no mayoría independentista el 27S, habrá que hacer consulta democrática”, según Rabell, porque en cualquier caso “el conflicto está planteado y hay que buscar una salida democrática”. Él no descarta la desobediencia civil como forma de acción política adecuada para la consecución de cambios, pero piensa que para que el referéndum que reclaman se haga sin dejar lugar a dudas, habrá que hacer posible que voten “millones de catalanes” y que para que se convoque no hace falta nada más que “voluntad política”, porque “se puede hacer en el marco legislativo actual”.

Ante la realidad de unas fuerzas políticas de ámbito estatal que no reconocen la existencia del pueblo catalán como sujeto político soberano, el cabeza de lista de Cat Sí que es Pot señala que “la arquitectura política se mueve”, que se está produciendo ante “una oleada de cambio” y que fuerzas emergentes como Podemos “lanzan el mensaje democrático de aquellos que no quieren que Catalunya se vaya pero que respeta las aspiraciones de la sociedad catalana”.