Público
Público

'Operación Lezo' Marhuenda: “Nunca, nunca hemos presionado” en 'La Razón'

El director del diario rechaza presiones a Cristina Cifuentes después de que destituyera a Edmundo Rodríguez Sobrino, investigado en la trama Lezo, por el saqueo del Canal de Isabel II

Publicidad
Media: 3.14
Votos: 7
Comentarios:

El director de La Razón, Francisco Marhuenda, atiende a los periodistas tras declarar como investigado ante el juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, dentro de la causa abierta por presunta corrupción en el Canal de Isabel II que se ha saldado con la detención de Ignacio González. EFE/Luca Piergiovanni

“Nunca, nunca es nunca, hemos hecho nada incorrecto”. Así de tajante se ha mostrado el director de La Razón, Francisco Marhuenda, en la Audiencia Nacional al negar toda presión de su diario sobre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para evitar que denunciara a Edmundo Rodríguez Sobrino, consejero delegado de la empresa editora.

Marhuenda ha declarado ante el juez Eloy Velasco por sus conversaciones interceptadas con Rodríguez Sobrino en las que llegan a decir que le habían dado “de leches” en el periódico a Cifuentes y tilda de “zorra” a su jefa de Gabinete y directora de Comunicación, Marisa González.

En su versión, se trata de una conversación informal con Rodríguez Sobrino quien se quejaba de que Marisa González filtraba informaciones contra él.

Rodríguez Sobrino fue cesado por Cifuentes como presidente de la filial del Canal de Isabel II después de descubrirse diversas operaciones irregulares en dicha compañía.

Estas operaciones en Brasil y en Colombia son el epicentro de una supuesta organización criminal integrada por Ignacio González, antecesor de Cifuentes, y dedicada al saqueo de las arcas públicas. El caso está abierto por ocho delitos de corrupción y hay doce detenidos por la Guardia Civil que pasarán en las próximas horas a disposición judicial.

“Yo volvería a decir exactamente lo mismo. Bueno, hay una palabra que pido perdón a Marisa, la palabra zorra es muy incorrecta y aprovecho la oportunidad de que no estuve el mejor día ni el más brillante y no porque fuera mujer, que conste, que yo tengo hijas. Fue un comentario coloquial desafortunado”, ha asegurado Marhuenda a la salida de su declaración que ha durado una hora.

“La propia presidenta de la Comunidad puede decir que en mi vida la he presionado –ha añadido-; en mi vida he intentado influir en un procedimiento judicial. Para nada. Es una conversación con un amigo que el pobre estaba muy desesperado. El me ha dicho siempre que es inocente, incluso he aportado un papel que yo le pedí que me hiciera demostrando que era inocente”. Ese papel se lo ha entregado al juez “dentro de mi deseo total y absoluto de colaborar con la Justicia”.

“No nos hemos inventado nunca ninguna noticia”, ha apostillado Marhuenda quien ha aportado al juez central de instrucción 6 todo lo que el periódico ha publicado sobre la Comunidad de Madrid sobre Cifuentes “para que me digan una sola noticia que sea falsa”.

“Lo que pasa es que hablando por teléfono, en las conversaciones privadas, siempre hay palabras que se entienden mal”

El periodista se ha refrendado ante el juez sobre las afirmaciones que realizó en sus conversaciones con Rodríguez Sobrino, una persona a la que tiene “muchísimo cariño” para él.

“Lo que pasa que hablando por teléfono, en las conversaciones privadas, siempre hay palabras que se entienden mal”.

Incluso la expresión de que iban a dar “de leches” a Cristina Cifuentes. “Era una conversación telefónica privada y en ningún caso se produjo eso, sino simplemente era para tranquilizarlo”. También ha asegurado que Rodríguez Sobrino es consejero de la empresa editora, pero no consejero delegado, “ni es accionista directamente del periódico; es un letrado que representa a una parte del accionariado”.

“Nunca la hemos atacado”. También ha desmentido que hayan amenazado a Cifuentes: “Nunca es nunca y además ella lo ha dicho al juez”. “La conozco desde hace 30 años ¿cómo la voy a amenazar?”, ha apostillado.

Marhuenda se ha mostrado “muy tranquilo, porque nunca la he presionado”. Él va a muchas tertulias y en ninguna de ellas “nadie va a encontrar ninguna crítica a Cristina Cifuentes”. Al director de La Razón le duele que “una conversación privada, donde yo intentaba ayudar a un amigo que estaba desesperado y que él insistía en que era inocente y no había hecho nada incorrecto, se haya tergiversado y parezca lo que no es”.

“La prueba es que mi periódico –que yo dirijo- nunca, nunca es nunca, ha publicado nada en contra de Cristina Cifuentes”.

No se siente afectado por esta “causa general” y jamás ha coaccionado a Cifuentes. En varias ocasiones se ha disculpado por haber tildado de “zorra” a González.

En el caso abierto con la Operación Lezo se investigan supuestos delitos de prevaricación, organización criminal, malversación, cohecho, blanqueo de capitales, fraude, falsificación de documentos y corrupción en los negocios.

Casals: "¿Cómo puede entenderse que un periódico pueda presionar?"

En su comparecencia ante la Audiencia Nacional, anterior a la de Marhuenda, el presidente de La Razón, Mauricio Casals,también ha desmentido ante el juez Eloy Velasco que su diario presionara a Cristina Cifuentes, para que no denunciara el saqueo del Canal de Isabel II.

"Era una forma de hablar", ha resaltado respecto a las conversaciones con el director del diario, Francisco Marhuenda, y el consejero delegado, Edmundo Rodríguez Sobrino, interceptadas por la Guardia Civil en el caso de la Operación Lezo.

A la salida de su declaración, se ha limitado a comentar que había reconocido su voz en sus conversaciones con Rodríguez Sobrino, donde critican a Cristina Cifuentes.

"¿Cómo puede entenderse que un periódico pueda presionar?", se ha preguntado en una conversación informal con un grupo de periodistas respecto a las grabaciones del sumario, que han sido filtradas.

"Era una forma de hablar" con Edmundo Rodríguez, una persona "muy querida" para el periódico ha aclarado Casals, investigado junto a Marhuenda por un supuesto delito de obstrucción a la Justicia, sancionado en el artículo 464 del Código Penal con prisión de 1 a 4 años de cárcel.

Casals y Marhuenda se jactan en las grabaciones de "inventar" noticias para "dar leches" a Cristina Cifuentes, quien iba a denunciar a Rodríguez Sobrino, hombre fuerte del expresidente de Madrid Ignacio González en Latinoamérica.

Rodríguez Sobrino es consejero delegado de La Razón y su segundo accionista. Es investigado en el caso Lezo, como presidente de la filial Inassa del Canal de Isabel II, a través de la cual se saqueó supuestamente la empresa de aguas pública por medio de compras en América Latina.

En las conversaciones, Casals habla de las presiones a Cifuentes y llega a decir: "Que vea que no es únicamente La Razón, que están Antena 3, Onda Cero, La Sexta..." Era una forma de hablar.