Publicado: 02.01.2014 15:11 |Actualizado: 02.01.2014 15:11

Mas pide a los líderes de la UE y de medio mundo que apoyen la consulta

"Confío que pueda contar con ustedes para tirar adelante este proceso democrático y pacífico", ha expresado el presidente catalán en la misiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente catalán, Artur Mas, ha enviado una carta a los 27 líderes de la Unión Europea y a otra veintena de Estados para pedir que le apoyen en la celebración de una consulta soberanista en Catalunya este año. Según ha informado hoy TV3, la carta fue enviada el pasado 20 de diciembre a los 27 líderes de los países miembros, entre ellos la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro británico, David Cameron, y el presidente francés François Hollande, informa Efe.

En total, 45  ministros de Asuntos Exteriores extranjeros han recibido la carta en la que la Generalitat asegura que España tiene "un fuerte interés en que Catalunya sea parte de la Unión Europea"; una permanencia que, en caso de independencia, somete únicamente a la "decisión política" de los 27, informa Europa Press.

"Confío que pueda contar con ustedes para tirar adelante este proceso democrático y pacífico", señala Mas en la misiva, que va acompañada de un memorándum más amplio con más detalles sobre el proceso soberanista. Así, el president detalla la pregunta y la fecha de la consulta, destaca que ha sido pactada entre el partido que gobierna en Catalunya (CiU) y tres partidos de la oposición (ERC, ICV-EUiA y CUP) y que es ampliamente apoyada por la ciudadanía.

Asimismo, asegura que, de acuerdo con las leyes vigentes en Catalunya y España, "no hay motivos" para que no se pueda autorizar o aprobar una nueva ley para autorizarla. "Es claramente un asunto de política más que de legalidad", insiste el Govern en el informe, en el que insiste en que, bajo ninguna ley española o catalana, "no hay razón" para que la consulta no se celebre o se "tolere".

En este sentido, Mas aprovechó para quejarse de la actitud del Ejecutivo de Mariano Rajoy al respecto ya que, asegura, el Govern es un fuerte defensor del diálogo y la negocación para organizar este referéndum.  Y esto pese a que, afirma, "hasta ahora" los líderes políticos españoles no se han implicado con "la realidad de la situación en Catalunya" e incluso ha habido "algunos intentos irreflexivos por parte de las autoridades españolas de minar la autoridad política del presidente catalán". Aun así, en la misiva se incide en que se agotarán los intentos de diálogo con el Gobierno central, al que no ha enviado esta carta.

Por otro lado, Mas destaca la voluntad de Catalunya de seguir en la Unión Europea una vez que consiguiera la hipotética independencia, decisión que — recuerda— que estaría en manos de los gobiernos de todos los Estados miembros. "Nuestro pueblo desea continuar formando parte de la UE y permanecer en la zona euro", asegura el Ejecutivo catalán, que recalca que Catalunya es "un país europeo", con 7,5 millones de habitantes que "ya tienen los derechos de la ciudadanía europea" y que "no pueden ser directamente expulsados de la Unión".

El memorandum afirma que los tratados de la UE no abordan específicamente la cuestión de qué ocurre cuando parte de un Estado miembro se independiza, por lo que considera "simplemente falso declarar que Catalunya dejará de ser un Estado miembro de la UE de la noche a la mañana". A juicio del Gobierno catalán, las declaraciones que van en este sentido, hechas por "España y otros", están "diseñadas para desanimar a los votantes catalanes de apoyar la independencia". Pero, en su opinión, "la realidad es que incluso España tiene un fuerte interés en que Catalunya sea parte de la UE".

Además, afirma que Catalunya también quiere desempeñar un papel en la defensa común de Europa, ser un actor principal en el Mediterráneo y continuar las discusiones con sus socios internacionales sobre la manera de avanzar y garantiza que "no habrá un vacío catalán de seguridad". Asimismo, señala el Govern, la UE también se vería beneficiada: "Catalunya será la séptima mayor economía de la Unión Europea, un contribuyente neto a su presupuesto y un motor de crecimiento con su industria dinámica e innovadora". "Una Catalunya independiente seguirá siendo un motor de crecimiento cuyo Gobierno podrá ofrecer más incentivos y mejores regulaciones a las empresas extranjeras para que inviertan en su territorio", añade Mas en la misiva.

En el documento, el Govern defiende también que, en las últimas elecciones al Parlamento autonómico, "el pueblo catalán" dio "un claro mandato a sus representantes para que inicien un proceso de transición nacional hacia la autodeterminación".

Mas lo argumenta explicando que los partidos que apoyan este "derecho a la autodeterminación" se hicieron en esos comicios con 107 de los 135 escaños en liza, lo que supone un 79%, y recalca que el acuerdo sobre el día y las preguntas de la consulta fue suscrito por 87 de los 135 miembros del Parlament.

Además, afirma que los sondeos de opinión muestran que "más del 82% de la población en Catalunya está a favor del referéndum" y sostiene que la "fuerza" de ese "sentimiento popular" se demostró "una vez más" en la manifestación por la Diada del pasado 11 de septiembre, cuando "un millón y medio de ciudadanos unieron sus manos" en una "manifestación masiva y pacífica de su deseo popular, para mostrar su apoyo al referéndum", como lo hicieron los tres Estados bálticos en 1990.