Publicado: 27.09.2015 22:58 |Actualizado: 28.09.2015 18:00

Artur Mas dice que los resultados
del 27-S son "dos victorias en una:
la del sí y la de la democracia"

El president de la Generalitat dice que administrarán estos resultados "con cohesión" dentro de Catalunya y "concordia" respecto a España, Europa y el mundo.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
El presidente catalán, Artur Mas durante la celebración con sus simpatizantes de los resultados electorales de 'Junts pel Si' dentro del recinto del Born Centre Cultural de Barcelona. EFE/Alberto Estévez

El presidente catalán, Artur Mas durante la celebración con sus simpatizantes de los resultados electorales de 'Junts pel Si' dentro del recinto del Born Centre Cultural de Barcelona. EFE/Alberto Estévez

BARCELONA.- Junts Pel Sí se ha impuesto en las elecciones catalanas como la fuerza más votada, aunque finalmente no le ha alcanzado para lograr mayoría absoluta en el Parlament, el verdadero objetivo marcado por la candidatura que agrupa a CDC, ERC y representantes de la sociedad civil independentista como Carme Forcadell (Assemblea Nacional Catalana), Muriel Casals (Òmnium) o Eduardo Reyes (Súmate).

No obstante, el resultado ha sido sumamente celebrado en la sede escogida por JxSí para seguir la noche electoral, a las puertas del Born Centre Cultural. Desde ahí han valorado la victoria Oriol Junqueras, nº5 de la candidatura, que ha dicho que "a ojos de la sociedad catalana y del mundo", el independentismo "está legitimado para iniciar el proceso". "El Sí ha ganado en diputados y votos", ha continuado el líder de ERC, que opina que aun queda mucho por hacer, "desde las instituciones" pero también "desde la calle".



Artur Mas ha sido el siguiente a hablar y ha empezado su discurso con un "Hemos ganado" que ha repetido en cuatro idiomas distintos -catalán, castellano, francés e inglés-. "Hoy tenemos doble victoria: la del Sí y la de la democracia", ha añadido. También ha tenido palabras para quienes han querido negar el carácter plebiscitario de estos comicios. "Los que decían que no había ganas de votar en Catalunya que tomen nota", ha dicho.

El presidente catalán ha pedido al bloque unionista que "acepte" esta victoria, así como "nosotros, como demócratas, habríamos aceptado la derrota". Para terminar ha recordado que aun queda "mucho trabajo" pero que, desde la formación ganadora, administrarán estos resultados "con cohesión" dentro de Catalunya y "concordia" respecto a España, Europa y el mundo. "Tenemos el mandato democrático, tenemos la fuerza y tenemos la legitimidad para llegar hasta el final", ha terminado.

Raül Romeva, por su parte, ha recordado que "ya nadie puede negarnos la autoridad y legitimidad para hacer lo que queremos hacer". Aunque ha puesto en valor la alta participación de la jornada, ha querido recordar ante las masas que esta campaña se ha hecho, según él, "en un contexto hostil y cargada de mentiras". Para el nº1 de JxSí, los catalanes "han sabido que esta era una oportunidad histórica".

Artur Mas, entre Raul Romeva y Oruiol Junqueras, se dirige a los seguidores de Junts Pel Si, en la noche electoral del 27-S. REUTERS/Sergio Perez

Artur Mas, entre Raul Romeva y Oruiol Junqueras, se dirige a los seguidores de Junts Pel Si, en la noche electoral del 27-S. REUTERS/Sergio Perez

Sobre el trabajo que empezará mañana, Romeva ha puesto el acento en la "alta responsabilidad" que se les pedirá. Asimismo, ha lanzado un guante a los que este 27-S han dado la espalda al proceso soberanista. "Este país lo construiremos entre todos, también entre los que han votado 'no'". "El dique se ha roto, empecemos a trabajar", ha lanzado como última arenga, antes de que los asistentes empezaran a gritar al unísono "¡Un solo pueblo! Un solo pueblo!".

Euforia inicial, cierre descafeinado

A las 19.00 horas ya había ambiente en la Plaça Comercial, donde confluyen las calles Comerç con Passeig del Born. Mucha gente había decidido salir de sus casas ante la palpable tensión que se respiraba en muchas casas. "¿Ganará el sí o ganará el no?", se cuestionaba más de uno. En el interior del Born Centre Cultural, los candidatos de JxSí iniciaban su desembarco cargados de esperanza y sonrisas, mientras en el exterior una plaza absolutamente entregada empezaba a ondear las estelades. Los primeros en plantar su bandera en el espacio captaron rápidamente la atención de las cámaras. Un grupo de representantes de la asociación Alianza libre europea, con sede en Bruselas y que integra a miembros de partidos soberanistas en Escocia, Gales, Galicia o País Vasco, entre otros, se dejaban fotografiar con sus llamativos símbolos.

Con el sondeo de TV3 se vivía la primera explosión de júbilo de la tarde-noche. Los asistentes convergían en un mismo grito, "Independència", para posteriormente improvisar a capela Els Segadors, el himno oficial de Catalunya. Los pronósticos prometían más de lo que acabó siendo, y esto se notó en el desenlace de la velada, claramente vivida (y sufrida) de más a menos.

Los abucheos y los pitos fueron constantes cada vez que irrumpían en la gran pantalla habilitada para la ocasión representantes de los partidos unionistas. Todo lo contrario sucedía cuando se conectaba en directo con la sede escogida para seguir la noche electoral de la CUP o cuando se mencionaba en el programa especial de TV3 a su candidato, Antonio Baños. Tal era la asunción, a medida que se iba arrojando luz al recuento de votos, de que la candidatura rupturista tendría la llave de la gobernabilidad.

Especialmente sonoros han sido los gritos contra Catalunya Si Que es Pot. A Duran le han llamado "botifler"

El escrutinio, como en tantas otras ocasiones y sedes, se ha seguido como si se tratara de un partido de fútbol, pero se ha dado el caso que, desde el primer porcentaje publicado, JxSí solo ha sumado pérdidas de diputados. Especialmente sonoros han sido los gritos contra Catalunya Si Que es Pot, un partido que, aunque ha defendido, con más o menos vehemencia el derecho a decidir, una mayoría de independentistas han situado directamente en el bloque del 'no'.

Aunque no ha tenido demasiado seguimiento, también se ha improvisado un "Bote, bote, bote, español el que no bote" tras alguna aparición televisiva de Ciutadans, la segunda fuerza más votada por primera vez en su historia y en cuya candidata, Inés Arrmiadas, han recaído buena parte de los improperios. Con el escrutinio agonizando y sin noticias de una remontada, se acabó dando por bueno el resultado final de 62 escaños. Tras los discursos finales de Junqueras, Mas y Romeva, la plaza decidió desafiar una hora más la fresca noche barcelonesa. Como entretenimiento, el público se cebó con las intervenciones de los políticos que iban desfilando por la televisión autonómica catalana. Las palabras de Pablo Iglesias o las del líder de UDC, Antoni Duran i Lleida, reconociendo el fracaso de su partido —ni un solo escaño— han hecho subir algunos decibelios las pitadas. A este último, exsocio de Mas en la ya extinta CiU, le han dedicado un contundente "Botifler, botifler".

Ante la perseverancia de los asistentes, algunos miembros de la candidatura han decidido salir a saludar al público. Uno de los más jaleados ha sido Oriol Junqueras, que acompañado de Eduardo Reyes, le ha pedido al presidente de Súmate que dedicara unas palabras a los asistentes. Envalentonado, les ha dicho que "en un año, los miembros de Súmate se triplicarán". Con más o menos fundamento, en este anhelo radica buena parte del éxito final del procés. Hoy JxSí ha celebrado su victoria en votos y escaños, pero hará falta más, mucho más, para ampliar el apoyo a la independencia. Y el voto castellanohablante sigue teniendo mucho que decir y decidir en este "mandato democrático" que recién empieza.