Publicado: 24.10.2015 23:52 |Actualizado: 24.10.2015 23:52

Monedero: “La política tradicional, por definición, decepciona”

El cofundador de Podemos, que renunció a sus cargos dentro del organigrama del partido en abril, defiende que el partido debe volver a sus orígenes, más próximos al movimiento del 15-M.

Publicidad
Media: 4.36
Votos: 14
Comentarios:
Monedero DC

El cofundador de Podemos y profesor de Ciencias Políticas, Juan Carlos Monedero, en Cantabria. EL DIARIO CANTABRIA

Juan Carlos Monedero (Madrid, 1963) visita Cantabria con motivo de la presentación de un nuevo círculo de Podemos antes de que comience la campaña electoral. Cofundador del partido y profesor de ciencias políticas en la Universidad Complutense de Madrid, renunció a sus cargos dentro del organigrama de Podemos en el mes de abril, y defiende que el partido debe volver a sus orígenes, más próximos al movimiento del 15M.

El diario Público ha difundido este viernes una encuesta sobre intención de voto de cara a las elecciones generales del 20-D. Según el estudio, que toma en cuenta sondeos y resultados hasta mediados de octubre, Podemos obtendría 39 escaños frente a los 59 de otra de las nuevas fuerzas, Ciudadanos, que podría imponer sus condiciones al PP a cambio de una mayoría absoluta. ¿Qué opina de estos datos?

Siempre valoramos las encuestas como tendencias y no como un resultado final, porque como profesores de Ciencia Política y Sociología nos dedicamos a esa tarea, y sabemos lo que significan y lo que no. Las encuestas se están convirtiendo en armas electorales de intoxicación. Hay un interés muy claro de construir una matriz de opinión para un futuro gobierno entre el Partido Socialista (PSOE) y Ciudadanos (C’s) que apuntale a Felipe VI y que convierta la actual situación de los derechos en un nuevo contrato social que constitucionalice la precarización, la perdida de cobertura para los desempleados y que haga de las políticas de austeridad un elemento central de nuestra constitución, mientras que al tiempo se desarrollen algunas reformas cosméticas que puedan presentar a Felipe VI como el rey de una nueva etapa democrática. Si el Partido Popular (PP) participa en esa farsa, la ciudadanía se dará cuenta.

Por tanto, sólo la puede representar algo que esté mejor elaborado. Un Gobierno entre PSOE y Ciudadanos que traicionará ese movimiento popular que nació con el 15M y que es expresado políticamente a través de las candidaturas de unidad popular, con Podemos como una referencia clara capaz de romper la impotencia del sistema político español y que en Cataluña representa el derecho a decidir, del cual se quiere apropiar también Artur Mas. Quedan tres elementos muy importantes por incorporar antes del 20D. Uno de ellos son las candidaturas de unidad popular que está construyendo Podemos y que no están reflejadas en ninguna encuesta, dejando de lado elementos esenciales.



"Hay un interés muy claro de construir una matriz de opinión para un futuro gobierno entre el PSOE y Ciudadanos que apuntale a Felipe VI"

La única fuerza política que habló a todos los catalanes fue Podemos y eso la sitúa como la única que puede encontrar una solución, algo que implica que potencialmente se va a sacar un enorme resultado allí. Igual ocurre con la certeza creciente de que la garantía para que los ayuntamientos del cambio se mantengan pasa por un muy buen resultado de Podemos en las elecciones generales y estoy convencido que esa reflexión va a significar un redoble de los esfuerzos de apoyo a las candidaturas donde Podemos está presente. El segundo elemento a incorporar es la propia campaña. Podemos nació para presentarse a las generales y de alguna manera empezamos a correr en las europeas, aunque el sprint final que nosotros concebimos es el que marcan estas elecciones, y estamos en él. Por último, el tercer elemento es que las encuestas están ocultando ese hecho incontrovertible de que Podemos fue quien abrió la posibilidad de transformar la democracia en España y eso sigue estando latente. Todo esto me hace ser profundamente optimista y estoy convencido de que Podemos va a sacar un resultado que lo va a convertir en una fuerza determinante en el futuro Gobierno de España.

Tras los resultados de las elecciones catalanas obtenidos en la coalición Catalunya Sí Que Es Pot, ¿cómo afronta Podemos las próximas elecciones generales?

Paradójicamente, el mal resultado de Cataluña articula un potencial excelente resultado en diciembre. El no haber caído en la trampa de hablar solamente a una parte de Catalunya, el decir que estamos a favor del derecho a decidir, algo que comparte el 80% largo de Catalunya y al mismo tiempo manifestar que no somos una fuerza independentista, algo que estoy convencido que comparten el 60% de catalanes, abre una única posibilidad en las elecciones de diciembre. Podemos es la única fuerza política que puede gestionar esa voluntad de decidir y esa voluntad mayoritaria de que no se vayan de España, porque hay una construcción en marcha de un país del que no va a merecer la pena marcharse. Como no se pueden ganar las elecciones en España sin ganar las elecciones en Catalunya, creo que esa paradoja de un mal resultado se convierte en un potencial excelente resultado en diciembre.

Juan Carlos Monedero en el acto de presentación del Círuclo Cantabri Occidental. EFE / Pedro Puente Hoyos

Juan Carlos Monedero en el acto de presentación del Círuclo Cantabria Occidental. EFE / Pedro Puente Hoyos

¿Qué factores han llevado a Podemos a rechazar la confluencia con otras fuerzas de izquierda?

En primer lugar considero que las sopas de siglas nunca son ganadoras. Son una cierta señal de impotencia. Como ya he dicho en alguna ocasión, muchas cabecitas de ratón construyen un ratón mutante. En segundo lugar creo que la crisis terrible que sufre España y Europa y que pretende enmascarar Rajoy mintiendo acerca de las cifras de desempleo y crecimiento, nos obliga a apelar a algo que está por encima de las ideologías. Por tanto, si hay una mayoría popular sufriendo la crisis, esa mayoría es mucho más grande que la unidad de las izquierdas. Si la unión de pequeños partiditos de izquierdas hubiera sido la solución, Podemos no hubiera nacido. El partido se creó apelando a la unidad popular y no a la de las pequeñas formaciones que creen que por insistir en poner “izquierda” en su nombre, realmente están trabajando para solventar los problemas de las españolas y los españoles. Y en último lugar, porque creo que hay fuerzas políticas que arrastran demasiadas obligaciones, lo que les impiden representar lo nuevo. Deudas, necesidad de hacer más hincapié en el pasado que en el futuro, personas concretas a las que tienen que presentar obligatoriamente en sus listas…, en esas discusiones es muy difícil llegar a un acuerdo porque Podemos nació para presentar lo nuevo frente a lo viejo, y ese es el corazón de nuestra propuesta. Por ello, no podemos sacrificar esa identificación clara de que Podemos es lo nuevo, porque entonces este viaje no tendría sentido. Las fuerzas políticas que quieren insistir en mirar por el retrovisor están condenadas a no darse cuenta de que España ha cambiado y que reclama una manera diferente de hace política y elementos que nos obligan a inventarnos y no repararnos.

¿Continúa siendo Podemos un partido diferente al resto de los que configuran la mayoría que concurre al escenario político que acude a las elecciones?

El factor más importante del debate entre Pablo Iglesias y Albert Rivera es que ahí estaba representado lo nuevo. Una fuerza política que viene de alguna manera a renovar el espacio del Partido Popular e incluso de ese Partido Socialista que reformó el artículo 135 de la Constitución, y por otro lado, en frente Pablo Iglesias, representando la voluntad de transformación y de reclamación de las nuevas luchas que hay que tener el coraje de plantear para poder meterlas en la agenda única, como es el caso de la ecología, la inmigración, el reparto del empleo o el caminar hacia una renta básica. Por un lado estaba Rivera planteando reformas cosméticas frente a los excesos del sistema, y al otro, Pablo Iglesias reclamando la necesidad de una manera nueva de hacer política por y para los ciudadanos.

IGLESIAS Y MONEDERO

Juan Carlos Monedero (d), durante la entrevista que concedió a Pablo Iglesias para 'La Tuerka'. PÚBLICO

¿Qué queda en Podemos del espíritu del 15-M?

Siempre hemos entendido que el 15-M no se podía representar. Era como ese cuento de Borges donde el único mapa que te satisface es el que coincide con tu territorio, pero que es inútil. El 15-M tenía la fuerza de ser tan plural y a la vez la limitación de no poderse representar. Cuando fundamos Podemos éramos conscientes de que debíamos dar un paso más allá. Siempre he entendido que este movimiento no debía convertirse en un partido político, pero cuatro años después del 15M me di cuenta de que había llegado el momento de convertir ese impulso social en un impulso político. No somos el 15M pero venimos de él, y eso nos recuerda elementos de la nueva política que no podemos dejar de lado, como el horizontalismo, la deliberación, la discusión, la rotación de los cargos o vivir como vive la gente. El recuerdo del 15M y las lógicas que perviven de él, son una vacuna frente a los peligros inmanentes de los partidos políticos.

El pasado año el partido debatió y posteriormente votó lo que debía ser su estructura, organización y acción política, ¿qué reflexiones hace sobre lo ocurrido en los últimos 365 días?

Vistalegre nos trajo hasta aquí pero al reforzar mucho la locomotora, se sacrificaron vagones y ceo que debemos ser conscientes de que hay que recuperar todo el tren. En ese sentido hay que agradecer a Vistalegre el ponernos en la agenda política, con capacidad para gobernar este país algo que sigue siendo una realidad, pero al mismo tiempo, no puedes sacrificar la politización social que implica devolver a la gente las herramientas de sus propias decisiones. En ese sentido tenemos que darnos cuenta de que si hasta ahora hemos hecho más hincapié en la locomotora, es el momento de que nos fijemos en los vagones e incluso entendamos que en el siglo XXI cada vagón es una locomotora propia.

¿Monedero irrumpe en la campaña porque aún piensa que el cambio es posible?

El cambio es necesario. Decía Víctor Hugo que no hay nada más poderoso que una idea cuando le ha llegado la hora. Y en España la hora del cambio ha llegado y por tanto, no solamente es posible sino que es urgentemente necesario, y la gente lo ha entendido. No es sencillo luchar contra las inercias. Einstein decía que es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio, y estos están expresados en los grandes partidos. El bipartidismo se ha quebrado pero en los tiempos de transformación, lo viejo no termina de marcharse y lo nuevo no acaba de llegar y una de nuestras misiones es certificar la defunción de esta democracia insuficiente y establecer las bases de la renovación. Pensábamos que íbamos a poder hacerlo con Ciudadanos, pero que se ha visto quebrado cuando se han convertido en la muleta del peor PP en Madrid , como hemos visto recientemente al apoyar un estatuto de Telemadrid que sigue insistiendo en la televisión de partido o reforzando al peor PSOE en Andalucía, de alguna manera siendo cómplice de las malas políticas publicas y también de esa política de corrupción que se expresa en los cursos de formación, los ERE´s, etc. Por tanto creo que en este cambio estamos solos.

Los líderes de Podemos Pablo Iglesias (2-d), Íñigo Errejón (d) y Juan Carlos Monedero (i) y el secretario general de la formación en la ciudad de Madrid, Jesús Montero, aplauden tras la elección hoy de Manuela Carmena.- efe

Los líderes de Podemos Pablo Iglesias (2-d), Íñigo Errejón (d) y Juan Carlos Monedero (i) y el secretario general de la formación en la ciudad de Madrid, Jesús Montero, aplauden tras la elección de Manuela Carmena como alcaldesa de Madrid.- EFE

¿Cómo se conformará el programa político de Podemos de cara a las elecciones del 20-D?

Con tres grandes patas. La primera conformada por la gente que viene trabajando con Podemos, la segunda por los expertos y la tercera a través de la participación popular. Con estos tres ejes tiene que salir un programa que se exprese en 20 propuestas para transformar España. Los programas de 300 páginas no se los lee nadie. Una de las cosas de las que me he dado cuenta en estos meses es que la mera presencia de diputados o concejales de Podemos cambia radicalmente las cosas. Cantabria es un ejemplo claro. Son capaces de evitar que se tomen determinadas decisiones, de influir a través de direcciones mucho más emancipadoras, menos rehenes de lo que mandan los bancos, los sectores financieros o los intereses creados.

Un diputado del Partido Popular tuvo que dimitir en Madrid hace unos días porque no quería presentar su declaración de bienes, ya que ha vendido cosas y al parecer había tenido algunos negocios con Rodrigo Rato. El resto de partidos habían pactado darle la posibilidad de seguir siendo diputado y la gente de Podemos no transigió con eso. Por tanto creo que es muy importante la presencia de gente que no es profesional de la política, que no debe dinero a los bancos, que no tiene transacciones con los grandes intereses y que no es amiga del IBEX35. Que no es defendida por los presidentes del banco Sabadell o del BBVA como hemos visto que ha ocurrido con Ciudadanos, o que como hace el PSOE, defiende una cosa en España y otra en Europa, apoyando el Tratado Transatlántico del Comercio y las Inversiones. Por tanto hay que poner toda la carne en el asador en 20 propuestas que la gente entienda. Que sepan quienes somos y que buscamos. Si llevamos a cabo esas 20 propuestas ya habrá una transformación profunda de este país y empezaremos a caminar hacia esa corresponsabilización de la ciudadanía, que es lo que buscamos desde el comienzo.

¿Son los Círculos como el que se presenta en Torrelavega la fuente de alimentación de Podemos?

Podemos es un partido que nació cortando el patrón al mismo tiempo que lo dibujábamos. Teníamos absoluta claridad sobre lo que no teníamos que hacer, conocedores de los errores tradicionales de los partidos políticos y de la fuerza de los movimientos sociales pero también de sus limitaciones. Por tanto, teníamos la voluntad de buscar una forma de hacer política diferente, que fuera del siglo XXI. Ahí era esencial, al tiempo que construíamos una maquinaria electoral capaz de disputar el poder a esos poderosísimos aparatos del PP y PSOE, que fuéramos capaces de devolver a la gente la corresponsabilidad de la política, algo que se hace a través de los círculos. Empezamos recorriendo toda España, comentando a la gente interesada la necesidad de participar. Entonces se empezaron a construir círculos y ellos mismos van encontrándose consigo mismo. Los círculos experimentan, aprenden, viven mareas altas y bajas y al final encuentran un equilibrio. La política tradicional, por definición, decepciona, porque todavía no hemos encontrado una alternativa a los partidos políticos y a la democracia representativa y por tanto debemos ir inventando cosas que la complementen a la vez que convivimos por ella. La democracia representativa por su condición, comete una felonía y es que sólo unos pocos representan al conjunto. Creo que este círculo en concreto, representa la voluntad de seguir profundizando en la necesidad de hacer política de una manera diferente, cercana a la gente, de manera horizontal, participativa y también amable. La política no debe ser el lugar de aquellos que porque creen que están haciendo tareas más elevadas, tienen derecho a perder la sonrisa y la amabilidad. Debemos tener la capacidad de disputarles electoralmente el poder.