Publicado: 18.03.2016 16:38 |Actualizado: 18.03.2016 16:59

Montoro, antes de su reunión con Junqueras: "Aquí no quiebra nadie"

El titular de Hacienda apunta que se van a entregar 350 millones a Catalunya. La agencia de calificación de deuda S&P amenaza con bajar la nota de la Generalitat al nivel de 'default'.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro , en presencia del secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, conversa con los periodistas al término de la rueda de prensa que ha ofrecido junto a la vicepresidenta del Gobie

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro , en presencia del secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, conversa con los periodistas al término de la rueda de prensa que ha ofrecido junto a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras la reunión del Consejo de Ministros. EFE/Mariscal

MADRID.- El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, ha asegurado este viernes, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que no va a haber ningún 'default' de ninguna CCAA en España. "Aquí no quiebra nadie", ha exclamado el titular de Hacienda al ser preguntado por los problemas de tesorería que tiene Cataluña y si el Gobierno iba a asumir los vencimientos de deuda a corto plazo que tiene la Generalitat.

En este sentido, Montoro dejó claro que "no hay motivo" para que se produzca ningún tipo de 'default', como se llamaría a una quiebra en términos de solvencia financiera. Eso, recordó, es lo que está diciendo ministro de Economía en funciones y él mismo y lo que lleva diciendo el Gobierno desde el principio de la Legislatura.

Para ello, recalcó que el Ejecutivo utilizará los instrumentos de que dispone que, según señaló, no son otros que los de "control del déficit", y citó el plan de proveedores, la creación del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) o la reestructuración en muchos ayuntamientos.



"Aquí no quiebra nadie pero hay que hacer los deberes", exclamó Montoro, quien dejó claro que de otra forma se estarían "financiando las alegrías de unos a costa de los sacrificios de otros".

En cualquier caso, el titular de Hacienda dijo que este asunto se abordará esta tarde con el vicepresidente de la Generalitat catalana y consejero de Economía y Hacienda, Oriol Junqueras.

Un encuentro en el que se prevé que el representante del Gobierno catalán pida al ministro la transformación de parte de los créditos que tiene la Generalitat a corto plazo -la cantidad afectada serían unos 1.614 millones- en deuda a largo plazo, debido a los problemas de tesorería que está acusando el Ejecutivo catalán y que provocaron un retraso en los pagos de algunos vencimientos de principios de marzo.

Mientras el Parlamento de la región avanza en su "hoja de ruta" hacia un proceso de independencia que enfrenta varios frentes judiciales, la agencia de calificación de deuda S&P ha advertido de que podría rebajar el rating, ya reducido a "BB-" en octubre del año pasado por las tensiones polícitas con el gobierno central.

Otra agencia, Fitch, advirtió esta misma mañana de que la débil posición de la región y los importantes vencimientos que afronta la región en 2016 obligan a una gestión proactiva y de colaboración con el gobierno central.

Fuentes de Hacienda aseguraron a Europa Press que se estaba estudiando el pago de estos vencimientos a corto a cuenta del FLA que le corresponde a Cataluña, pero que no preveían autorizar su transformación en deuda a largo con coste para el Fondo de Liquidez Autonómica.

Cristóbal Montoro no aclaró estos extremos durante la rueda del Consejo de Ministros y dijo que el asunto se abordará esta tarde en la reunión que tendrá a partir de las cinco con Oriol Junqueras. Un encuentro que el ministro encara con "normalidad", según dijo, al ser preguntado por los periodistas por el ánimo con el que acudirá después de que Cataluña haya acordado desarrollar la Hacienda propia catalana.

El ministro también se refirió al anticipo de tesorería que había pedido la Generalitat catalana a cuenta de la liquidación del ejercicio de 2014 y que, según dijo, Hacienda ya ha "librado". Se trata de 350 millones de euros cuya necesidad está "justificada", según Montoro.

Montoro quiso dejar claro que este anticipo se le ha dado a Cataluña al igual que a otras CCAA, como a la valenciana, porque han justificado las necesidades de tesorería y no por que el ministro tenga discrecionalidad para decidirlo y sin necesidad de que los responsables de otras CCAA le pidieran una cita, sino "usando los cauces reglamentarios".

Montoro prevé responder este mes a la exigencia de ajustes de Bruselas y culpa a las CC.AA.

Montoro ha avanzado que el Gobierno está preparando una respuesta a la recomendación fiscal autónoma remitida por Bruselas el 9 de marzo, en la que exige a España un ajuste estimado de unos 10.000 millones por la previsible desviación del déficit público en 2015 y 2016, y ha concretado que la remitirá cuando se hagan públicas las cuentas fiscales definitivas a finales de este mes.

Montoro se ha posicionado al lado de Bruselas y frente a las comunidades autónomas, sobre las que ha vertido la responsabilidad de la posible desviación del déficit. "El Gobierno tiene exactamente la misma preocupación que la Comisión Europea, que ha hecho una recomendación expresa sobre el control del déficit de las comunidades autónomas", ha dicho, para añadir a renglón seguido que el Ejecutivo "está preparando la respuesta".

Además, Montoro ha calificado esta recomendación de Bruselas de "advertencia" y de "posible incumplimiento de los objetivos de déficit" a la desviación de la que advierte. Así pues, Montoro ha adelantado que "esa respuesta se presentará cuando se tengan las cifras definitivas de cierre de déficit de 2015", que previsiblemente se darán a conocer a finales del mes de marzo.

La Comisión Europea remitió el pasado 9 de marzo una recomendación fiscal autónoma, algo no habitual, en la que advertía de que España no cumplirá con los objetivos de déficit.

Para 2015 se da por hecho que la cifra final rondará el 4,5% del PIB, tal y como ha admitido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, frente al 4,2% comprometido. Además, Bruselas estima que el déficit público será del 3,6% del PIB, por encima del 2,8% previsto. Sumando ambas desviaciones, España acumularía un ajuste pendiente en el entorno de los 10.000 millones de euros.