Público
Público

Operación Lezo El PP usa la dimisión de Aguirre para eludir responsabilidades: "La Operación Lezo se circunscribe al PP de Madrid"

El número tres del partido insiste en que los casos de corrupción son "aislados" : "El PP nunca ha sido condenado por financiación ilegal", argumenta Maillo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, en una imagen de archivo. EFE

"Es ella quien confió en esas personas y es ella quien tiene que tomar esas decisiones". Así se ha manifestado este martes el coordinador general del PP sobre la dimisión, ayer, de Esperanza Aguirre. Fernando Martínez-Maillo usó su abandono de la política para pasar página y eludir más responsabilidades sobre la Operación Lezo.

El propio Mariano Rajoy conoció hace años el dossier interno que ya desvelaba presuntas adjudicaciones irregulares del Canal de Isabel II. Así lo reconoció Aguirre en 2009, año en el que incluso se hicieron públicas dichas informaciones, hasta entonces internas del Partido Popular. Pero el número tres de los conservadores desvinculó a la cúpula nacional de cualquier conocimiento del desvío de fondos presuntamente llevado a cabo por el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, que ya ha pasado su cuarta noche en la cárcel de Soto del Real.

"Ese caso se circunscribe al PP de Madrid", aseguró Maillo en una entrevista en Antena3. "Es ella quien confió en esas personas -dijo en relación también a Francisco Granados y Alberto López-Viejo- y es ella quien tiene que tomar esas decisiones", añadió para culpabilizar sólo a la dimitida Aguirre del caso. 

-"¿Pone la mano en el fuego por Aguirre?"
- "Esa expresión está en desuso ya. Es muy peligrosa", respondió Maillo

Asimismo, Maillo volvió a utilizar al mantra del PP para defender la "honorabilidad" de las siglas a las que representa frente a la corrupción: "Son casos aislados"; "Son decisiones individuales de las personas"; "Son casos concretos". Esas fueron sus respuestas, incluso tras habérsele recordado que hay más de 850 cargos populares investigados en diversos casos judiciales (Púnica, Gürtel, Imelsa, Taula...). "Muchos de esos casos están archivados, pero sólo hablamos de los más sonoros, los de la cárcel. Pero no se puede generalizar", añadió.

Y, aunque con un tono conciliador, tiró de 'y tú más'. "La corrupción también la tiene Convergència y el PSOE pero no todo el PSOE de Andalucía es corrupto ni toda Convergència es corrupta en Catalunya", argumentó. "Si una persona se ha corrompido, que responda, pero en este caso [Ignacio González en Lezo], es un tema que se circunscribe al PP de Madrid. No se puede cuestionar la honorabilidad del partido", defendió. Y recordó: "El PP nunca ha sido condenado por financiación ilegal", espetó pese a que sí es el primer partido imputado de la democracia -por el borrado de ordenadores en el caso Bárcenas- y cuyo presidente -Rajoy- ha sido citado para declarar como testigo en Gürtel.

De hecho, Maillo utilizó la excusa del "desconocimiento" para eludir también la "responsabilidad subsidiaria" del PP. "No podemos responder por todos los comportamientos individuales de las personas", zanjó. Y aprovechó la ocasión para contrarrestar a sus socios de Ciudadanos que, tras la dimisión de Aguirre, se esforzaron por destacar que no se trata del 'caso Aguirre' sino del 'caso PP' y vender que la corrupción de los conservadores no será castigada hasta que los ciudadanos dejen de votarles. "Cualquier partido que ahora va de limpio se puede encontrar con algún garbanzo negro que tome la decisión de corromperse", espetó el número tres del PP tras recordar que ya existen dudas sobre "algunas irregularidades en grupos muncipales" de los naranjas. 

Maillo defendió que el Gobierno del PP ha legislado en materia anticorrupción y, pese al escándalo que salpica a la Fiscalía Anticorrupción precisamente en la Operación Lezo, aseguró que "la Justicia funciona y es independiente". "Quien la hace la paga y si en el PP alguien quiere corromperese tiene que saber que le vamos a pillar y le vamos a denunciar. Somos beligerantes contra la corrupción", sentenció.

Una frase que le sirvió para apoyar la actuación de Cristina Cifuentes que, pese a no haber informado a sus superiores en el partido, acudió a la Fiscalía en cuanto tuvo conocimiento de las presuntas irregularidades cometidas por González en el Canal de Isabel II. Un apoyo que no ofreció a Aguirre, a quien el PP despidió con sólo dos escuetos y fríos párrafos. "¿Pone la mano en el fuego por ella?", le preguntaron. "Esa expresión ha quedado en desuso ya. Es muy peligrosa", bromeó. "Si algo hemos aprendido es que cada uno responda de sus actos", concluyó Maillo.