Publicado: 09.12.2015 17:33 |Actualizado: 09.12.2015 19:12

Pablo Iglesias convocaría un referéndum en Catalunya en un año como máximo si es presidente

Ha afirmado que en la consulta votarían los catalanes y que él defendería "el 'sí' a seguir construyendo el camino juntos", no la independencia. También ha señalado que la celebración de la consulta es condición 'sine quan non' para cualquier pacto postelectoral 

Publicidad
Media: 4
Votos: 4
Comentarios:
El candidato de Podemos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias (d) saluda al candidato de En Comú Podem, Xavier Doménech (i), a su llegada al Foro Barcelona Tribuna.- EFE

El candidato de Podemos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias (d) saluda al candidato de En Comú Podem, Xavier Doménech (i), a su llegada al Foro Barcelona Tribuna.- EFE

BARCELONA.- El candidato de Podemos a las elecciones generales, Pablo Iglesias, ha asegurado que si es presidente del Gobierno convocará un referéndum en Catalunya en el máximo de un año: "Más de un año sería no asumir la actualidad de esta cuestión". Asimismo, Iglesias ha defendido que se trata de una condición 'sine quan non' para cualquier pacto postelectoral con otras formaciones políticas. 

En un almuerzo-coloquio de Barcelona Tribuna organizado por La Vanguardia, AED y la Societat Econòmica Barcelonesa Amics del País, ha afirmado este miércoles que votarían los catalanes y que él defendería "el 'sí' a seguir construyendo el camino juntos", no la independencia.



Iglesias ha asegurado que hay vías jurídicas para convocar el referéndum a través la ley de referéndums y sin necesidad de tocar la constitución -que sí defiende reformar en otros aspectos- y ha concluido: "La legalidad actual lo permite".

"Pensamos que en esta España que estamos haciendo, Catalunya puede tener un encaje, pero la decisión tiene que ser del pueblo catalán", ha sentenciado Iglesias, que ha defendido que su partido ha sido muy claro en esta cuestión y la reivindica tanto en Catalunya como en otros puntos de España.

"No es un referéndum para romper, sino que es un referéndum para construir un futuro juntos", ha defendido Iglesias

Se ha mostrado convencido de que no hay mayoría soberanista en Catalunya y cree que las elecciones catalanes así lo evidenciaron, pero se ha comprometido a aceptar un resultado del eventual referéndum que favorezca a los intereses de los independentistas. "Si hay una amplia mayoría de catalanes que no quieren tener ningún tipo de relación con España, no se pueden poner puertas al campo", ha zanjado.

Preguntado por los que afirman que un referéndum rompería a la sociedad catalana, Iglesias ha descartado este escenario: "No es un referéndum para romper, sino que es un referéndum para construir un futuro juntos", ha concluido.

El también secretario general de Podemos ha defendido que el eventual referéndum debería ser vinculante, y ha añadido que "simultánamente" debería abordarse una reforma de la Constitución, que en ese caso sí deberían refrendar el conjunto de los españoles.

Finanzas catalanas

Aunque se ha abierto a debatirlo, se ha mostrado contrario a una hacienda propia catalana porque considera que la gente no tiene que pagar en función de la comunidad a la que pertenece: "Se tiene que contribuir en función de lo que se gana, no de donde se vive".

Iglesias se ha abierto a aplicar el principio de ordinalidad en la financiación autonómica siempre que se respete también el principio de solidaridad

Iglesias se ha abierto a aplicar el principio de ordinalidad en la financiación autonómica siempre que se respete también el principio de solidaridad y, sobre el Senado, ha afirmado que el problema actual no es dónde está ubicado, sino que no tiene funciones y solo sirve para que los presidentes autonómicos vayan a pedir

Constitución de mimbre y no de porcelana

Sobre la reforma constitucional, ha concluido que quiere una ley fundamental de mimbre y no de porcelana: "La porcelana se rompe muy fácilmente, no perdura en el tiempo, es rígida y frágil. El mimbre es más resistente, práctico y funcional y se puede adaptar mucho mejor a una realidad que es asimétrica".

Ha cargado contra el PSOE por "el enorme contraste entre lo que dice en campaña y lo que hace después", y ha explicado que no hubo pacto entre Podemos y Alberto Garzón porque éste está más centrado en la supervivencia de IU que de otras cuestiones.

También ha asegurado que su partido tiene un gran compromiso con el empresariado, en especial con la pequeña y mediana empresa, que es apoyar a los emprendedores y mejorar el acceso al crédito, en otras cuestiones.

Crítica al PSC, loa a Maragall

"El PSC, si no tuviera una relación dependencia jerárquica del PSOE, diría cosas mucho más razonables y coherentes desde Catalunya"

En una intervención posterior en El Periódico, donde Iglesias ha matizado que el referéndum es condición 'sine quan non' para cualquier pacto electoral, también ha dicho que un presidente del Gobierno no puede dar la espalda a una voluntad mayoritaria como es, a su juicio, la celebración del referéndum, y ha lamentado además que el PSC no lo apoye.

"El PSC, si no tuviera una relación dependencia jerárquica del PSOE, diría cosas mucho más razonables y coherentes desde Catalunya". Por el contrario, en otro momento de la intervención Iglesias ha loado al expresidente de la Generalitat Pasqual Maragall: "Ojalá hubiera hoy socialistas con la altura política de Pasqual Maragall", que gobernó Cataluña con las siglas del PSC pero años más tarde abandonó el partido.

Iglesias ha insistido en que la apuesta por un referéndum no significa dar alas al independentismo ni compartir sus tesis: "No quiero que Cataluña se vaya de España, pero un acuerdo de país tiene que contar con la voluntad de la gente y de los pueblos".

Está convencido de poder recuperar la fraternidad entre Cataluña y el resto de España, y considera que se demostró en las municipales, cuando muchos madrileños se alegraron de la victoria de Ada Colau en Barcelona, y muchos barceloneses, del triunfo de Manuela Carmena en Madrid.

Un jefe de Estado de Cornellà

Preguntado sobre el debate entre monarquía y república, ha respondido que es una dicotomía que encanta a los monárquicos porque se "sienten comodísimos con ella", y ha opinado que el jefe del Estado debería decidirse democráticamente.

Ha vaticinado irónicamente que, si se eligiera democráticamente al jefe del Estado, el Rey tendría muchas posibilidades de ganar salvo que tuviera que competir con el periodista Jordi Évole: "Tendríamos un jefe de Estado de Cornellà y me encantaría".