Público
Público

Catalunya El Parlament declara la República catalana con 70 'sí', 10 'no', dos votos en blanco y 53 diputados ausentes

Los diputados de JxSí y la CUP aprueban una propuesta de resolución propia que representa "la ejecución de los efectos de la aprobación de la independencia por parte de la ciudadanía el 1 de octubre".

Publicidad
Media: 3.88
Votos: 8
Comentarios:

El Parlament declara la República catalana con 70 'sí', 10 'no', dos votos en blanco y 53 diputados ausentes. /Europa Press

El Parlament de Catalunya ha levantado la suspensión de la independencia de Catalunya. Lo ha hecho con 70 votos a favor, 10 en contra, y dos votos en blanco, y con los representantes de Ciudadanos, PP y C 's ausentes de la Cámara en el momento de la votación. La declaración se ha consumado al aprobar una propuesta de resolución conjunta de los grupos de JxSí y la CUP que, en su preámbulo, recoge íntegramente la declaración de independencia del día 10, que firmaron los diputados de JxSí y la CUP como "representantes del pueblo de Catalunya", y que afirmaba en uno de sus puntos: "Constituimos la República catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social".

El resultado de la votación ha sido recibido con muestras de alegría por miles de manifestantes congregados a las puertas del Parque de la Ciutadella, donde está el Parlament. Pocos minutos después, el Senado aprobó por mayoría absoluta la aprobación de las medidas del Gobierno para intervenir la autonomía de Catalunya, en aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Votos rebeldes

La resolución se ha aprobado por votación secreta en urna, a propuesta de JxSí y la CUP. Han votado a favor 70 diputados, uno menos de los que suman JxSí (61) y la CUP (9). Por el contrario, los 10 votos en contra son uno menos que los 11 diputados de Catalunya Sí que es Pot, que había anunciado en el pleno que votaría en contra de la propuesta. Los 53 representantes de Ciudadanos, PSC y PP no han participado en la votación y han abandonado el hemiciclo previamente. Completa los 135 escaños el diputado no adscrito Germà Gordó (ex PDeCAT).

Este método ha dejado en el anonimato el sentido del voto de cada diputado, lo que puede esquivar previsibles represalias legales por parte del Estado. Que ésta era la motivación de la votación en urna lo ha dejado claro la diputada de la CUP Anna Gabriel, cuando ha explicado que su grupo apoyaba la votación secreta, por una cuestión de "política anti-represiva", y por su experiencia al respecto. También lo ha venido a dejar claro el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, cuando ha acusado de "cobardes" a los diputados independentistas y de "no tener narices" de votar en público por la independencia, porque "tienen miedo de la legalidad".

También se ha opuesto a la votación secreta el portavoz de CSQP, Joan Coscubiela, que les ha recriminado que optaran por "la oscuridad del voto secreto". Coscubiela podía tener un miedo razonable a que alguno de sus diputados no respetara la disciplina de voto. De hecho, los 10 votos en contra son uno menos del total de los escaños de su grupo, lo que indica la existencia de al menos un voto 'rebelde'. En este sentido, los diputados de CSQP han mostrado su voto negativo antes de acercarse a las urnas. Con tres excepciones: Àngels M. CastellsAlbano Dante Fachín y Joan Giner, los tres de Podem Catalunya.

Miles de catalanes celebran la declaración de independencia a las puertas del Parque de la Ciutadella de Barcelona, donde está el Parlament. /REUTERS

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, no ha intervenido en el pleno, así como tampoco el vicepresidente Oriol Junqueras. Sí lo han hecho después, en un acto solemne en las escaleras de la Cámara en la que el Parlament ha trasladado al Gobierno "el encargo" de "construir la República". En el acto, además, los alcaldes presentes se han puesto a disposición de la nueva "República", por aclamación, después de que así lo pidiera la alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater, ante la "involución del Estado español" y el "menosprecio de las instituciones catalanas".

Puigdemont -presentado como "President de Catalunya", ha destacado que este viernes una "amplia mayoría" de los diputados "legítimamente elegidos" han "culminado un mandato" expresado en las urnas. Ha hablado "desde el corazón y la emoción", pero también desde "la legitimidad y la razón". Ha advertido de que "a partir de mañana nos tocará mantener el pulso del país y defender la dignidad", en alusión implícita no sólo a los primeros días de la autoproclamada nueva república, sino también a la aplicación inminente del artículo 155. Y recalcó que hay que hacerlo "en el terrenos de la paz, el civismo".

Puigdemont ha dirigido igualmente a los alcaldes presentes, diciéndoles que representan la "solidaridad entre instituciones y ciudadanía" necesaria para la "construcción del país". Y ha insistido en que Catalunya es una "nación antigua", que siempre se ha expresado "pacíficamente"

Junqueras, por su parte, ha pedido "confianza" en el Govern a los ciudadanos que puedan tener "dudas" sobre el camino que se abre a partir de ahora. Y ha dedicado una parte significativa a manifestar complicidades con "los pueblos de España". "Queremos un futuro en común, mucho mejor", ha dicho.

Día "dramático" para C's

En el debate parlamentario sobre los efectos del artículo 155, el portavoz del grupo de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha iniciado su intervención declarando que "hoy es un día dramático para Catalunya". Ha lamentado que los diputados independentistas -a los que considera como una minoría- pretendan declarar la independencia sin la mayoría necesaria de dos tercios que se requiere para reformar "nuestro estatuto".

En la misma línea, ha acusado a JxSí y la CUP de pretender proclamar la República "en virtud de la ley de Transitoriedad, "aprobada con trampas" en el Parlament, de acuerdo con "leyes flagrantemente ilegales", y basándose en un referéndum "que fue una absoluta vergüenza democrática para todos".

Carrizosa también ha dado por hecho que habrá elecciones autonómicas en Catalunya -como reiteradamente pide su partido, y como contempla el plan de intervención de la autonomía del Gobierno del PP-. Lo ha hecho cuando para proclamar que Ciudadanos "después de unas elecciones", podrá "restaurar la democracia en Catalunya".

El PSC, contra un "estado pequeño" y "empobrecido"

Mucho más breve ha sido la socialista Eva Granados, que ha avanzado -ya lo habían dejado claro antes de empezar el pleno PP y C's- que su formación no participaría en la votación de la resolución independentista presentada por JxSí y la CUP. Granados se ha preguntado retóricamente "qué República, qué modelo de democracia y qué modelo de país" defienden los diputados independentistas, y ha lamentado que pretendan "crear un Estado pequeño, alejado de todo y empobrecido".

Las escaleras del Parlament, después de terminar el pleno. Entre los presentes, numerosos diputados, alcaldes y europarlamentarios catalanes. /Marià de Delàs

La diputada socialista ha asegurado igualmente que su formación ha "trabajado hasta el último segundo en favor  del diálogo", y que se han "dejado la piel para no llegar hasta aquí". "Se nos ha dicho fascistas, se nos ha echado de gobiernos municipales por trabajar para nuestro país y defender nuestras ideas", ha criticado. Y ha acusado a los diputados de la mayoría independentista "de enterrar" el Estatuto "con 72 diputados" cuando "hacen falta 90" para reformarlo.

Granados ha culpado igualmente el independentismo de la aplicación del 155, cuando ha dicho que "nadie" desea la intervención de la autonomía, pero que esta es una "consecuencia" de las decisiones de JxSí y la CUP.

CSQEP quiere mantener "puentes de diálogo"

Para Catalunya Sí que es Pot, su diputada Marta Ribas -Coordinadora nacional de ICV-, ha lamentado que no se pueda someter a votación punto por punto la propuesta de resolución de JxSí y la CUP, y ha explicado que su formación votaría "no a todo". Uno de los puntos de la resolución declara "el inicio del proceso constituyente", que en los últimos meses se ha considerado como posible punto de encuentro entre el independentismo y el espacio de los Comunes.

Ribas ha recordado a los independentistas que su formación está oponiéndose a la intervención de la autonomía "desde el Senado" y todo el Estado. Pero consideró que la declaración de independencia "no nos protegerá del artículo 155", sino que "lo que hace es empequeñecer esta mayoría contra el 155".

"Todo el mundo sabe que nos hemos dejado la piel para que todo esto se resolviera por la vía del diálogo", ha reiterado, y ha proclamado que su "puente" sigue "firme".

El PP, personalmente contra Junqueras

El portavoz del grupo del PP, Alejandro Fernández, calificó de "populista" el proyecto independentista, citando a Giovanni Sartori. Ha cargado especialmente -y personalmente, como había hecho antes Carrizosa- contra Junqueras, a quien ha recriminado sus "lágrimas de cocodrilo". Fernandez ha aludido a su intervención ante las cámaras de TV3 el 20-S, tras las detenciones de cargos de su conselleria para la Guardia Civil. "En la vida adulta y política se llega llorado de casa", le ha espetado.

Fernández se quejó igualmente que sectores independentistas hayan calificado de "fachas" y "traidores" gente muy diversa, desde políticos del propio PP a integrantes del PDeCAT como Santi Vila, pasando por artistas como Joan Manuel Serrat o Isabel Coixet. E incluso el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que también fue tachado en los mismos términos el día anterior "durante tres horas", según ha afirmado Fernández.