Publicado: 08.11.2015 19:25 |Actualizado: 08.11.2015 23:15

El Parlament escenifica el inicio de la desconexión con España con Mas todavía en el alero

La CUP sigue insistiendo en que no votará a favor de la investidura del actual presidente en funciones en ninguna de las votaciones

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, en el centro, durante la Junta de Portavoces del Parlament. EFE/Quique García

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, en el centro, durante la Junta de Portavoces del Parlament. EFE/Quique García

BARCELONA.- El Parlamento de Catalunya aprueba este lunes la propuesta de resolución pactada por Junts pel Sí (JxSí) y la CUP que solemniza el inicio del proceso hacia la independencia, justo cuando se cumple un año de la consulta del 9-N y horas antes de que arranque el debate de investidura de Artur Mas.

El pleno extraordinario para votar la resolución independentista comenzará a las 10.00 horas, con el debate de este texto y de otra propuesta de resolución de Catalunya Sí que es Pot, que pide un plan de rescate ciudadano y el inicio de un proceso constituyente.



Los 62 diputados de JxSí y los 10 de la CUP garantizan la aprobación de la declaración de inicio del proceso independentista, que el Gobierno central ya se ha comprometido a recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC). Mariano Rajoy prevé impugnar la resolución el martes, después de escuchar el parecer del Consejo de Estado, que se reuniría a primera hora de la mañana para emitir su preceptivo informe y, una vez cumplido ese trámite, lo haría el Consejo de Ministros para autorizar el recurso ante el TC.

El Gobierno pedirá al TC la suspensión cautelar de la resolución en aplicación del artículo 161.2 de la Carta Magna, que establece la suspensión automática durante un plazo de cinco meses de una norma autonómica cuando la impugne el Ejecutivo central. Según los cálculos con los que trabaja el Ejecutivo, el TC podría reunirse el miércoles 11, admitir a trámite el recurso del Ejecutivo y dejar en suspenso la iniciativa independentista.

Este lunes, a las 17.00 horas, después de votar las resoluciones al mediodía, arrancará el debate de investidura con la intervención de Artur Mas, el candidato de JxSí a la reelección como presidente de la Generalitat, que presentará su programa de gobierno. Una vez terminado el discurso, la presidenta de la cámara catalana, Carme Forcadell, suspenderá la sesión, que se reemprenderá a las 10.00 horas del día siguiente, con la intervención de los diferentes líderes parlamentarios, a los que Mas podrá replicar individualmente o en una respuesta conjunta.

Si el nuevo president  no consigue ser investido en la segunda votación, algo que no ha ocurrido nunca, Forcadell tendrá que abrir consultas de nuevo para proponer candidato

Ya por la tarde, se procederá a la primera votación, en la que Mas necesitaría la mayoría absoluta de la cámara para ser investido, algo que no le pueden garantizar los 62 votos de JxS. En caso de perder esta primera votación, Mas dispondría de una segunda oportunidad al cabo de dos días, el jueves, con una segunda votación en la que le bastaría la mayoría simple, lo que implica que podría ser investido con el apoyo de JxSí, más dos diputados de la CUP y la abstención del resto del grupo de la izquierda independentista y anticapitalista.

En las últimas semanas, JxSí ha mantenido conversaciones con la CUP para buscar fórmulas de consenso que permitan la investidura de Mas, aunque por ahora el grupo de la izquierda antisistema se sigue negando a prestarle el apoyo de al menos dos de sus diputados. De hecho, la CUP está dispuesta a investir a un presidente de la Generalitat de "consenso" de CDC, siempre que no sea Mas, por lo que presentará la próxima semana en el Parlament su propia propuesta. El diputado Benet Senellas dijo el pasado domingo que ven a la consellera y portavoz del Govern, Neus Munté, y al cabeza de lista de Junts pel Sí, Raül Romeva, como posibles alternativas

Si el nuevo presidente catalán no consigue ser investido en la segunda votación, algo que no ha ocurrido nunca, Forcadell tendrá que abrir de nuevo consultas para proponer candidato. Se abriría un plazo de dos meses para celebrar más debates de investidura y, si el 10 de enero no hubiese sido posible obtener la mayoría necesaria para nombrar al nuevo presidente, el Estatut prevé la convocatoria automática de elecciones anticipadas, que se celebrarían en marzo.