Publicado: 28.12.2015 20:07 |Actualizado: 28.12.2015 23:30

Los partidos se preparan para negociar una presidencia del Congreso que no sea del PP

Los socialistas son los que tienen más posibilidades para hacerse con el control de la Mesa de la Cámara baja, pero tendrán que conseguir los apoyos de varios grupos para lograrlo.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 8
Comentarios:
Los cuatro principales candidatos en las elecciones del 20-D

Los cuatro cabezas de lista de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos. 

MADRID.- Que el control del máximo órgano de gobierno de la Cámara baja no esté en manos del PP. Ese es el objetivo de los partidos con mayor representación en el Congreso, que en los próximos días crearán una mesa de negociación —también con los conservadores— para elegir a los nueve miembros de la Mesa.  Hasta ahora, las mayorías —absolutas o no— habían provocado que este paso previo no fuera necesario. Pero hoy, con un Parlamento multicolor, ya no basta con llegar el día 13 de enero —día en que se constituyen las Cortes— y poner un nombre en una papeleta.

Fue Pedro Sánchez el primero en impulsar esta iniciativa, consciente de que es el PSOE (90 escaños) quien tiene mayores opciones de alcanzar la Presidencia de la Mesa, aunque necesitaría los votos a favor de Podemos y sus coaliciones (69) y otras formaciones de izquierda como ERC (9) e IU (2). El secretario general de los socialistas pidió ese puesto tanto a Mariano Rajoy en su fugaz encuentro en la Moncloa como al presidente de Ciudadanos en la breve conversación telefónica que mantuvieron el pasado jueves



Rajoy le respondió, simplemente, que "estudiaría" su propuesta. Albert Rivera, por su parte, parece estar dispuesto a concederle ese deseo. Al menos, si se tiene en cuenta que él es partidario de dejar gobernar al PP y considera que lo "sano y bueno" es que la presidencia del Ejecutivo y del Congreso sean de distinto color. Así se lo expresó al presidente en funciones este lunes tras su encuentro en Moncloa, aunque esta cuestión, en realidad, no pueda saberse de antemano. Y es que primero se conforma la Mesa del Congreso y, una vez el Parlamento comience su actividad, se producirá la sesión de investidura del Gobierno -aún con fecha por determinar-. 

No obstante, Ciudadanos ya se ha puesto manos a la obra y ha nombrado a quienes serán sus representantes en las negociaciones con las otras formaciones. Se trata del jefe de gabinete de Rivera, José Manuel Villegas, y el número cuatro en la lista por Madrid, Miguel Gutiérrez, que serán los encargados de intentar alcanzar, al menos, una vicepresidencia y una secretaría para los naranjas. Todo apunta a que será el hasta ahora portavoz de los socialistas en el Congreso, Antonio Hernando, quien represente al PSOE y falta por conocer los designados de PP y Podemos. 

El objetivo de Ciudadanos será, además, convencer al resto de miembros de la Mesa (compuesta por un presidente, cuatro vicepresidentes y cuatro secretarios) impedir que los de Pablo Iglesias puedan conformar cuatro grupos parlamentarios distintos. Según el equipo de Rivera eso sería un "fraude de ley" porque beneficiaría a Podemos a la hora de disponer de más turnos de palabra, entre otras cuestiones. Sánchez, en cambio, sí estaría dispuesto a aceptar esa opción si Podemos le da la presidencia de la Cámara

Punto clave de la legislatura

La elección de la Mesa del Congreso es uno de los puntos clave para la legislatura, que comenzará su andadura el 13 de enero, aunque nadie sabe por cuánto tiempo, ya que el fantasma de la repetición de elecciones sigue sobrevolando las dependencias del Congreso.

Pero, en cualquier caso, la Mesa de la Cámara Baja es el órgano que califica y admite a trámite cualquier iniciativa legislativa o de control al Gobierno y resuelve cualquier incidencia, disputa o reclamación que surja en la vida parlamentaria. También ordena la celebración de los plenos de la Cámara y su orden del día y fija los periodos de sesiones ordinarios y, si cabe, los extraordinarios. Además, es el órgano que interpreta el reglamento de la Cámara y su presidente -que se negociará en las próximas jornadas entre los cuatro principales partidos- puede incluir las interpretaciones necesarias para resolver situaciones sobrevenidas.