Publicado: 21.05.2015 19:37 |Actualizado: 21.05.2015 22:58

Felipe González aparece en campaña para arremeter contra Podemos

Pide defender las instituciones y recuerda que algunos tienen títulos y estudios por las políticas que hicieron a los que ahora desprecian. No consiguió llenar más que tres cuartas parte de la plaza de toros de Cáceres, en el gran acto de Fernández Vara

Publicidad
Media: 2.44
Votos: 16
Comentarios:
./MANUELSÁNCHEZ

El mitin del Partido Socialista en la plaza de toros de Cáceres./MANUELSÁNCHEZ

CÁCERES .- Felipe González apareció en el penúltimo acto de la campaña electoral en Cáceres para intentar echar una mano al candidato socialista, Guillermo Fernández Vara que, según los sondeos, es quien más cerca está de poder volver a ser presidente de la Junta de Extremadura y ganar las elecciones el 24-M para el PSOE.

Y los socialistas extremeños se atrevieron con la plaza de toros de Cáceres, donde González recordó que ya estuvo diecinueve años atrás. Incluso, hace más tiempo también. Pero la apuesta salió regular, porque nada tuvo que ver el acto de este jueves con el de hace varias décadas, y el PSOE sólo consiguió llenar tres cuartas partes de la plaza. La situación obligó a colocar, precipitadamente, grandes carteles para tapar las gradas por detrás del escenario, donde precisamente hablaban los dirigentes políticos, y poder evitar así el tiro de cámara. Eso sí, hubo en torno a 4.500 personas y fue el segundo acto más grande de Pedro Sánchez en esta campaña.

González parece que ya no arrastra tanto, aunque su presencia no se conoció en el acto hasta los últimos días, lo que parece que restó afluencia. Pero el expresidente tampoco vive sus mejores momentos. Divagó mucho en su intervención, que dedicó en su mayor parte a contar sus cuitas con Venezuela, sus discrepancias con Europa y la actual Alemania, y sus recetas para la regeneración democrática que pasan, ahora, por las listas abiertas.

Pero, cuando dejó sus cosas y entró en la campaña, González arremetió contra Podemos indirectamente, pero con mensaje para leer entre líneas.

Primero, hizo una defensa a ultranza de las instituciones democráticas y de lo conseguido en la Transición. Y pidió al PSOE que no consienta que nadie las ponga en cuestión, y que las defienda a ultranza. Y luego, mensajes para los dirigentes del Podemos.



“Algunos que presumen de títulos y trabajos ahora nos desprecian a quienes luchamos porque independientemente de la condición social de sus familias pudieran conseguirlo”, afirmó.

Asimismo, reivindicó la socialdemocracia como bandera del PSOE. Por ello, pidió “que algunos que citan a Olof Palme, sin conocerlo, se enjuaguen la boca primero”.

A Pedro Sánchez le mandó deberes, y le dijo que el objetivo de los socialistas deber ser “reconstruir el Estado de Bienestar” que ha derrumbado el PP, y recuperar el cuarto pilar, la dependencia. González dijo que ese debe ser el mensaje y la tarea.

El expresidente cerró el acto, pero previamente Pedro Sánchez y Guillermo Fernández Vara intervinieron para lanzar sus últimos mensajes electorales. A ambos se les veía muy cansados de la campaña y ya sin fuerza para nuevos mensajes.

Sánchez, también pensando en Podemos, innovó discurso pidiendo el voto para un partido como el PSOE que tiene poso y prestigio en Europa. Además, reivindicó que el PSOE es de izquierdas “y haremos políticas de izquierdas”.

Vara pidió que se acabara la etapa negra de Monago en Extremadura, y que quería un Gobierno para la gente, y para ayudar a la gente que más lo necesita. En Extremadura, con sabor agridulce, se puso casi el punto final a la campaña socialista. Madrid será este viernes el cierre, y hay muchas dudas de lo que pueda pasar el 24-M.