Público
Público

La Policía busca a los tres etarras que atentaron contra EiTB

La documentación intervenida a ‘Thierry’ incluía a la radiotelevisión pública vasca como objetivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

ETA reapareció el último día de 2008. Respondió a la detención de su último jefe militar, Aitzol Iriondo, Gurbitz, detenido en Gerde (Francia) el pasado 8 de diciembre. Y lo hizo como sabe, con un atentado. Tres terroristas, dos hombres y una mujer, hicieron estallar a las 11.05 del 31 de diciembre un artefacto de 100 kilos de explosivo alojados en una furgoneta Citroën Jumpy.

El coche estaba aparcado frente a la sede central en Bilbao de Euskadi Irrati Telebista (EiTB), la radiotelevisión pública vasca. Ése era el objetivo, y también el resto de medios que comparten el inmueble: El Mundo, Marca, Expansión, Deia, Antena 3, Onda Cero y Catalunya Ràdio. El edificio también es el cuartel general de la Hacienda de Vizcaya.

Ya la documentación requisada en mayo a Francisco Javier López Peña, Thierry, presunto jefe político de ETA, ponía a EiTB en el punto de mira. La banda había censurado la línea informativa del grupo y su tratamiento de los terroristas y de la izquierda abertzale.

La explosión se escuchó en todo Bilbao, y se tradujo en enormes destrozos materiales. No hubo víctimas. Ni heridos ni muertos, gracias a que la zona se pudo desalojar con tiempo. Una hora antes de la detonación, los bomberos de recibieron el aviso de los terroristas. El pánico recorrió la zona, muy próxima al hospital de Basurto, la Escuela Superior de Ingeniería y la Termibus (la estación de autobuses).

ETA había comenzado temprano la preparación de su último atentado del año. Hacia las ocho de la mañana tres miembros de la banda intentaron robar una furgoneta conducida por una mujer. No pudieron. El vehículo no frenó. Uno de los etarras fue embestido por la mujer y, por el impacto, se encaramó al capó.

El segundo intento, a los pocos minutos. Los tres individuos lograron que se detuviera el conductor de una Citroën Jumpy, con matrícula BI-6008-CU. Tras amenazarlo, lo llevaron a una zona de monte de Arrigorriaga. Lo ataron a un árbol y se quedaron con su furgoneta. Pero además emplearon el móvil del rehén para llamar a los bomberos de Bilbao, sobre las 10 horas, y advertirles de la ubicación de la bomba en la parte trasera del edificio de la EiTB y la localización del propietario de la Citroën.

Una vez colocado el artefacto, los terroristas robaron otro vehículo para huir de la zona, un Citroën C-2, cuya desaparición denunciaron sus propietarios. Los tres etarras ya están siendo buscados por la Policía.

Tras la explosión, los técnicos verificaron que no habían sido dañados los sistemas informáticos ni el resto de equipos. De hecho, ETB-1 pudo emitir su informativo en su franja habitual, a las dos de la tarde. Una hora después lo hacía ETB-2, el canal en castellano.

Ayer, el alcalde de Bilbao, el peneuvista Iñaki Azkuna, junto al director general de EiTB, Bingen Zupiria, y al gerente del grupo, Juan Diego, visitaron el inmueble. “Desde fuera da una imagen penosa, parece que el edificio está destrozado, pero no es así”, comentó el regidor. “Por dentro se ve que la estructura ha aguantado muy bien, de lo que nos congratulamos”. El conjunto ha resultado “indemne”, añadió, “ha resistido al embate terrorista”.

Se espera que el lunes la “normalidad más absoluta” vuelva a EiTB, aseguró Diego, en cuanto estén tapados los boquetes dejados por la bomba en la fachada de cristal. Pero para que el edificio “vuelva a su ser” se tardará algo más de dos meses. Por lo pronto, los servicios de limpieza del Ayuntamiento, compuestos por 80 personas, sacaron ayer cinco toneladas de escombros.

No es la primera vez que el edificio es atacado por ETA. El 14 de junio de 2003 la banda colocó un coche bomba contra las instalaciones de Antena 3. Entonces EiTB todavía tenía su sede central en Iurreta. Se trasladó a su actual emplazamiento en abril de 2007.

 


1. Intensísimo 2000 // Más de una docena de agresiones a medios se contabilizaron en 2000, el primer año de ruptura de la tregua. Una de ellas acabó en muerte, la de José Luis López de Lacalle, el 7 de mayo. ETA intentó asesinar a Carlos Herrera, Luis del Olmo, Antonio Burgos, Juan Palomo, Aurora Intxausti...

2. Segunda muerte en 2001 // El 15 de mayo, Gorka Landaburu sufrió heridas y la amputación de un pulgar al estallarle un paquete bomba. El 24 de mayo, ETA mató a Santiago Oleaga, director finan-ciero del ‘El Diario Vasco’, cuya sede la banda había intentado volar.

3. Ataques indiscriminados // Desde 2002, se han sucedido once ataques a medios de comunicación: RNE, TVE, Antena 3, Onda Cero, Cope, ‘El Correo’... No hubo víctimas en ninguno de ellos.