Público
Público

El PP extremeño no ve "ninguna carga" en gobernar gracias a IU

La federación izquierdista tilda por su parte de "rocambolesco" el ultimátum que le ha lanzado Coalición Extremeña, por lo que no contempla bloquear los Presupuestos ni instar al PSOE a presentar una moci&oacute

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El envite regionalista a la estabilidad del Gobierno extremeño no va a hacer mella en los acuerdos que mantienen PP e IU en la Asamblea regional, al menos de momento. Ambas formaciones se han reafirmado en sus posiciones después de que Coalición Extremeña haya lanzado un ultimátum tanto a la federación izquierdista como al PSOE: Si no suman sus fuerzas para presentar una moción de censura que desbanque a los conservadores del poder, los regionalistas darán carta blanca al Ejecutivo que preside José Antonio Monago.

Tanto desde el PP como desde IU restaron ayer importancia a la advertencia de la coalición que integran el Partido Regionalista Extremeño (PREx) y Convergencia Regionalista de Extremadura (CREx), que el pasado mes de septiembre rompió su acuerdo electoral con el PSOE haciendo que sus dos diputados pasaran del Grupo Parlamentario Socialista al Grupo Mixto, y resultando así determinantes para la formación de mayorías en la Asamblea regional. Y es que en la cámara autonómica donde el umbral de la mayoría absoluta se sitúa en los 33 diputados, el PP dispone de 32 parlamentarios; el PSOE, de 28; IU, de 3; y los regionalistas, de los dos antes mencionados. 

La portavoz del PP de Extremadura, Francisca Rosa, consideró ayer en declaraciones a Público que 'no es el momento de hablar de mociones de censura', ya que a su juicio, en lo que se deberían centrar los partidos en la oposición es en 'hacer aportaciones y apoyar al Gobierno' en la aprobación de los Presupuestos para el próximo año. 

El partido de Monago ni siquiera se siente liberado por el hecho de que el apoyo prometido por Coalición Extremeña podría hacerles prescindir de los compromisos con IU, censores de izquierda de sus recortes y ajustes. Y es que gobernar llegando a acuerdos con la federación que dirige Pedro Escobar 'no es ninguna carga' para el PP de Extremadura. 'Los acuerdos suponen anteponer los intereses de los extremeños a cualquier otro', aseguraba ayer la portavoz conservadora. Por eso, mantendrán los pactos con IU aunque tampoco cierran la puerta a hacerlo con los regionalistas. 

Unos argumentos similares son los que defiende IU Extremadura. Su coordinador general, explicó en declaraciones a este diario que la moción de censura no está entre sus planes, 'ni lo está en los del PSOE, que por número de diputados es el que puede presentarla'. La federación, que con su abstención avaló la llegada al poder de Monago en lugar de apoyar al socialista Guillermo Fernández Vara, considera así que la propuesta de Coalición Extremeña es 'sorprendente absolutamente'. Escobar la tildó incluso de 'cosa rocambolesca'.  

Por todo ello, la federación izquierdista está centrada en 'gestionar la abstención' que permite al PP llevar a cabo muchos de sus proyectos en Extremadura, y así seguirá siendo porque IU no piensa por el momento cambiar su estrategia para favorecer el regreso al poder de los socialistas. 'No vamos a cambiar de actitud. Vamos a ser fieles a lo que hemos hecho hasta ahora y a lo que ha decidido la militancia', insistía Escobar.

El asunto lo valoraron ayer incluso desde la Ejecutiva federal del PSOE. En rueda de prensa, el secretario de Organización del partido, Óscar López, aseguró que gobernaría 'mañana mismo' en la comunidad autónoma si Izquierda Unida 'estuviera dispuesta'.