Publicado: 30.08.2016 11:31 |Actualizado: 30.08.2016 11:31

El PP justifica la investidura fallida de Rajoy pese a los ataques a la de Sánchez: "No hay color"

Hernando considera que "en cualquier país del mundo" sus 170 apoyos serían suficientes para nombrar presidente y culpa a los socialistas del bloqueo: "Si quieren nuevas elecciones porque creen que pueden mejorar sus resultados, que lo digan".

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
Los portavoces parlamentarios del Partido Popular y de Coalición Canaria, Rafael Hernando (i) y Ana Oramas (d), hoy, en el Congreso. EFE/Chema Moya

Los portavoces parlamentarios del Partido Popular y de Coalición Canaria, Rafael Hernando (i) y Ana Oramas (d), respectivamente, durante la rueda de prensa conjunta que han ofrecido hoy en el Congreso tras la firma de un acuerdo entre ambos partidos para la investidura de Mariano Rajoy. EFE/Chema Moya

MADRID.- Mariano Rajoy atacó duramente a Pedro Sánchez cuándo éste se presentó a la investidura sin tener los apoyos suficientes. Los populares incluso afirmaron que su presidente no cometería el mismo error. Pero esta tarde el jefe del Ejecutivo en funciones iniciará el mismo camino que el secretario general de los socialistas en marzo y, salvo sorpresas, recorrerá sus mismos pasos hasta terminar la semana con un fracaso en su intento por renovar su cargo en la Moncloa. ¿La diferencia entre ambas situaciones? "Comparar ambas investiduras no tiene color", ha justificado el portavoz del PP en el Congreso tras firmar su acuerdo con Coalición Canaria. 

Para Rafael Hernando, los 170 apoyos logrados tras la negociación con Ciudadanos (32) y los nacionalistas canarios (1) "serían suficientes en cualquier país del mundo" para nombrar a un presidente. Incluso recordó -como seguramente hará el propio Rajoy esta tarde- que Zapatero fue investido con 169 y que Sánchez contaba con sólo 130. "Lo que ocurre es que en esos países suele haber gente responsable que sabe leer lo que dicen sus electores y aceptan las derrotas", criticó. 



Hernando incidió en la postura adoptada por los conservadores y en la que su presidente hará hincapié esta tarde cuando inaugure el debate de investidura en el Cámara baja. Así, siguió con la estrategia de culpar a Pedro Sánchez del bloqueo actual y le acusó de provocar la hipotética repetición de los comicios que tendría lugar el 25 de diciembre. "Algunos -dijo sin citar expresamente al PSOE- quieren nuevas elecciones porque quizás mejoren su resultado. Si es lo que quieren, que sean sinceros y que lo digan. Lo otro es engañar a los ciudadanos", atacó. "Este afán de algunos por ganar tiempo empieza a resultar chusca", agregó con la sorna habitual en él. 

Aunque luego rebajó su tono para volver a pedirle su abstención: "No pedimos cheques en blanco ni que nos den el sí, pero sí que sea consecuente: si quiere ser el jefe de la oposición, primero hay que tener un Gobierno al que oponerse", argumentó el portavoz conservador. "El PSOE no tendría que cambiar radicalmente para variar su posición: sólo hace falta sentido común", siguió. E insistió en las coincidencias del pacto PP-C's con el anterior acuerdo PSOE-C's: "Coinciden 109 de las 150 propuestas", aseguró. 

De hecho, aprovechó también la presentación de las medidas acordadas con Coalición Canaria para incidir en esa idea. "Estamos obligados a entendernos y desbloquear esta legislatura. Los pactos con Ciudadanos y con CC coinciden mucho con sus propuestas", afirmó. Una sentencia ratificada también por la diputada canaria Ana Oramas, que se felicitó a sí misma por haber logrado que tanto PP como PSOE hayan firmado sus compromisos con la agenda canaria sin fecha de caducidad. 

"Pido a los socialistas que digan qué es lo que no les gusta de la agenda canaria o del pacto con C's", siguió Hernando. Una petición a la que ellos no dieron respuesta cuando estaban en la posición contraria, pero que justifican con una de sus excusas estrella: "EL PP ha ganado las elecciones", sentenció, obviando que gana quien logra alcanzar mayorías parlamentarias. 

Pese a todo, el portavoz del Grupo Popular introdujo el mensaje con el que continuará Rajoy esta tarde y que se centrará en presionar a Sánchez a través de la "responsabilidad". "El PSOE dice que no quiere un Gobierno de Rajoy. Y no es verdad. Rajoy seguirá en el Gobierno, pero en funciones y eso impide que el Congreso pueda funcionar", justificó. "Pido a los ciudadanos que sean capaces de discernir las culpas de cada uno", concluyó Hernando. ​

Una agenda canaria sin fecha de caducidad


Reconocer Canarias como "ultraperiferia", anclar el Régimen Económico y Fiscal (REF) de la Comunidad a la Constitución, reformar su Estatuto de Autonomía o garantizar infraestructuras suficientes para el desarrollo de las actividades económicas de la zona son algunos de los puntos del acuerdo firmado hoy entre los representantes de PP y CC. 

Un acuerdo sin fecha de caducidad, tal y como explicó Oramas, pero que tiene tres condiciones sine qua non: "ratificar íntegramente la agenda canaria, que el acuerdo con otras fuerzas no vayan en contra de los intereses de Canarias y que el acuerdo con otras fuerzas incluyan la revisión del Pacto de Toledo, del sistema de financiación autonómico y la paralización de la Lomce", explicó la diputada de Coalición Canaria. 

"No pedimos ningún privilegio para Canarias, sino que se hagan políticas de Estado que nunca se debieron perder", argumentó Oramas, que aseguró que todas sus exigencias eran compatibles con el acuerdo anterior de PP con Ciudadanos. Asimismo, prometió no volver a negociar con Rajoy ni con Sánchez en futuros escenarios ya que, dijo, ambos se han comprometido ya con su agenda canaria. 

Por otro lado, opinó que este acuerdo era también compatible con las posibles exigencias de otras formaciones nacionalistas como la antigua Convergència -ahora Partit Demòcrata Catalá- o el PNV. No obstante, se negó a ejercer de mediadora entre éstos y los populares; una cuestión que no parece necesaria ya que, según Hernando, "es imposible ningún acuerdo con el PNV después de que hayan incorporado a su programa electoral el referéndum de autodeterminación para el País Vasco". La misma razón por la que tampoco  pactarán con los catalanes. Así las cosas, Rajoy dará comienzo hoy a su propia investidura fallida.