Público
Público

El PP de Málaga, un ‘rara avis’ que homenajea a los represaliados republicanos en el mayor cementerio del franquismo

El alcalde conservador, Francisco de la Torre, que gobierna con el apoyo de Ciudadanos, asegura que el proceso de recuperación de la Memoria Histórica “era necesario” para rescatar la concordia

Publicidad
Media: 3.88
Votos: 8

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, desposita un ramo de flores en el monumento de la pirámide que preside el cementerio de San Rafael en honor a todas las víctimas de la Guerra Civil.

Rafael y Salvador discutían a las puertas del cementerio de San Rafael, el mayor conjunto de fosas comunes de Europa, sobre las consecuencias de la entrada del ejército nacional en Málaga. “Antequera, Ronda, Coín, Málaga… fue todo una masacre, un desastre”, asegura el primero, cuyo padre fue asesinado en la posguerra porque era militante del PSOE. El segundo, superviviente de “la mal llamada Desbandá", solo pedía una cosa: “amor”, mientras repetía una y otra vez “perdono, yo perdono”.

El acto que reunió a estos dos testigos directos de la represión nacional-católica fue organizado por el Ayuntamiento de Málaga, gobernado por el PP con el apoyo externo de Ciudadanos, para conmemorar la muerte de los republicanos fusilados por el franquismo. El escenario fue el cementerio de San Rafael, lugar que fue testigo de la venganza que las autoridades franquistas tomaron sobre todo aquel con estrecha relación con la II República.

Es el segundo año consecutivo que el consistorio malagueño celebra este homenaje después de que en el verano de 2016 la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica denunciara que el Ayuntamiento había construido un parque para perros encima de una de las fosas principales que alberga el camposanto. Inmediatamente después, el Ayuntamiento rectificó y confirmó sus planes de construir un “Parque para la Memoria”.

Durante su discurso en el acto, al que acudieron numerosos representantes populares, el regidor malagueño, Francisco de la Torre, instó a la sociedad a “superar esa etapa de olvido y silencio” para de este modo “crear una sociedad cohesionada, integrada, con respeto”. “Es verdad que todo este proceso que se está haciendo ahora y en los últimos años era necesario, lo tengo claro”, expuso el popular refiriéndose a las medidas referentes a la Memoria Histórica.

Salvador Guzmán es uno de los supervivientes de 'La Desbandá'.

El alcalde pidió “reflexionar en todo lo que ocurrió esos años” y aseguró que la voluntad de la institución que dirige es “terminar con el proceso de dignificación de la recuperación” con la construcción de un parque “como espacio de ocio y de recuerdo”. Es más, el popular reconoció el “intento sólido de crear una sociedad democrática” de la Segunda República que se desmoronó por “un golpe de Estado que destruyó ese recorrido”.

De la Torre es un rara avis si se tiene en cuenta que es uno de los veteranos integrantes del partido que dejó a cero la partida presupuestaria de la Memoria Histórica, que subvencionaba a la fundación del dictador o cuyo portavoz en el Congreso calificó de “entretenimiento” la voluntad de numerosos partidos y organizaciones de exhumar los cuerpos de los represaliados por el franquismo.

Mientras en Sevilla el PP trata de torpedear la declaración de una antigua comisaría como lugar de memoria histórica, en Málaga avanzan para crear el primer parque público nacional que conmemora a los fusilados de la Guerra Civil.El discurso del veterano dirigente popular choca con el de muchos compañeros de filas del partido. Mientras en Madrid el PP de Cifuentes vota en contra de una propuesta que pedía investigar los crímenes franquistas, el Ayuntamiento de Málaga y la Diputación financiaron el monumento de la pirámide que preside el cementerio de San Rafael en honor a todas las víctimas de la cruenta guerra.

Además, el consistorio también aportó, junto a la Junta de Andalucía y el Gobierno central, capital para exhumar los cuerpos de la mayor fosa común de Europa.“Es algo muy peculiar”, reconoce Pepe Sánchez, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que alude a los orígenes de la UCD de De la Torre y no de Alianza Popular para explicar las diferencias respecto al resto de sus compañeros de partido.

Salvador Guzmán opina que este tipo de actos son solo “una flor entre toda la primavera” aunque, para él, el regidor municipal “es un amigo”. “Ha ayudado mucho a que la memoria de esta ciudad no se olvide”, detalla. Sánchez reconoce que posiblemente el acto celebrado en memoria de las víctimas “sea uno de los pocos que organiza un Ayuntamiento gobernado por el PP”.

El presidente de la ARMH de Málaga confiesa que las relaciones con De la Torre son “relativamente buenas”, ya que siempre que ha habido algún choque “se ha arreglado hablando con él”. “La ciudad fue pionera en la lucha de la libertad, en la exhumación de los restos de los represaliados cuando nadie lo hacía y lo será cuando se haga un parque para la memoria”, esboza. De la Torre siempre ha tenido “predisposición” para que las peticiones de la asociación “lleguen a buen puerto”.

En el final del discurso, el alcalde, un radical si comparamos su retórica y sus actuaciones con el resto de compañero de filas en materia de Memoria Histórica, gritó un viva a la libertad y la democracia. Un sonoro aplauso acompañó a las palabras del alcalde, una figura que nunca puso trabas a lo que su partido sí ha acostumbrado a hacer.