Publicado: 03.01.2017 21:37 |Actualizado: 04.01.2017 08:14

El Gobierno redobla la presión sobre el PSOE para que apoye sus presupuestos

Montoro amenaza con no adelantar dinero a las Comunidades si los socialistas no aprueban sus cuentas y confía en que no tardarán mucho en salir adelante.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en una imagen de archivo. REUTERS

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en una imagen de archivo. REUTERS

MADRID.- Presupuestos del Estado a cambio de Presupuestos autonómicos. Esa es la fórmula con la que el Gobierno está presionando al PSOE para que, igual que ocurrió con el techo de gasto, termine apoyando sus cuentas para el 2017. Así lo reconoció el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la última reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) y, aunque los socialistas mantienen su "no", en el PP ya casi dan por hecho que lograrán el "sí".

Así se desprende de las declaraciones, ayer, de su vicesecretario de Comunicación, que consideró que hay más cosas que "unen" a ambas formaciones que las que las separan. "En materia de pensiones y educación ya estamos negociando y esperamos que en la política presupuestaria también lleguemos a aspectos básicos porque es más lo que nos une que lo que nos separa", afirmó Pablo Casado.

Hacienda asegura que la ausencia de nuevos Presupuestos puede restar unos 4.000 millones de euros de financiación a las Comunidades

También Mariano Rajoy se expresó de un modo similar en su primera entrevista del año, concedida al Faro de Vigo. En ella reconoció que su socio "preferente" es Ciudadanos, "pero no excluye que podamos sumar al PSOE a grandes acuerdos de Estado", añadió.

Y por si el buen tono pactista no funciona, siempre guarda bajo la manga la amenaza velada de convocar elecciones sabiendo, como indican las encuestas, que volverá a ganarlas. "La estabilidad es lo que conviene a España", repitió el presidente del Gobierno.

Antes de eso, el Ejecutivo guarda otra carta bajo la manga: el trueque de Montoro. Hacienda asegura que la ausencia de nuevos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 puede restar unos 4.000 millones de euros de financiación a las Comunidades Autónomas al no actualizarse las entregas a cuenta que reciben. 

Para el ministro, según fuentes de su departamento, se trata de un sistema "piramidal" en el que, si la punta de la pirámide (el Estado) no tiene una previsión de financiación -que, además, está obligado a pactar con el resto de grupos del Congreso-, tampoco la base (las Autonomías y los Ayuntamientos) pueden tenerla. Por ello, aunque no hay ninguna normativa que impida financiar a las Comunidades con un Presupuesto estatal que ya está prorrogado, esa será la táctica a utilizar para convencer a los socialistas de que cambien de opinión.

Montoro buscará el apoyo de los socialistas "sí o sí"

Montoro contará también con sus socios de Ciudadanos, cuyo pacto cumplirán -aseguran dichas fuentes tras la polémica del ministro de Energía, Álvaro Nadal, con respecto a pobreza energética-, pero buscará el apoyo de los socialistas "sí o sí" será su prioridad. Eso sí, a partir de la próxima semana, cuando terminen las vacaciones navideñas y se retomen las negociaciones.

Actualmente no hay ninguna mesa de debate abierta, más allá de las permanentes charlas que se producían en pasillos y despachos del Congreso. Entrado enero, como anunció también Iñigo Méndez de Vigo, se reforzará la búsqueda de acuerdos con el fin de alcanzar un pacto y poder aprobarlos cuanto antes.

De hecho, el Ejecutivo de Rajoy confía en que no tardarán mucho en poder sacar adelante sus cuentas, según las fuentes consultadas. Hacienda tiene ya un preparado un borrador que apenas habrá que retocar con las exigencias de la oposición, como el aumento del permiso de paternidad que ya ha entrado en vigor el 1 de enero.

Hacienda ya tiene preparado un borrador en el que habría que incluir las exigencias de la oposición

Otras fuentes del PP apuntan a la posibilidad de que el PSOE exija a cambio alguna medida social -como ocurrió con el aumento del salario mínimo en el pacto para fijar techo de gasto y objetivo de déficit-, pero dan por hecho que, de un modo u otro, terminarán cambiando de opinión pese a su negativa actual y su insistencia en que no admitirán "chantajes", según afirmó su portavoz económico, Pedro Saura.

"Si fuera con un pacto PP-PSOE sería estupendo porque tendría un apoyo parlamentario suficiente como para que las medidas o la legislación que derive de esos Presupuestos tenga la estabilidad parlamentaria deseable durante todo el ejercicio político", afirmó ayer Pablo Casado. No obstante, anunció que los conservadores contarán también con sus "socios de investidura" (Ciudadanos -que amenaza con no apoyarles si no cumplen sus exigencias pactadas- y Coalición Canaria), así como con "otros partidos con los que podamos compartir políticas presupuestarias".

De hecho, el Gobierno no ha cerrado tampoco la vía del PNV. Aunque los nacionalistas vascos se mantienen reticentes a aceptar las cuentas de Rajoy, otras fuentes de Moncloa confirman que existe una "buena relación" con ellos y que cuentan con ellos para aprobar los Presupuestos de 2017. Si el PP (137 diputados) logra el apoyo de los 32 de C's, los 5 del PNV y otro de su socia de Coalición Canaria sumaría los 175 escaños suficientes para sacarlos adelante. Pese a ello, Rajoy seguirá presionando a los socialistas para que apoyen sus cuentas "sí o sí".