Publicado: 20.11.2014 13:31 |Actualizado: 20.11.2014 13:31

"Es un profesional con 12 años de servicio, no se pueden vulnerar sus derechos de esta forma"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El teniente Luis Gonzalo Segura, arrestado este martes por vía administrativa por el Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), sigue sufriendo restricciones propias de otra época en su reclusión. 

Prácticamente incomunicado y todavía privado de acceso a ropa limpia o dinero para comprar las medicinas que precisa para las secuelas de su huelga de hambre de 22 días, el teniente Segura está "muy tocado psicológicamente", informa su abogado. Además, el Ejército le está sometiendo a largos interrogatorios sobre los expedientes que tiene abiertos y que podrían derivar en su expulsión de las Fuerzas Armadas.

El tenente está "muy tocado psicológicamente" por las duras condiciones de su arresto, dice su abogadoSu letrado ha explicado a Público que ha aconsejado a su cliente que "se niegue a declarar y alegue que no tiene sus capacidades al 100%", dadas las condiciones de su arresto. "Es increíble como se le está tratando, este hombre es un profesional, con muchos años de servicio, no se pueden vulnerar sus derechos de esta forma", denuncia.

Tal y como ha informado este medio, el teniente Segura fue arrestado este martes cuando acudía a declarar. El Ejército le acusa de haber faltado a dos citaciones, aunque su abogado no acepta la legitimidad de este argumento ya que, al igual que cualquier ciudadano, Segura "tiene derecho a no declarar". El JEME ha sido implacable con el teniente, colaborador de Público y autor de Un paso al frente (Ediciones Tropo), por sus revelaciones sobre la corrupción que se esconde en las Fuerzas Armadas.

El Ejército está aplicando al teniente Segura las medidas más rigurosas que permite el estamento militar. Sus 30 días de arresto suponen el periodo máximo que permite la ley para este tipo de sanciones disciplinarias impuestas por vía administrativa, que cada vez son más insólitas por el caracter autoritario que encierran.

"Yo en toda mi vida profesional, y ya llevo muchos años en esto, no lo he visto, es una cosa casi excepcional", confiesa Mariano Casado, secretario general de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) y experto en derecho militar, que expone que su organización "está absolutamente en contra del arresto cautelar y como medida disciplinaria".

"Los arrestos disciplinarios tienen que hacerse siempre en condiciones que preserven la dignidad de la persona""Me parece que no es correcto el trato que se le está dando. El arresto y el cumplimieto de las normas disciplinarias tienen que hacerse siempre en condiciones que preserven la dignidad de la persona", anuncia Casado, que citala Ley Orgánica 9/2011 que regula el comportamiento del militar: "En ningún caso los militares estarán sometidos ni someterán a otros a medidas que supongan menoscabo de la dignidad personal o limitación indebida de sus derechos".

El secretario general de la AUME, la principal asociación del Ejército, opina en su conversación con Público que las condiciones del arresto de Segura contraviene estas pautas: "coger a una persona sin avisarla, arrestarla cautelarmente sin darle la posibilidad a que arregle sus asuntos pendientes previamente... Y además hay que tener en cuenta que esto no es una detención por un delito sino una cuestión disciplinaria"