Público
Público

Sentencia de la Gürtel El PSOE decide presentar una moción de censura contra Rajoy

El líder socialista, que será el candidato a la Presidencia del Gobierno, lleva su decisión a la Ejecutiva Federal que acordará dar el paso, en una reunión de trámite

Publicidad
Media: 3.21
Votos: 39

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada a la reunión que mantuvieron en el Palacio de la Moncloa. EFE/ Emilio Naranjo

Tras horas de intenso debate, la dirección federal del PSOE tiene decidido dar el paso y presentará una moción de censura contar Mariano Rajoy, tras conocerse este jueves la sentencia del caso Gürtel que condena al PP y a varios de sus dirigentes por la financiación ilegal del partido, según han confirmado a Público varias fuentes del partido.

Sánchez comunicará este viernes la decisión adoptada a la Ejecutiva Federal, en una reunión prácticamente de trámite, pues la mayoría de sus miembros, así como varios barones del PSOE, apostaron desde el principio por dar el paso y no limitarse a la crítica al Gobierno.

El debate fue muy intenso en el PSOE durante todo el día, ya que nada más conocerse la sentencia que condena al PP y a muchos de sus dirigentes por financiación ilegal del partido, Sánchez se reunió en la cuarta planta de Ferraz con su grupo de fieles.

Allí estuvieron la vicesecretaria general, Adriana Lastra, la portavoz parlamentaria, Margarita Robles; el secretario de Relaciones Institucionales, Alfonso Gómez de Celis; el jefe de Gabinete de Sánchez, Juanma Serrano, el responsable de Coordinación Territorial de la Ejecutvia, Santos Cerdán, y el asesor Iván Redondo, entre otros. Faltó el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que estaba fuera de Madrid. Por la tarde continuaron las reuniones, a la que también se incorporó Carmen Calvo.

Hubo durante toda la mañana una discusión muy intensa en la sede socialista de Ferraz, entre los que pensaban que era el momento de dar el paso, y quienes mostraban más dudas, analizando ventajas y problemas que conllevarían cualquier decisión.

El temor más extendido era el coste que podía suponer interna y externamente apoyarse en los independentistas para echar a Mariano Rajoy, lo que podría ser toda un arma de desgate político en manos del propio PP y, sobre todo, de Ciudadanos.

Otros dirigentes opinan, por el contrario, que “es ahora o nunca”, y que tampoco les van a perdonar una buena parte del electorado de izquierdas que no hayan intentado desalojar a Rajoy del poder tras esta sentencia.

Sánchez compatibilizó lo escuchado en la reunión con una serie de llamadas a algunos barones territoriales y a otros dirigentes con peso en el partido, de los que escuchó opiniones de todo tipo.

Tras mucha deliberación, Sánchez decidió reunir este viernes a su Ejecutiva Federal (muchos de sus miembros que no estuvieron en el despacho de Sánchez no tenían conocimiento de qué decisión se iba a tomar) para escuchar también sus opiniones y comunicarles la decisión final que se llevará a cabo, que será la de presentar la moción de censura.

Esta decisión no necesita pasar por la ratificación del Comité Federal (el máximo órgano del partido entre congresos), aunque las fuentes consultadas sostienen que, de reunirse, la moción de censura recibiría igualmente, el apoyo mayoritario de los dirigentes socialistas. La intención de Ferraz es, una vez recibido el visto bueno de la Ejecutiva, registrar la moción lo antes posible en el Congreso de los Diputados.

¿Qué moción?

También ha surgido el debate sobre con qué apoyos contar en la moción y hasta algún dirigente ha barajado la posibilidad de presentarla con el único fin de convocar elecciones. Quienes así opinan creen que podría ser un buen “caramelo” para buscar el apoyo de Ciudadanos, crecido por las encuestas; y piensan que el PSOE no debe tener miedo a una cita con las urnas.

Otros dirigentes creen que sería un disparate esa opción, que aún quedan dos años de legislatura y que al que menos le conviene una cita electoral actualmente es el PSOE. “Si hay moción y la ganamos, es para gobernar dos años que restan de legislatura y se pueden hacer muchas cosas”, aseguró un miembro de la Ejecutiva Federal.

Alguna otra idea que ha rondado por parte de algún dirigente del PSOE es pedir la dimisión de Rajoy y, de no hacerlo, presentar la moción. Pero la mayoría opina que la corrupción afecta a todo el PP, y que es cuestión de un cambio de nombres. “Esa es una opción más propia de Ciudadanos”, manifestó a Público un miembro de la Ejecutiva.

En lo que hay unanimidad, es que el PSOE optara por la posición que optara, asumiría un coste político importante. O bien por su ala izquierda por permitir a Rajoy en el poder sin hacer nada (campo abonado para Podemos); o bien por su ala más centrista por apoyarse en el “racismo” independentista para hacerse con el poder (campo abonado para Ciudadanos). Sánchez ha decidido pagar la segunda factura.

Sánchez, candidato

Pedro Sánchez, además, será el candidato a la Presidencia del Gobierno, ya que la Constitución no obliga a que tenga que ser diputado.

El único requisito que contempla la ley es ser español, mayor de edad, disfrutar de los derechos de sufragio activo y pasivo, y no estar inhabilitado para ejercer empleo o cargo público.

De hecho, en la democracia española hay un precedente en 1987, cuando el entonces líder del PP, Antonio Hernández Mancha, presentó una moción de censura contra Felipe González cuando no era diputado.