Público
Público

PSOE Sánchez plantea que los sueldos de los políticos también suban un 0,25% si las pensiones no se revisan con el IPC

El secretario general del PSOE promete blindar Sanidad, Educación, Dependencia y Pensiones en la Constitución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante su intervención en la clausura de la Escuela de Buen Gobierno Jaime Vera de su partido. | J.J GUILLÑEN (EFE)

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, clausuró este domingo la Escuela de Gobierno de su partido, lanzando dos compromisos programáticos muy concretos y una advertencia al Gobierno de Mariano Rajoy.

El primer anuncio de Sánchez, ya conocido, fue la promesa de que si el PSOE llega al Gobierno las pensiones se volverá a subir en función de la evolución del IPC. La segunda promesa se refirió a que el PSOE se compromete a blindar en la Constitución los cuatro pilares del Estado de Bienestar: Sanidad, Educación, Dependencia y Pensiones.

Sánchez afirmó que esos pilares son los principios de solidaridad de cualquier sociedad, "y la argamasa del socialismo democrático ha sido siempre defender la solidaridad", afirmó.

En cuanto a la advertencia a Mariano Rajoy, Sánchez anunció que si el presidente del Gobierno no rectifica y vuelve a subir las pensiones en función del IPC, el PSOE presentará en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado una propuesta para que el sueldo de los políticos suba también un 0,25% anualmente y se incorporen a lo que denomino como "la dictadura del 25%".

El resto de su intervención fue denunciar las políticas que está aplicando "las dos derechas" —en referencia a PP y Ciudadanos— a las que acusó de no conocer lo que está pasando en la sociedad y la movilización social que se está produciendo como consecuencia de sus políticas. Para Sánchez, la gente se rebela "porque está viendo que sí se socializaron las pérdidas, pero ahora no se socializan los beneficios", afirmó.

Sánchez indicó que otra política es posible, y aseguró que el PSOE tiene otras respuestas para tres preguntas: cómo se crece, cómo se distribuye y cómo se regenera la democracia. Aseguró, además, que hay otras prioridades en este país que el Gobierno no atiende y que las reclama la ciudadanía. En este sentido, indicó que un Gobierno tiene que tener obligatoriamente un ministerio de Industria, un ministerio de Cultura y un ministerio de Igualdad para afrontar estas cuestiones. Por todo ello, aseguró: "Frente a la derecha de las dos caras, se va a imponer el rompeolas socialista".

De hecho, buena parte del discurso de Sánchez fue una arenga a los suyos ya que, pese a las encuestas, aseguró: "Estamos tocando con la punta de los dedos volver a convertirnos en la primera fuerza de este país", aseguró.

Por ello, pidió al PSOE "trabajar duro" en el año que queda para las elecciones autonómicas y europeas, "por los ciudadanos y para reconstruir el Estado de Bienestar", dijo; y aseguró que si se vence en estos comicios se ganaran las elecciones generales del 2020.

Llamamientos a la unidad

Antes de la intervención de Sánchez se generó un ambiente muy emotivo por la entrega de la primera edición de los premios 'Manuel Marín', en homenaje al ex comisario europeo y ex presidente del Congreso recientemente fallecido, que recayeron en Manuela de Madre, Demetrio Madrid y Enrique Barón.

Los tres hicieron intervenciones llamando a la unidad del partido y destacando el liderazgo de Pedro Sánchez, algo que no le vino mal al líder socialista tras no haber conseguido la unidad deseada en torno a la Escuela de Gobierno.

Así, la ex alcaldesa Manuela de Madre, tras animar a Sánchez a llegar al Gobierno, le pidió que nunca olvide que "no se puede hacer música sin el pentagrama, y el PSOE y la socialdemocracia somos el pentagrama".

El ex presidente de Castilla y León Demetrio Madrid destacó que Sánchez ha sido el secretario general que "tiene todo el respaldo como ningún secretario general ha tenido nunca". Y, finalmente, el eurodiputado y ex ministro Enrique Barón afirmo: "No hay que dar consejos de vieja guardia, lo que hay que hacer de cara a los que están ahora en primera línea es ayudarles y colaborar". Y acabó diciendo: "Pedro, si me necesitas, llama".

Las dos últimas manifestaciones provocaron un largo aplauso y con los asistentes en pie. Si Sánchez no logró del todo unir al partido en la “Escuela de Gobierno”, al menos, le regalaron los oídos en la clausura de una iniciativa política nueva que se pretende repetir cada año.