Público
Público

Puigdemont viaja a Copenhague pese a las amenazas de la Fiscalía

El Supremo rechaza la petición de la Fiscalía de activar la orden europea de detención contra el expresident, que participa en un debate organizado por la universidad de la capital danesa. 

Publicidad
Media: 4.60
Votos: 5

El expresident Carles Puigdemont. - EFE

Carles Puigdemont ha viajado finalmente a Dinamarca pese al riesgo que corría de ser detenido. El expresident ha aterrizado en el aeropuerto de Copenhague a primera hora de este lunes procedente de Bruselas con el objetivo de asistir en un debate organizado por el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Copenhague sobre la situación política de Catalunya.

La Fiscalía, como ya avisó este domingo que haría cuando se confirmara el viaje del expresident, había solicitado al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena que active la orden de detención europea contra Puigdemont, cesado por el Gobierno de Mariano Rajoy al amparo de la aplicación del artículo 155. El magistrado, aunque la encuentra "razonable", ha decidido finalmente rechazar la petición.

El avión, de la compañía Ryanair, en el que ha viajado Puigdemont, procedente del aeropuerto de Bruselas-Charleroi, ha aterrizado en la capital danesa sobre las 08.20 hora local (07.20 GMT). El expresident, que ha viajado acompañado del empresario Josep María Matamala en que ha sido su primer viaje internacional desde que se encuentra en Bélgica, ha sido recibido por el portavoz en Dinamarca de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Carlos Villaró, en el aeródromo, de donde se marchó sin hacer declaraciones a los medios españoles que le seguían. Su llegada produjo un gran revuelo mediático en el aeropuerto y algunos periodistas llegaron a quedarse bloqueados en una puerta giratoria.

El expresident se encuentra en Bélgica desde hace tres meses cuando se marchó junto a cuatro consellers de su Govern. La Justicia española lo acusa de los presuntos delitos de rebelión, secesión y malversación de cargos públicos al haber encabezado el proceso independentista en Catalunya que terminó con la declaración unilateral de independencia el pasado 27 de octubre.

El Gobierno había puesto a disposición de la Fiscalía toda la información que tienen las fuerzas de seguridad del Estado sobre la situación de Puigdemont, según fuentes del Ejecutivo, que añaden que están dispuestos a colaborar en todo momento con "las necesidades de la Justicia".

En declaraciones a los medios desde Bruselas antes e la decisión del Supremo, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha afirmado que la decisión de reactivar la orden europea de detención y entrega (OEDE) es una cuestión que le corresponde a los jueces decidir, pero que "ya veremos" si mantiene la libertad de movimiento que posee dentro de la Unión Europea. "El señor Puigdemont está sujeto a un procedimiento en España. Fuera de ella, de momento, sus movimientos son libres dentro de la Unión Europea, pero ya veremos. Prefiero no pronunciarme", ha expresado.

Dastis ha optado por no aclarar si el Gobierno es partidario de esa activación, ni cómo valora que el expresident catalán se desplace y ha insistido en que es un asunto que debe dirimir la Justicia. "Es una cuestión que corresponde a los jueces y decidir", ha insistido, tras subrayar que el caso de Puigdemont es una cuestión "sometida a tramitación judicial" y que el Gobierno "no tiene mucho que decir".

En un comunicado, la Fiscalía aseguró el domingo que su intención era actuar "inmediatamente" una vez se confirmara el viaje de Puigdemont y solicitar al magistrado del Tribunal Supremo que instruye la causa en su contra que procediera a la activación de la euroorden de detención y entrega, a fin de pedir a la autoridad judicial danesa la detención de Puigdemont.

El pasado 5 de diciembre, el juez español Plablo Llarena decidió retirar las órdenes europeas de detención dictadas contra Puigdemont y los cuatro exconsellers que se encuentran con él en Bruselas, pero mantuvo la advertencia de arrestarlos en cuanto entren en España. Llarena consideró que se debían retirar las órdenes europeas que emitió contra ellos la Audiencia Nacional porque podrían condicionar la evolución de la investigación y los posibles delitos por los que se pueda procesar a los imputados.

La Universidad de Copenhague esperaba a Puigdemont para un coloquio sobre el proceso independentista. El debate ha comenzado a las 14 horas bajo el título de "¿Catalunya y Europa, en una encrucijada por la democracia?". En los planes del político catalán, candidato a ser investido president de la Generalitat, está también reunirse este martes con diputados daneses en la sede del Parlamento del país nórdico, según anunció el viernes Magni Arge, miembro de una formación independentista del territorio autónomo de las Islas Feroe. Los partidos de la coalición de Gobierno danesa han anunciado que no acudirán a esa cita.