Público
Público

Púnica Granados: "Ignacio González es el origen de todas las desgracias de Esperanza Aguirre"

El exsecretario general del PP de Madrid cree que el partido le ha usado como chivo expiatorio para "que de vez en cuando se vea que se hacen cosas en la lucha contra la corrupción". 

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:

Francisco Granados en 'Hoy por hoy.

El exconsejero de la Comunidad de Madrid Francisco Granados considera que la "inmensa mayoría" de los problemas que ha tenido Esperanza Aguirre durante y después de salir del gobierno tienen su origen en Ignacio González

"En su forma de entender la política como ejercicio del poder, que es algo que yo nunca he entendido. Su afán por controlarlo todo, nombrar y desnombrar a todo el mundo y manejar absolutamente todo. Ahí está el origen de todas las desgracias de Esperanza Aguirre, de su afecto y confianza ilimitada en Ignacio González", ha explicado Granados en una entrevista en la Ser.

No obstante, Granados ha dicho que respeta la presunción de inocencia de González, en prisión provisional tras la operación Lezo, y le ha deseado "lo mejor" porque sabe lo que se "sufre en prisión", pero ha reconocido que ambos "nunca han tenido una buena relación".

Granados ha echado de menos que la 'lideresa' no hubiera respetado su presunción de inocencia. No obstante, insiste en que la relación de ambos "no era especialmente buena desde que yo salí del partido porque ella quiso".

También ha relatado que cree en la "honradez" de Aguirre y está convencido de que "nunca ha sospechado" de que pudiera haber casos de presunta corrupción en el gobierno que presidía. También cree que "no hay nada" las acusaciones contra la exconsejera de Educación Lucía Figar, también imputada en el caso Púnica.

El exsecretario general del PP de Madrid cree que el partido le ha usado como chivo expiatorio para "que de vez en cuando se vea que se hacen cosas en la lucha contra la corrupción". "Yo soy uno de esos leños que se echa a la caldera", ha apostillado.

Granados, que niega ser el cabecilla de la trama Púnica, sigue sin saber en qué consiste dicha operación: "He leído un sumario de miles de páginas y todavía no sé qué es y desde luego si existe no formo parte de ella".

El también exsenador vuelve a reconocer sólo un delito fiscal: su cuenta en Suiza. "Esa cuenta la cerré y la forma de cerrarla fue, y ahí vino mi grave error, ceder la cuenta a quien no debía, a David Marjaliza, y por tanto existe una unión con él en ese tema".

En esta línea, Granados ha comentado que concentró allí los ingresos no declarados que proceden de su etapa en el sector bancario y considera que fue un "error" la forma de borrar dicha cuenta. Según afirma, hubo una serie de movimientos o transferencias hacia esa cuenta de sus activos anteriores a la política y que el dinero hallado en casa de su suegro procede de la liquidación de dicha cuenta.