Publicado: 08.11.2013 07:00 |Actualizado: 08.11.2013 07:00

"Lo que alguno quiere es que no haya primarias"

El líder de los socialistas madrileños no descarta "nada", ni formar un tándem con Chacón para ir a La Moncloa ni encabezar él mismo un proyecto para el PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es, por excelencia, el portavoz del sector crítico del PSOE y ejerce como tal tanto en público como en los órganos del partido. Tomás Gómez (Enschede, Países Bajos, 1968) pidió a Rubalcaba ya en diciembre que cediera el testigo durante un polémico Comité Federal. El pasado 25 de octubre volvió a insistir y exigió al líder federal que adelantara las primarias a febrero. Planteó además la necesidad de que el asunto del liderazgo del partido quede cerrado en la Conferencia Política que comienza hoy y que se prolongará a lo largo del fin de semana. No está sólo en sus propuestas, dice, aunque él y los que le siguen sí van "dos pasos por delante" del resto. Público entrevistó al líder de los socialistas madrileños, senador, y profesor de la Universidad Carlos III el miércoles en su despacho del Senado. 

Este fin de semana el PSOE se renueva para los próximos diez años, tal y como están asegurando desde la Ejecutiva. ¿Le gusta el proyecto que se presenta en la ponencia?

Las cosas son no como empiezan sino como acaban. No se si esto es para los próximos diez años. Yo me conformaría con que este fin de semana el PSOE saliese reformado. Y salir reformado es que se cumplan las expectativas que se han puesto en esta Conferencia Política. ¿Cuáles son? Yo creo que dos. Una, que la gente entienda en España que es lo que exactamente queremos los socialistas para este país. Y dos, que digamos a la gente cuándo vamos a decidir quién encarna ese proyecto político. Si tuviese que definir en una palabra lo que necesita el PSOE, diría que claridad, en las ideas y para los ciudadanos.

¿Incorporaría alguna propuesta concreta?

Muchas. Desde Madrid hemos incorporado muchísimas propuestas en el ámbito de lo económico, del Estado de bienestar y también desde el punto de vista orgánico y de funcionamiento del partido. Yo creo que hay algo fundamental y es que la izquierda tiene que definir cómo lucha contra la desigualdad. Es el gran enemigo y la consecuencia directa de la crisis económica.

La ponencia tiene un capítulo completo sobre Igualdad.

Sí, efectivamente. Pero creo que nuestro debate es amplio, con muchos matices y desde muchos prismas. Pero al final tenemos que ser capaces de transmitir a la sociedad española todo ese conjunto de ideas en pocas frases y en pocas palabras que sean capaces de entenderse. Lo que creo que toca ahora es el blindaje en la Constitución de los derechos de las personas: la sanidad, la educación y las pensiones. Esta es una de las ideas fuerza que llevamos. Otra es que hay que explicar a la gente que queremos un nuevo modelo de impuestos. Que ya es hora de que Botín pague impuestos y no paguen los de siempre. Hay que decir a la gente que el PSOE hace una apuesta por una reforma financiera que no es pagar los boquetes de los bancos privados, sino que es establecer una banca pública que sea capaz de dinamizar la economía.

¿Cuáles son esas enmiendas que han presentado sobre el funcionamiento orgánico?

Hemos planteado los clásicos de Madrid. Por ejemplo, la elección directa del secretario general a través de los militantes.

En este asunto existe un debate dentro de su partido. Hay federaciones que tienen dudas.

Nosotros es una cuestión que defendemos desde hace mucho tiempo. También pensamos que la gente tiene ganas de saber quién es la persona detrás de la que el PSOE va a estar las próximas elecciones generales. Quién queremos que sea el próximo o la próxima presidente o presidenta del Gobierno de España.

Entiendo que han presentado enmiendas específicas sobre este último tema. 

Sí. Lo dije en un desayuno informativo. Yo creo que el mes de febrero es la fecha oportuna  para que se produzca ese proceso.

Antes de entrar en la cuestión de las primarias me gustaría insistir en el asunto de las enmiendas a la Conferencia Política. Desde la Ejecutiva aseguran que hay al menos medio centenar de ellas referidas a la monarquía o la República. ¿Está despertando el republicanismo en el PSOE?

El PSOE es un partido republicano. Y los socialistas somos republicanos por convicción.

En la ponencia no se dice nada sobre este asunto.

El republicanismo no es solamente la forma de Estado. Y si ha habido un emblema o una insignia del republicanismo cívico ha sido José Luis Rodríguez Zapatero, en defensa de los derechos colectivos y de los derechos individuales. Eso también es republicanismo.

¿Pero está el PSOE en condiciones de avanzar en el debate sobre la forma de Estado, para decantarse por la República? 

El debate se va a producir. No se cuándo pero se va a producir.  No se si el momento es esta Conferencia Política o no, pero el PSOE debe hacer ese debate porque en la sociedad española se producirá. Probablemente no toca en esta Conferencia Política, pero tocará.

En el desayuno al que antes se ha referido se inclinaba usted por celebrar las primarias en febrero. ¿Ha comentado esto dentro de los órganos del partido?

No ha habido desde entonces órganos del partido a los que plantear este asunto. Es en la Conferencia Política donde se supone que debemos plantear todas estas cosas. 

Entonces, lo va a decir allí.

Lo vamos a defender. La delegación de Madrid va a defender esta posición política en la comisión de organización o en la que corresponda hablar de estas cosas.

¿Teme quedarse sólo, como sucedió en el Comité Federal en el que planteó la necesidad de que Rubalcaba dejara paso a nuevos dirigentes y convocara un congreso extraordinario?

Solos no nos hemos quedado nunca en ningún sitio. En algunos casos nos hemos anticipado. ¿Recuerda los titulares cuando decíamos que el PSOE tenía que hacer primarias abiertas? Decían: 'Se quedan sólos' Dos meses después propuse un impuesto a la banca, y era bolchevismo puro en el PSOE. Hoy es algo que está perfectamente asumido en el partido. Cuando planteamos banca pública se nos llamó de todo... En esta Conferencia Política vamos a intentar que se asiente lo que es una mayoría de pensamiento en el PSOE, hoy por hoy. Cuando nos acusaban de estar a la izquierda del PSOE yo decía que no, que estábamos dos pasos por delante. Por lo tanto solos no hemos estado en ningún momento. No por lo que me cuenten a mí los dirigentes del partido. Hemos escuchado muchas voces públicas y publicadas estos días acerca de la opinión de muchos dirigentes del partido.

¿Le han pedido en algún momento que se modere? ¿Que no diga todo lo que piensa en público?

No. Porque para empezar no creo que esa sea la forma de actuar en el partido. Y segundo, si alguien se le ocurriese, sería conocerme muy poco.

¿Le ha dolido que Andalucía se haya pronunciado tan claramente a favor del calendario que defiende Rubalcaba, para que las primarias se celebren después de las europeas?

No. De diferentes posiciones tenemos que intentar llegar a un consenso. ¿Cuál es el riesgo que veo yo? Que como no se celebren en el primer semestre, probablemente no haya un hueco para que se celebren. Es lo que alguno quiere, que no haya primarias. 

¿Fue el desayuno del otro día el preludio de un tándem entre usted y la señora Chacón para las primarias?

Primero que se fije una fecha, un calendario, y vayamos por partes. Primero que se fije un calendario y después ya hablaremos y ya diremos qué vamos a hacer.

No descarta ese tándem entonces.

Hoy en el PSOE nada es descartable. Por cierto, la aparición de Carme Chacón que parece que sorprendió a muchas personas pero ella mantiene conversaciones y había muchos dirigentes regionales del partido que conocían ese desayuno desde hacía semanas.

Ayer Chacón aseguró que si los compañeros se lo pedían volvería a liderar un proyecto para el partido. ¿Y usted, estaría dispuesto?

Está todo abierto. Cuando la dirección de mi partido ponga la fecha diré lo que pienso y diré lo que hago.

¿Hay un falso cierre de filas en torno a Rubalcaba en el partido?

Si cada vez que alguien habla y emite una opinión se genera una crisis y una convulsión en el PSOE creo que es indicador de que, efectivamente, hay un liderazgo que está cuestionado. Yo lo que defiendo es que tengamos ya un liderazgo sin cuestionar. Que se tome esa decisión, sea cual sea, y a partir de ahí todos detrás de nuestro candidato a la Presidencia del Gobierno.

¿El PSOE sólo podrá ganar con IU?

Todos los apoyos que reciba el PSOE bienvenidos sean. Es para lo que trabajamos día a día, para que nos apoyen cada vez más ciudadanos y nos apoyen cada vez más políticos. En el panorama inmediato es evidente que el PSOE tiene una merma de voto en todos los sitios y que se van a producir muchos cambios de gobierno y que probablemente vaya a haber gobiernos de coalición en muchos territorios, municipios y comunidades autónomas.

¿Se está preparando para gobernar en Madrid con IU?

En Madrid va a producirse un cambio de gobierno. Yo creo que la obligación que tenemos nosotros y la que tiene IU intentar lograr el mejor resultado posible de aquí a las elecciones. A partir de ahí yo creo que los ciudadanos van a votar por un cambio de gobierno. No tengo ninguna duda.

Madrid se presenta como un bastión de la derecha. 

Un bastión roto de la derecha. Si ha habido sitios donde ha habido un claro desgaste de la derecha ha sido en Madrid y en Valencia. También son los territorios donde más lleva gobernando el PP.

Ustedes han prometido que van a revertir las privatizaciones puestas en marcha por la derecha en Madrid. ¿Tienen margen de maniobra?

Por supuesto. Además es un compromiso personal que he adquirido y que hemos adquirido los socialistas. Será la primera decisión de gobierno. Es que hay servicios públicos que satisfacen derechos de las personas. Por eso hablaba yo del blindaje constitucional y de una nueva ley de sanidad. Los servicios públicos que satisfacen derechos de las personas no sólo son intocables , es que son la prioridad que tiene que tener un gobierno. Privatizar la sanidad significa poner en peligro el sistema sanitario y desmantelar el sistema sanitario. Por lo tanto, es lo primero que hay que hacer. Y hay margen de maniobra, por supuesto.

Pero eso supone dinero.

Hay un instrumento que otorga la ley: la expropiación. Nosotros hemos avisado a las empresas que trataron de hacerse con los hospitales. Todo indica que no se va a producir esa privatización porque van a paralizarla los juzgados, porque los profesionales sanitarios han estado más a la altura de lo que la sociedad podía exigirles. Pero si se produjese la privatización cabría la expropiación.

En las calles perviven, sin embargo, las críticas al bipartidismo. ¿Cree que las mareas u otros movimientos pueden percibir al PSOE como su alternativa?

Las mareas tienen un objetivo que no es electoral, por lo que nunca las he mirado con esos ojos. ¿Qué persiguen? Frenar a la derecha. Ahora estamos todos codo con codo frenando a la derecha para que no desmantele lo construido durante 30 años. Cuanto menos destroce, menos habrá que reconstruir y más se podrá seguir avanzando. Las críticas al bipartidismo han tenido una consecuencia directa, que es el monopartidismo. 

¿Cree que el cierre de RTVV es el ensayo del cierre de Telemadrid?

Esperemos que no. Nuestra posición es radicalmente en contra. Queremos a los medios de comunicación públicos. Además, Stephen Hassel dice que uno de los pilares de la democracia es la existencia de medios de comunicación públicos, eso sí, independientes de los poderes económicos, de los poderes internacionales y del gobierno de turno. 

¿Se compromete a que si llega al Gobierno de Madrid Telemadrid será independiente?

Por supuesto. A los socialistas se nos podrán criticar muchas cosas, pero desde luego Zapatero fue un ejemplo de cómo se puede gestionar bien y de forma imparcial un medio de comunicación público como es RTVE.