Público
Público

Rajoy aprovecha el brexit para cargar contra los peligros del soberanismo catalán: "Referéndums, los justos"

La decisión de los británicos de salirse de la UE supone una cortina de humo involuntaria que le da un respiro al candidato del PP, atosigado por la conspiración antisoberanista. El presidente cree que supone un "contratiempo serio", aunque "no hay nada que temer".

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

El candidato del PP, Mariano Rajoy, durante su intervención en una comida-mitin del partido en Teruel. / EFE

MADRID.- La decisión de los británicos de salirse de la Unión Europea ha dado un respiro a Mariano Rajoy, que en la recta final de la campaña se había visto forzado a dar explicaciones sobre la supuesta conspiración del ministro del Interior para tratar de minar el proceso soberanista catalán. El sí al brexit ha supuesto, el día que la caravana electoral llega a su destino final de Madrid, una cortina de humo involuntaria.

El presidente del Gobierno compareció a primera hora en la Moncloa para transmitir un mensaje de tranquilidad, aunque reconoció su “tristeza” por el resultado del referéndum. Minutos después de que David Cameron anunciase que dimitirá en octubre como primer ministro británico, Rajoy advirtió de que la salida de Reino Unido de la UE supone un “contratiempo serio”, si bien España es lo suficientemente robusta, según él, para afrontar los efectos colaterales del brexit.

El resultado de la votación modificó la agenda del candidato del PP, que dejó plantados a los simpatizantes que lo esperaban en la plaza del Torico de Teruel. Sí acudió, con retraso, a la cita posterior en el hotel restaurante que acogió una comida-mitin del PP local, en la que estuvieron presentes la presidenta regional del partido, Luisa Fernanda Rudi, y el cabeza de lista al Congreso, Manuel Blasco. El nombre del local elegido, El Milagro, resulta premonitorio, aunque habrá que ver qué le deparan los pactos tras el 26-J.

Al revés de lo que viene siendo habitual, Rajoy fue el primero en hablar, no fuese a ser que su discurso no llegase a tiempo a los informativos de la hora de comer. Lo primero que hizo fue disculparse por no acudir a la plaza del Torico y, a continuación, dedicó su intervención a analizar las consecuencias de la salida del Reino Unido de la UE, un resultado “triste”, pero “no hay nada que temer”, matizó el líder popular.

“La decisión que han tomado los británicos no es una buena noticia para nadie”, afirmó el presidente del Gobierno en funciones, quien se mostró cauto sobre las futuras relaciones del Reino Unido con la UE. “Ahora hay que defender los intereses de España”, añadió Rajoy, con un ojo puesto en Catalunya. “Los referéndums, a la hora de convocarlos, hay que pensárselos”, dijo el candidato conservador, porque “generan divisiones en la sociedad”.

“Con lo importante no se juega”, advirtió el presidente en funciones, quien consideró que un gobernante, en situaciones difíciles, no debe trasladar ciertas decisiones a los ciudadanos, pues a su juicio corresponde tomarlas al propio gobernante. “Referéndums, los justos”, insistió Rajoy, convencido de que antes de convocar procedimientos de este tipo hay que medir “las consecuencias de ganarlos o de perderlos”.

“No vamos a autorizar nunca un referéndum sobre la autodeterminación de una parte de España en el que se niegue la posibilidad de decidir sobre lo que es su país al resto de los españoles, porque España es de todos y no de unos pocos”, añadió Rajoy en referencia a Catalunya, cuyos dirigentes “quieren hacer un referéndum para liquidar la soberanía nacional”. El presidente volvió a ejercer el papel de gobernante sensato (“no conviene jugar con lo importante”) que apela a la prudencia, pues “suele ser una buena virtud”. Y, para reforzar sus palabras, tiró de refranero: “Hombre precavido vale por dos”.

Horas antes, en el programa Herrera en Cope, no descartó una cadena de mensajes para disuadir a los electores de votar al PP, similar al Pásalo que circuló de móvil a móvil tras los atentados del 11-M. “Nunca se sabe”, aventuró Rajoy, quien volvió a tomarse a “broma” que Fernández Díaz conspirase con el jefe de la Oficina Antifrau de Catalunya para tratar de desacreditar a los dirigentes soberanistas. “Hay algunos que no pierden ripio y aprovechan cualquier oportunidad [para] pescar un voto aquí y allá", criticó el candidato del PP, quien esta tarde dará un mitin en Valencia antes del cierre de campaña en Madrid.