Publicado: 16.03.2016 16:47 |Actualizado: 16.03.2016 16:51

Rajoy esquiva las preguntas sobre Barberá mientras habla de la importancia de generar confianza

El presidente del Gobierno en funciones alerta de que la "incertidumbre política" por la falta de gobierno, la "demagogia" y "algunas de las cosas" pueden "poner en peligro muchas cosas", como la confianza en la economía española.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante su intervención en la clausura sobre el empleo, la primera de las que el PP pondrá en marcha en las próximas semanas para defender los cinco ejes sobre los que busca un acuerdo de gobierno, e

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante su intervención en la clausura sobre el empleo, la primera de las que el PP pondrá en marcha en las próximas semanas para defender los cinco ejes sobre los que busca un acuerdo de gobierno, este miércoles en Madrid. EFE/J.J. Guillen

MADRID.- El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha evitado hablar sobre Rita Barberá durante la clausura de la convención del PP sobre crecimiento y empleo que se ha celebrado en Madrid, donde sí ha alertado de que la "incertidumbre política" por la falta de gobierno, la "demagogia" y "algunas de las cosas" pueden "poner en peligro muchas cosas", como la confianza en la economía española.

Rajoy solo ha hecho una alusión a la corrupción para subrayar que es otro de los objetivos de España y para mostrar su disposición a impulsar todas las medidas y procedimientos a su alcance para combatirla.



Los periodistas han intentado tanto a su llegada como a la salida del acto preguntarle por este asunto, pero el jefe del Ejecutivo en funciones ha esquivado las preguntas. "¿Por qué al final se decide abrir expediente a Barberá?" o "¿ha hablado con Barberá después de anunciar la apertura de expediente informativo?", han sido algunas de las cuestiones que se le han formulado.

Los 'populares' presentes en la convención sobre empleo, entre los que se encontraban la cúpula del PP y buena parte de sus ministros como la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, Fátima Báñez, Rafael Catalá, Cristóbal Montoro o Ana Pastor, se han esforzado en escenificar un cierre de filas y negar que exista "división" dentro del partido en relación con la lucha contra la corrupción, después de que ayer se hicieran diferentes lecturas sobre la actitud de Rita Barberá.

Así, mientras que Mariano Rajoy dijo que estaba "tranquilo" ante el hecho de que la exregidora aceptara la petición del juez de declarar voluntariamente, los vicesecretarios de Comunicación y de Sectorial, Pablo Casado y Javier Maroto, coincidieron en que las explicaciones de Barberá habían sido "insuficientes".

El responsable de Organización del PP ha recalcado que no existe "ningún tipo de división" en su partido. "Existe una unidad clara en torno a la lucha contra la corrupción", ha aseverado. Además, ha asegurado que un expediente de esa naturaleza -cuya decisión se acordó en la mañana del martes- es "imposible" hacerlo "sin la instancia del presidente del partido y la secretaria general" del PP.

"Lo importante es generar confianza dentro y fuera de España"

Durante el acto y tras reivindicar su gestión, Rajoy ha recalcado que las cosas no pasan por "casualidad" sino porque se toman las medidas que hay que tomar, no se hace "demagogia barata" y se "piensa en el interés general".

"Lo importante es generar confianza dentro y fuera de España. Y para eso hay que hacer muchas cosas, cuidar lo que se dice, cuidar los mensajes que se dan y no cometer demasiadas tonterías que ya algunas estamos viendo en los últimos tiempos", ha dicho Rajoy, que ha repasado las medidas para fomentar el empleo que recoge el PP y que están incluidas en su programa electoral.

Recupera su discurso de campaña

De hecho, el presidente del Gobierno en funciones ha recuperado muchos de los mensajes en los que hizo hincapié antes de las elecciones del 20 de diciembre, recordando que cuando el PP llegó al Palacio de la Moncloa el país estaba al "borde de la quiebra", pero ahora crea empleo y se han "mantenido los pilares básicos del Estado del Bienestar".

Rajoy ha dicho que el paro "sigue siendo el gran objetivo nacional" porque es el "gran problema de España". Sin embargo, ha puesto en valor las medidas de su Ejecutivo, entre ellas la reforma laboral, que ha permitido que "entre 2014 y 2015 se hayan creado 960.000 empleos". "Lo que antes era destrucción de empleo y aumento del paro, ahora es subida de la ocupación y bajada del paro a tasas muy significativas. A veces no nos acordamos de lo que ha pasado en los últimos años", ha indicado.

Tras defender el pacto por el crecimiento y el empleo que ha ofrecido a PSOE y Ciudadanos (junto a otros cuatro pactos de Estado), ha señalado que él apuesta para el Gobierno de España por un pacto "tan extraño" como el que hay en Alemania, Austria o las instituciones europeas, "donde las cosas funcionan de manera razonable".

Durante su discurso, ha provocado algunas sonrisas del auditorio cuando, mientras hacia hincapié en que hay que evaluar el coste social de infraestructuras, ha dicho: "Por las carreteras tienen que ir coches y de los aeropuertos salir aviones". Algo similar ha ocurrido cuando ha asegurado "y las cosas ya tal", una muletilla que ha empleado en alguna otra ocasión.