Publicado: 06.07.2014 13:28 |Actualizado: 06.07.2014 13:28

Rajoy insta al sucesor de Rubalcaba a seguir luchando con él contra el soberanismo catalán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pidiendo al sucesor de Alfredo Pérez Rubalcaba al frente del PSOE que le ayude a frenar el auge soberanista en Catalunya. Así se ha presentado hoy Mariano Rajoy en el campus FAES, donde ha defendido ante José María Aznar la política económica del Gobierno, tan criticada por su antecesor desde que decidió subir los impuestos en 2011.

Llevaban tiempo sin verse y la amenaza de lluvia hizo peligrar la foto del encuentro. Pero no fue así. El sol brilló en la sierra de Guadarrama y los presidentes del Ejecutivo y del think thank del PP, respectivamente, posaron, sonrientes, ante los medios de comunicación. Rajoy y Aznar volvieron, así, a disimular sus diferencias este domingo, en la clausura de la XI edición del campus de verano que organiza la fábrica de ideas de los conservadores,  aunque lo que no tuvo lugar fue la habitual conversación informal en el jardín.

"No he traído corbata", comenzó Rajoy excusándose ante su antecesor al frente del partido. "Yo no me la he quitado en todo el campus" (una semana), le reprochó Aznar en el primer saludo. Ahí se quedó todo. Después, llegaron las flores. "Es una gran satisfacción que [Rajoy] haya participado en las11 ediciones del campus", aseguró Aznar. "Es el ponente más estable, más consolidado y más fiel", agregó. Rajoy, por su parte, respondió que "ama la estabilidad" y le devolvió los halagos tildándole de "querido amigo" al iniciar su intervención.

Una conferencia en la que recordó los logros de la primera mitad de su legislatura y presentó los retos que aún le quedan por afrontar. Entre ellos, el del desafío independentista lanzado por el Govern de Artur Mas, una cuestión a la que también había aludido Aznar: "El desafío secesionista que sufre España por parte del nacionalismo pone en cuestión la Constitución y la unidad histórica de España", lamentó.

Aun así, pidió ayuda a la oposición para poder mantenerse en su firmeza:"Espero que [Eduardo Madina, Pedro Sánchez o José Antonio Pérez Tapias] mantenga la posición que ha mantenido [Rubalcaba] hasta ahora con el tema catalán; una posición de contacto directo con el Gobierno", especificó el presidente. "Mi postura sigue siendo la misma: la consulta no se va a celebrar porque es ilegal", sentenció.

Rajoy también pidió la colaboración del PSOE y del resto de partidos en lo que a sus medidas de regeneración democrática se refiere. "Es más fácil comentar que reformar, opinar que decidir y criticar que construir, pero espero que nos ayuden a hacer algo útil que beneficie a nuestro país", sentenció, tras haber hecho referencia al debate sobre la elección directa de alcaldes y la reducción del número de aforados que abrirá el PP esta misma semana en la escuela de verano y que el presidente pretende concretar con propuestas a partir de septiembre.

De otro lado, el jefe del Ejecutivo lamentó "la afición a las malas noticias" de aquellos que aseguran que la recuperación económica actual se ha logrado "a costa del Estado del bienestar". "No hay mejor política social que la creación  de empleo. El Gobierno priorizó y la atención social sigue ahí", aseguró, argumentando que "no se han bajado ni congelado las pensiones, la sanidad es más universal que antes y no hay un año en que se haya destinado tanto dinero a becas". Y, aprovechando la coincidencia con el inicio del San Fermín, Rajoy hizo un guiño a la fiesta para sentenciar que "ahora hemos pasado lompeor y ya crecemos porque hemos cogido el toro por los cuernos".

Así, el presidente presumió de sus "reformas estructurales" como la reforma laboral, la ley de estabilidad presupuestaria y la reestructuración del sistema financiero, de haber evitado el rescate y de reducir el paro.  "Esto no pasa porque sí, no cae del cielo, no es por casualidad", insistió. "Ahora debemos seguir trabajando en la misma dirección", agregó prometiendo que "al final de la legislatura habrá más población ocupada, más gente afiliada a la Seguridad Social y menos paro que al principio".

Por otro lado, echó en cara a Aznar que al fin ha bajado los impuestos ("Hemos preparado una reforma fiscal que en dos años devolverá a los contribuyentes 9.000 millones de euros", dijo) y, recordando las últimas medidas electoralistas aprobadas por el Consejo de Ministros, confió en que "la salida de la crisis" devolverá la confianza internacional hacia España. "En España somos jueces muy severos con nosotros mismos y eso puede ser una autocrítica beneficiosa en ocasiones, pero no nos pueden hacer olvidar que España es un país respetado y respetable", mitineó. E instó a los ciudadanos a defender la "gran nación" que es. "No nos faltan motivs para tener un patriotismo sereno, cívico y orgulloso de lo que somos", concluyó Rajoy.

Después, la reunión terminó como empezó. Con Aznar indicándole a Rajoy dónde colocarse para la foto final, sin apenas cruzar más palabras que las de las coordenadas adecuadas para los medios. Tras conversar -por separado- con otros participantes y organizadores del campus FAES, Rajoy y Aznar volvieron con ello a intentar escenificar el deshielo de sus relaciones. Al menos, hasta el año que viene.

Democracia Directa: ¿Cómo sería la ley si la votaran los ciudadanos? Participa con tu voto y argumentos

http://www.quoners.es/q/estudio-sociologico-catalunya