Público
Público

Rajoy pone firmes a sus ‘barones’ y convoca un cónclave autonómico

El PP prepara la reunión para antes del verano. El presidente del Gobierno busca silenciar las discrepancias antes del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), previsto para julio. Feijóo, González, Monago y Rudi s

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno ha decidido convocar a sus barones autonómicos antes del verano para tratar de unificar posturas en torno a las políticas de cumplimiento de déficit, sobre todo, pero también alrededor de la financiación autonómica, la reforma local o la del conjunto de las administraciones, confirman en el partido. La iniciativa de Mariano Rajoy, trasladada al PP para que se ocupe de la organización, se produce debido al cariz que están tomando las cosas desde que trascendió que el Ejecutivo pretendía flexibilizar el déficit a aquellas Comunidades Autónomas que se viesen incapaces de cumplirlo en 2013, como Catalunya. Para este año, el déficit autonómico debería situarse 1,2% -se ha relajado respecto al 0,7% previsto inicialmente-, pero la Generalitat ya ha anunciado que no podrá alcanzar ni el 2%.

El PP quiere celebrar la cumbre de presidentes antes del verano, concretamente, antes del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), que Hacienda tiene previsto para principios de julio, en los mismos plazos en que Bruselas debería pronunciarse oficialmente sobre la flexibilización del objetivo de déficit para España. La intención del presidente del Gobierno es que sus barones -la mayoría muy críticos hasta ahora con los planes del Ejecutivo- acudan al CPFF con una posición común que evite 'pescar en río revuelto' a los nacionalistas de Euskadi, Catalunya y Canarias y a las dos comunidades gobernadas por los socialistas, Andalucía y Asturias.

El de ayer fue un día complicado para Rajoy y, sobre todo, para su ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. En un comunicado, el presidente extremeño, José Antonio Monago, advirtió al 'Gobierno de España de que no permitirá beneficiar a Cataluña a costa de las comunidades  cumplidoras'. Por su parte, el jefe del Ejecutivo madrileño, Ignacio González, alertaba al Ejecutivo central en una entrevista en la radio pública de que 'cambiar dinero por independencia es inadmisible'. Ni Alberto Núñez Feijóo (Galicia), ni Juan Vicente Herrera (Castilla y León), ni Luisa Fernanda Rudi (Aragón) dedicaron palabras tan duras al Gobierno, pero también mostraron su descontento con la estrategia de Hacienda. Todas estas comunidades están en condiciones de cumplir el déficit del 1,2% fijado últimamente por el Ejecutivo y no entienden que deba darse un trato distinto a quienes se encuentran lejos de esta posibilidad. Además de Catalunya, Comunidad Valenciana y Murcia -ambas gobernadas por el PP, aunque los barones conservadores sólo citan a Catalunya en sus protestas- parecen muy lejos de cumplir con esta cifra. Por su parte, Castilla-La Mancha tiene todavía un déficit muy alto y su presidenta, María Dolores de Cospedal, se ha mostrado partidaria de premiar a las autonomías que cumplan, un carro en el que parece dispuesta a subirse Galicia, a tenor de la intervención ayer de su conselleira de Hacienda en el Parlamento. Elena Muñoz se mostró proclive a aceptar déficits asimétricos si los criterios que los establezcan son objetivos, según Europa Press. Con todo, Montoro también hizo público ayer que de compensaciones a los cumplidores, nada.

El debate sobre el cumplimiento del objetivo de déficit se produce, sin embargo, además de en pleno contexto de debilidad del Ejecutivo -en medio de una sangría de pérdida de credibilidad pública- en un momento de inestabilidad de los liderazgos autonómicos: Herrera y Ramón Luis Valcárcel han trasladado su deseo de no repetir como candidatos del PP a las presidencias de Castilla y León y Murcia, respectivamente. Por su parte, ni Ignacio González (Comunidad de Madrid) ni Alberto Fabra (Comunidad Valenciana) están confirmados por Rajoy como candidatos y -aunque la posibilidad es muy remota- un imprevisto cambio de planes podría situar a Cospedal en el Ejecutivo de Rajoy. Tampoco en Andalucía hay candidato, pues Juan Ignacio Zoido declina serlo y, además, su liderazgo al frente del PP-A está cada vez más cuestionado en el sur. Sólo José Antonio Monago -aunque carece de mayoría absoluta y gobierna gracias a IU- y Alberto Núñez Feijóo -que no tiene en sus planes repetir como candidato- parecen más fuertes en sus posiciones y pueden permitirse presionar al Ejecutivo. Aunque la última palabra en todo la tiene Rajoy, y en función de Bruselas.