Publicado: 21.01.2016 20:20 |Actualizado: 21.01.2016 20:45

Rivera le dice al rey que no es
posible un Gobierno del PSOE
con once partidos más

El líder de Ciudadanos traslada al jefe del Estado, tras una reunión de más de hora y media, que no apoyará la investidura de Rajoy ni de Sánchez “salvo acuerdo a tres”

Publicidad
Media: 1.50
Votos: 2
Comentarios:
Los periodistas sacan fotos al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su rueda de prensa en el Congreso.-REUTERS

Los periodistas sacan fotos al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su rueda de prensa en el Congreso.-REUTERS

MADRID.- El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha sido taxativo ante los medios de comunicación tras mantener esta tarde del jueves una reunión de una hora y 40 minutos con el rey en Zarzuela dentro de la ronda de contactos del jefe del Estado con los líder de los partidos con representación parlamentaria: es muy difícil, por no decir imposible, un Gobierno del PSOE “con otros 11 partidos más”.

Rivera, no obstante, se ha propuesto ante el monarca como “un elemento fundamental” para conseguir una legislatura estable, aunque para contar con su formación política, mediante una abstención, “debe producirse también la abstención de otro partido más. Ha de ser un acuerdo a tres; si no es así no participará Ciudadanos”, ha dicho.



El dirigente de la formación naranja, que ha sido el líder que más tiempo ha estado con el rey, ha insistido en la necesidad de que se produzca un cambio en la forma de hacer política: “Cambio y diálogo es lo que han planteado los ciudadanos españoles, con el apoyo a dos formaciones políticas nuevas que han recibido más de nueve millones de votos. Estamos obligados a realizar cambios”, ha insistido de forma reiterada en varias contestaciones a presuntas de los periodistas.

Ciudadanos “no apoyará la investidura ni de Rajoy ni de Sánchez", según Rivera

En cualquier caso, el mensaje de Rivera ha estado rodeado de una gran confusión ya que por una parte ha planteado al rey la necesidad de lograr una “legislatura estable y fructífera”, pero ha asegurado de forma explícita que inicialmente Ciudadanos “no apoyará la investidura ni de Rajoy ni de Sánchez, que son los dos nombres que están en principio sobre la mesa”. Es más, para complicar más su dibujo de la situación ha definido las relaciones entre el PP y el PSOE como “guerra fría”.

Con todo, ha vuelto una y otra vez a la carga: “Los votos de Ciudadanos están dispuestos a desencallar la situación con un apoyo a un Ejecutivo que funcione”. Pese a reiteradas preguntas de los periodistas no ha logrado concretar de qué forma debería producirse ese desencallamiento con la participación de su partido, salvo el recurso a un pacto en el que Ciudadanos y uno de los dos partidos se abstuviesen para permitir un Ejecutivo presidido por el tercero de ellos.

Durante su encuentro con el rey “no se ha contemplado el escenario de unas nuevas elecciones, aunque los dos sabemos que puede darse”, ha dicho. Su mensaje al monarca lo ha centrado en tres ideas: la voluntad de lograr una legislatura “fructífera en base a los cambios y al diálogo”; la ausencia de un apoyo inicial tanto a Rajoy como a Sánchez y, sobre todo, en la defensa de la Constitución, la sociedad del bienestar, la economía de mercado y el compromiso con Europa.

“Quienes salgan de ese marco nunca van a tener el apoyo de Ciudadanos”, ha recalcado. Al rey también le ha trasladado su posición frontal al proceso soberanista abierto en Catalunya “porque defendemos la igualdad de todos los españoles”, ha afirmado. Sobre una posible reforma constitucional ha dicho que no lo ha tratado con el jefe del Estado, aunque ha dicho que sin el concurso del PP es imposible por su capacidad de bloqueo de cualquier iniciativa en este sentido.