Publicado: 01.09.2013 10:08 |Actualizado: 01.09.2013 10:08

Rodiezmo se cae al pozo

Ahogada por la crisis del sindicato que la organiza y apenas tres años después de ser el lugar en el que el presidente del Gobierno abría el curso político en España, la fiesta de la minería astur-leonesa deja d

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La campa de Rodiezmo, en León, permanecerá vacía hoy -en el primer fin de semana de septiembre- por primera vez en más de treinta años. El Sindicato de los Obreros Mineros de Asturias (SOMA, una federación de UGT que agrupa también a los trabajadores de las industrias afines) dice que no la celebra porque los tiempos son de crisis, pero todo el mundo se pregunta si la crisis es de la economía o del sindicato.

Porque, después de décadas de férreo liderazgo, su secretario general, José Ángel Fernández Villa, dimitió hace meses y no se ha logrado pactar un sustituto, de modo que se ha elegido una comisión gestora para gobernar la central.

Es un hecho que los tiempos no son buenos para la minería (y menos del carbón, que el Gobierno de Mariano Rajoy tiene en el punto de mira), pero también lo es que el sindicato no tiene hoy el liderazgo en el sector que tuvo antaño. Y, además, sus prejubilados andan demasiado ocupados sosteniendo la precaria economía de sus familias como para dejarse ver por las Casas del Pueblo. Tanto es así que la Federación Socialista Asturiana -que siempre estuvo controlada por el SOMA- ha sustituido este año la fiesta por excelencia de la clase obrera en la región por una cosa que llama Fiesta de la Rosa, una celebración en Oviedo cuyo nombre recuerda el cursi Baile de la Rosa de la familia Grimaldi.

La fiesta que hoy no se celebrará en Rodiezmo marcó durante años la apertura del curso político en Asturias, hasta que José Luis Rodríguez Zapatero -leonés, como se sabe- le dio realce nacional. Allí anunció muchas de sus medidas más típicamente socialistas. Allí, proclamó varios años la subida de las pensiones más bajas por encima del IPC -aunque luego las bajara- y desde esa campa se oyó a Alfonso Guerra llamar "mariposón" a Mariano Rajoy, horas después de que José María Aznar lo designara como sucesor.

También se vio como cantaban La Internacional puño en alto las entonces ministras Bibiana Aído y Leire Pajín. Y antes Felipe González. De hecho, y parafraseando el clásico religioso, en Asturias se dice que "tres días hay en el año que relucen más que el sol: Rodiezmo, La Camperona y el día del fundador" del SOMA, el exalcalde de Mieres Manuel Llaneza, en referencia a las grandes citas mineras del año.

Pero ahora esos tiempos han pasado y nadie quiere reunir a miles de mineros cuando su sindicato de UGT ni siquiera tiene un interlocutor claro que pueda responder a sus preguntas, en un momento muy difícil. Así que todo el mundo sabe que, aunque se anuncie una interrupción temporal, la gran fiesta de la minería astur-leonesa está ya en el pozo que amenaza a todo el sector.