Publicado: 29.12.2013 17:35 |Actualizado: 29.12.2013 17:35

Rubalcaba ve el comunicado como un paso más hacia el fin de ETA

El líder del PSOE considera que en el mensaje de los presos hay "una grave ausencia": la exigencia a la banda terrorista de que se disuelva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha considerado este domingo que el anuncio de los presos etarras es "un paso más" en la hoja de ruta para el final de ETA, que "no ha escrito la banda, sino la democracia", y que llevará muy pronto -ha vaticinado- a su desarme y disolución.

En una entrada en su página de Facebook, quien fuera ministro del Interior entre 2006 y 2011 analiza en esos términos el comunicado difundido el sábado por el colectivo de presos etarras (EPPK), en el que reconocen "el sufrimiento y daño multilateral generados" y se muestran dispuestos a soluciones "individuales". Un anuncio que Rubalcaba ve como "un paso más", que no es "ni el primero, ni el último" hacia el final de ETA, un proceso en el que destaca la actuación del Gobierno de Zapatero.

Rubalcaba precisa que en el comunicado hay "una grave ausencia", que es la exigencia a la banda terrorista para que se disuelva, y señala que, puesto que el EPPK no ha formulado colectivamente esta demanda, "ahora deberán hacerlo a título individual". "Paso a paso, la banda va asumiendo las exigencias del Estado de derecho", percibe Rubakcaba, quien recuerda que primero la izquierda abertzale aceptó las reglas para participar en la política democrática, luego ETA anunció el abandono definitivo de la violencia y ahora sus presos asumen la legalidad penitenciaria. "Mañana, que nadie lo dude, el desarme y la disolución", pronostica.

Hace un repaso a la historia reciente de ETA y recuerda que hace dos años se produjo el cese definitivo de la violencia gracias a los éxitos policiales y judiciales, el aislamiento internacional de la banda, el rechazo social en Euskadi o el permanente ejercicio de dignidad de las víctimas. Rubalcaba interpreta además que ETA dio aquel paso en octubre de 2011 por las "fracturas" que ya había en el mundo terrorista, después de la decisión de la denominada izquierda abertzale de "aceptar las reglas de la democracia".

"Siempre he pensado que Batasuna no tomó esa opción por razones morales, sino por el convencimiento de que la batalla estaba perdida, que la violencia no llevaba a ningún sitio y que, por tanto, ETA era en realidad un freno para sus aspiraciones políticas", juzga el líder del PSOE. El análisis que hace es que "la decisión del brazo político de ETA" no hubiera sido posible si la banda terrorista hubiera conservado su "capacidad operativa".

También cree que se produjeron "disensiones importantes" en el mundo de los presos, un colectivo de una "enorme importancia" para ETA. Justo en ese momento, según su criterio, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero estableció las condiciones de la actuación del Estado en materia penitenciaria, a través de la llamada "vía Nanclares", a la que se acogieron unas decenas de presos. Ahora, tres años después, el colectivo de reclusos etarras "parece que acepta" las condiciones de esa vía, dice, en un comunicado "repleto de elusiones y ambigüedades", si bien habrá que esperar a las decisiones individuales de los presos para aclarar si esto es así.