Público
Público

Rufián a Rajoy: “La voluntad del 80% de catalanes no se compra”

El portavoz de ERC le reprocha al presidente del Gobierno que no atienda las aspiraciones del pueblo de Catalunya y que se limite a proclamar logros que se alejan de la realidad social

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

El portavoz ERC, Gabriel Rufián, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno, en el pleno del Congreso de los Diputados.EFE/Sergio Barrenechea

Desde luego la de hoy no ha sido una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados que pasará a los anales del parlamentarismo español. Ni los interpelantes, un tanto desganados, ni el presidente Rajoy, con respuestas escritas con antelación, han puesto demasiado interés para que fuese una sesión pata recordar. Incluso uno de los portavoces, Aitor Esteban, del PNV, ha renunciado desde el principio a la réplica al consumir todo su tiempo en formular la pregunta.

Con todo, el portavoz en esta ocasión de ERC, Gabriel Rufián, se ha mantenido fiel a su estilo, aunque un tanto suavizado, y le ha puesto una pizca de tensión, aunque no ha logrado que Rajoy e4ntrase al trapo. El diputado independentista catalán le ha preguntado a Rajoy si cree que su Gobierno responde a las necesidades de la población de Catalunya.

Y claro, el presidente del Gobierno se ha explayado en lo que más le gusta: datos y más datos, estadísticas y porcentajes de aquellos aspectos que entiende que se han proyectado en Catalunya en los últimos años, como por ejemplo en la red de “rodalías” (sic) o en el anuncio de la conversión de 30.000 interinos en funcionarios públicos.

Rufián ha recurrido a su ironía para, literalmente, “invitar” a Rajoy a subirse a los trenes de cercanías que “sufren 400.000 ciudadanos todos los días”. “Todos sus anuncios son malas noticias”, ha explicado Rufián, “pero tiene su parte buena, que se curan”. Y le ha dicho cómo se logra: “Se cura hacer estaciones de AVE en localidades de 100 habitantes subiéndose a los cercanías”, al igual que “el paro, señor Rajoy, se cura en las colas del paro; como se cura hacer un corredor mediterráneo que pasa por Madrid leyendo”.

El portavoz de ERC ha acabado su intervención lanzando su particular soflama: “Señor Rajoy, la voluntad del 80% de la población de Catalunya no se compra (con anuncios). Nos vemos en las urnas”, ha recalcado. Rajoy, por su parte, le ha respondido con desgana y con displicencia:”En realidad, no tengo grandes cosas que decirle. Confunde sus necesidades con las de todos y eso es peligroso porque se sale no de la realidad. Yo le respeto a usted, respéteme usted mis argumentos”, ha concluido.

Previamente, el portavoz socialista, Antonio Hernando, le ha preguntado a Rajoy por el “brexit” y la actitud del Gobierno para afrontar la actitud mostrada por la premier británica Theresa May. En resumidas cuentas, en el tono institucional que está adoptando últimamente ha exigido al presidente del Gobierno que no actúe en solitario y que recabe el consenso de todos los partidos a la hora de afrontar las negociaciones “para defender los derechos de los trabajadores españoles en el Reino Unido”, actitud que ha hecho extensiva a los que trabajan en Gibraltar.

Rajoy se mostrado conciliador y en sintonía con el tono empleado por su interpelante socialista. Y ha dicho que sus compromisos se basan en defender los derechos “de los españoles en el Reino Unido y de los británicos en España”, además de garantizar que no habrá negociaciones 2bilaterales. Ha coincidido con Hernando en que primero se debe negociar la salida del Reino Unido de la UE “y después un acuerdo entre ambas partes.

La pregunta lineal, sin debate de Aitor Esteban también ha estado relacionada con el “brexit”, pero para mostrar su preocupación por los aspectos de de la carta de la primera ministra británica en la que ponía en cuestión la seguridad. Y en esa línea ha demandado una mayor implicación de la policía vasca, la ertzaintza, en la cooperación de la seguridad europea. La falta de enfrentamiento denota el entendimiento que rige entre las dos partes en vísperas del debate sobre los presupuestos.