Público
Público

Sánchez avisa de que el sistema de pensiones “se va al garete” y llama a la movilización

En la primera asamblea ciudadana el líder socialista sólo deja sin contestar a una pregunta que le instaba a presentar una moción de censura para echar al PP

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 8
Comentarios:

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, interviene en Granada en la primera de las más de 50 Asambleas Abiertas a la ciudadanía que prevé realizar el partido para presentar sus iniciativas. EFE/ Miguel Angel Molina

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, abrió este jueves en Granada las asambleas informativas que ha puesto en marcha el partido, para advertir de que el sistema público de pensiones “está en una situación de emergencia”, por lo que pidió a los ciudadanos que se movilizaran a todos los niveles.

Ante medio millar de personas, Sánchez explicó su última propuesta para mantener un sistema público y con pensiones dignas, incidiendo en la necesidad de actuar a corto plazo, “porque el sistema, tal y como está, se va al garete”, aseguró.
No obstante, Sánchez intentó no ser alarmista y aseguró que todavía se esta a tiempo, pero denunció que lo que falta “es voluntad política para hacerlo”, dijo.

Por ello, pidió a los ciudadanos que se movilicen en las calles y con el voto, que se hagan portavoces de las propuestas del PSOE y hasta llegó a solicitar que, cuanto toque, concentren las papeletas en aquellas opciones “que pueden cambiar las cosas”.

Sánchez, que contestó a más de una veintena de preguntas de todo tipo, concretó más su propuesta para imponer un impuesto a la banca que financie en parte el sistema de pensiones, y aseguró que lo hará sobre los beneficios que obtengan, para evitar así que las entidades luego lo repercutan en los ciudadanos.

El líder socialista se mostró sorprendido por la polémica que había levantado su propuesta -que fue aplaudida en los asistentes a la asamblea cuando la formuló-, y recordó que se aplica en muchos países europeos. Es más, indicó que el Reino Unido la había puesto también en marcha. “Lo que no podemos tener es un Estado al servicio de la banca”, añadió.

Aunque la asamblea era sobre pensiones, los ciudadanos que preguntaron lo hicieron sobre muchos otros temas, arrancando algunos compromisos programáticos a Sánchez.

Así, el líder del PSOE se comprometió a tomar medidas de apoyo a las familias monoparentales, reiteró su intención de denunciar los acuerdos con la Santa Sede, o que los emigrantes españoles que se fueron del país en la segunda mitad del siglo XX tengan el mismo trato que los actuales pensionistas.

Contestó a todo, menos a una de las últimas preguntas que le pedían una moción de censura para echar ya al PP del Gobierno, y que le exigían propuestas claramente de izquierda para que no se las apropiara Podemos. Sánchez, de ambas cosas, no dijo nada.

Sólo al principio de su intervención habló de Catalunya, para reitera que un presidente de Gobierno de una tierra tiene que vivir en esa tierra, rechazando una investidura o un Gobierno desde el exilio.

A pesar del malestar expresado por algunas fuentes vinculadas al “susanismo” por el acto de Granada, Sánchez tuvo una cálida acogida por parte del secretario provincial y del alcalde de la ciudad; y el líder del PSOE hizo un escueto reconocimiento a la labor que está desarrollando Susana Díaz. Eso sí, aseguró que va a visitar mucho Andalucía.

DISPLAY CONNECTORS, SL.