Público
Público

Sánchez: “El problema de Catalunya no es España, son sus malos gobernantes”

El líder del PSOE arremete contra el secesionismo y acusa a Unidos Podemos de “abrazar la causa independentista”

Publicidad
Media: 2.13
Votos: 8
Comentarios:

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), junto al secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco (d), en la clausura del XIII Congreso del PSOE-M que se ha celebrado en Coslada (Madrid). EFE/Fernando Villar

Ni una referencia a la crisis que se ha abierto en el PSC, ni tampoco a nada concreto de la aplicación del artículo 155 decidida el sábado por el Gobierno, con el apoyo del PSOE. Pedro Sánchez se limitó a ratificarse este domingo en la defensa de la Constitución y a arremeter con dureza tanto contra el secesionismo catalán, como con la postura política de Unidos Podemos.

El líder del PSOE, durante la clausura del Congreso del Partido Socialista de Madrid (PSM), defendió la posición que están manteniendo los socialistas ante el conflicto de Catalunya pese a las muchas críticas externas recibidas, y algunas internas. Sánchez dio a entender que no tiene dudas ahora en su postura, “porque el PSOE ha sido y es el partido central de la historia democrática de España, que defiende el Estado social, democrático y de derecho, y que lo seguirá haciendo ante cualquier acto irresponsable de quiebra unilateral de nuestro país”, dijo.

Eso sí, el secretario general del PSOE precisó que la Constitución de 1978 tiene dos pedales: el de la democracia y el de la descentralización política, y que su apuesta es que ambos vayan de la mano, “porque ese ha sido el gran acierto”.

Sánchez pide una reforma constitucional muy amplia, “no para contentar a los independentistas”

Por ello, Sánchez indicó que en España siempre ha habido retrocesos por no reconocer la diversidad territorial y la vocación de autogobierno de muchas zonas de España, y tras recordar que Catalunya nunca ha tenido en su historia un autogobierno “tan intenso y tan profundo” como el reconocido en la Constitución de 1978, acusó a los independentistas de estar acabando con él. “Nada ha hecho tanto contra el autogobierno de Catalunya como el secesionismo”, afirmó.

El dirigente socialista se reveló también contra todos los tópicos que hay en torno a este conflicto, y aseguró que el problema de Catalunya no es España, “el problema de Catalunya son sus malos gobernantes, aquellos que hacen de la división y la ilegalidad la forma de hacer política”, denunció.

Y, como hizo el sábado en Murcia, también vertió duras críticas contra el partido de Pablo Iglesias sin nombrarlo. Así, afirmó que en España hay “una izquierda que abraza la causa independentista” y recordó que el secesionismo nada tiene que ver la izquierda. Además, volvió a reprochar a esta formación que Mariano Rajoy siga en La Moncloa y acusó a Unidos Podemos de ser “una izquierda que hace oposición a la izquierda, y deja gobernar a la derecha”.

Acusa a Podemos de ser “una izquierda que hace oposición a la izquierda, y deja gobernar a la derecha”

También se refirió al discurso de Carles Puigdemont para reprocharle la equivocación en sus planteamientos, “porque da igual que hable en inglés, el europeísmo significa borrar fronteras, y el independentismo sólo quiere levantarlas”.

Finalmente, incidió en la necesidad de abrir la reforma de Constitución y dijo que España tiene el reto de aprobar la primera Carta Magna en Europa del siglo XXI, incluyendo nuevos derechos que ahora no están contemplados.

Eso sí, Sánchez precisó que su petición de reforma constitucional no es para “contentar” al bloque independentista, “es mucho más amplia, no sólo para hablar del modelo territorial, aunque de eso también hay que hablar”, precisó.

Pidió que se abra esta reforma constitucional como un proceso de abajo a arriba, y que participe activamente la gente joven. Además, cree que deben incluirse temas como la salud pública, medioambientales, sobre la igualdad de género o la regeneración del sistema político.

Las palabras Sánchez fuero muy aplaudidas por el socialismo madrileño y elogiadas por el nuevo secretario general del PSM, José Manuel Franco, quien aplaudió el rumbo que está llevando el nuevo secretario general del PSOE y le garantizó el apoyo y la plena lealtad de su federación.