Publicado: 15.12.2014 10:00 |Actualizado: 15.12.2014 10:00

Santamaría alaba la "entrega" de los militares españoles en su primer viaje a Afganistán

La vicepresidenta del Gobierno ha realizado una visita de cuatro horas sin protocolos militares a la base de Herat.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha alabado este lunes la entrega y solidaridad de los militares españoles en Afganistán, en su primera visita a las tropas desplegadas en Herat, que se ha desarrollado durante unas cuatro horas sin protocolos militares.

La número dos del Gobierno, acompañada por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha llegado a Herat por sorpresa y sin anuncios previos por motivos de seguridad, para comprobar sobre el terreno los trabajos que acometen los 460 militares aquí desplegados. A su llegada a la base, Santamaría recibió novedades pero no los habituales honores militares a las autoridades ni pasó revista a las tropas ni hubo acto de homenaje a los caídos.

Tras visitar el hospital Role 2 y hacerse la foto de familia, Saenz de Santamaría y Morenés guardaron un minuto de silencio ante el monumento a los caídos

Ante las tropas del contingente, la vicepresidenta ha resaltado que España tiene una de las mejores Fuerzas Armadas de todos los tiempos, que transmite los valores democráticos y de solidaridad "que quedarán siempre aquí en Herat". Asimismo, ha destacado que son una institución de elite y que España es un país de vanguardia, y a continuación ha ofrecido un brindis por el rey y por España junto a Morenés, quien ha recordado los 13 años de "entrega" de los militares españoles en Afganistán.

En unas declaraciones a los periodistas, la vicepresidenta ha destacado que ha podido comprobar cómo las Fuerzas Armadas han logrado el afecto de la población con su trabajo y solidaridad. Ha resaltado el "impresionante" papel de ese hospital, gestionado por los sanitarios militares, que pone a España de "ejemplo" de la sanidad militar en el mundo.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se hace un autoretrato con varios militares de la Base de Herat. EFE

Por su parte, Morenés también ha destacado la extraordinaria labor de los militares en Afganistán y ha recordado que el próximo jueves comparecerá en el Congreso para solicitar la autorización parlamentaria para poner en marcha una nueva misión en Afganistán, aprobada el pasado viernes por el Gobierno, para mantener un máximo de 485 militares en 2015. Sin embargo, el ministro ha abierto la puerta a que esta misión se prolongue en 2016, no ya en Herat sino en el cuartel general de la operación Resolute Support, que se inicia en enero de 2015.

El pasado día 12, el Consejo de Seguridad de la ONU respaldó la puesta en marcha de una nueva misión de la OTAN en Afganistán para entrenar, asesorar y asistir a las fuerzas de seguridad del país una vez que los aliados pongan fin a sus operaciones de combate.

España tiene actualmente desplegados 464 militares en Afganistán, la mayoría de ellos destinados en la base de Herat, encargados de gestionar el aeropuerto y el hospital Role 2, así como de la protección de la base.

En su visita al Role, la vicepresidenta ha conversado con la joven afgana Setara, maltratada y desfigurada y mutilada por su marido, que ha sido atendida por los militares españoles en Herat y posteriormente en Madrid. Esta joven, de 24 años, volverá a Madrid, al hospital central de la Defensa, para seguir el tratamiento el próximo enero.

Saenz de Santamaría llega a Afganistán después de que el Gobierno aprobara el pasado viernes mantener el próximo año una misión integrada por 485 militares, encuadrados en la operación denominada Resolute Support, que se pondrá en marcha tras la retirada de las tropas de combate de la comunidad internacional prevista para final de este mes.

España participa en Afganistán tras un acuerdo del Consejo de Ministros el 27 de diciembre de 2001, por el que el Gobierno autorizó la participación de unidades militares en la ISAF y el 25 de enero de 2002 se inició el despliegue de una Agrupación en Kabul. En estos casi 13 años han participado en la misión más de 20.000 militares, el coste ha superado los 3.500 millones de euros y se han registrado más de un centenar de fallecidos, entre ellos 96 militares, dos guardias civiles y dos intérpretes.