Publicado: 09.10.2016 19:31 |Actualizado: 09.10.2016 20:17

Seis estrategias del presidente
de la gestora del PSOE para
justificar la abstención al PP

Javier Fernández prepara el terreno para explicar esta decisión, que previsiblemente deberá tomar el Comité Federal, y no la militancia, durante la tercera semana de octubre. 

Publicidad
Media: 3.31
Votos: 13
Comentarios:
Javier Fernández, presidente de Asturias y de la gestora del PSOE. /EFE

Javier Fernández, presidente de Asturias y de la gestora del PSOE. /EFE

@Alopezdemiguel

MADRID.- Desde el Comité Federal en el que fue derrocado el último secretario general socialista, Pedro Sánchez, una larga lista de dirigentes del PSOE se han pronunciado a favor de abstenerse en la previsible sesión de investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, y Javier Fernández ha diseñado su discurso de forma que le permita ir allanando el terreno antes de que haya una decisión oficial sobre la mesa.

A tres semanas de que expire el plazo para una nueva investidura o para la convocatoria de las terceras elecciones, el partido trabaja por hacerse con la batalla del relato, mientras el presidente en funciones despeja su camino asegurando que no pondrá "ninguna condición" y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, le acusa de haberse decantado por apoyar a la derecha, y pelea por erigirse como verdadera oposición a Rajoy. 

En una entrevista con el diario El País publicada este domingo, el presidente de la gestora al frente del PSOE da un paso más en este sentido, y blinda sus argumentos para justificar el paso que previsiblemente dará su partido durante la tercera semana de octubre, cuando se celebrará el próximo Comité Federal -tal y como aseguró el propio Fernández en La Sexta este sábado-. Resumidas, estas son seis de las estrategias argumentales de Fernández para que, en caso de que finalmente permitan gobernar a Rajoy -como se contempla hoy-, les cause el menor daño posible.

"Abstenernos no es apoyar"

Fernández se centra en el concepto y obvia el fin al que conduce la abstención: que el PP vuelva  a La Moncloa: "Abstenernos no es apoyar, eso es un concepto muy primario de la política. La política no es poesía, es prosa. No es sentimiento, es razón". "La oposición no hay que plantearla siempre desde el antagonismo, sino desde la utilidad a los ciudadanos. Abstenerse, repito, no es apoyar, pero hay que olvidarse de la idea frentista que tenemos de la política, que la reduce a un mero antagonismo".



"Es táctico debatir si interesa ir a nuevas elecciones"

Se aferra al peligro de las terceras elecciones y sostiene que es una decisión táctica para que nadie responsabilice al PSOE de unos nuevos comicios, a los que acudirían debilitados. "Es táctico debatir si interesa a España y al PSOE en estas condiciones ir a nuevas elecciones". "Tengo la absoluta seguridad de que si hubiera nuevas elecciones seríamos señalados como los responsables. El PSOE sería el chivo expiatorio". 

"Se ha revelado imposible otra opción"

Da por hecho que hoy por hoy ya no hay ninguna alternativa a dejar gobernar a Rajoy, y no contempla que el presidente en funciones y candidato del PP pueda lograr los apoyos que necesita por otras vías. "Una vez que no hay alternativa de izquierdas, no podemos cerrar en falso el debate sobre la abstención o incluso no tenerlo"."Se ha revelado imposible otra opción de Gobierno, por lo que ahora se requiere un aterrizaje forzoso en el principio de realidad, que no sintoniza con el sentimiento de los militantes más fervorosos". Sin embargo, no explica cuándo "se ha revelado imposible", ya que los números son exactamente los mismos que el 27 de junio, un día después de las elecciones.

Obvia que el "no" fue revalidado en julio por el Comité Federal

Sin citar su nombre una sola vez en toda la entrevista, asegura que la dirección de Pedro Sánchez permitió que el partido quedara "mineralizado en el silencio" respecto a los intereses del propio PSOE y de España. "El Comité Federal decidió hace casi 10 meses que, ni por activa ni por pasiva, el PSOE haría posible un Gobierno del PP". Es cierto que esta decisión fue fijada por el Comité Federal tras el 20-D, pero obvia que el mismo órgano volvió a reunirse el 9 de julio, casi siete meses después, para reiterar su "no" al PP.

El ahora presidente de la Comisión Gestora del PSOE y president también del Principado de Asturias, Javier Fernández, con la presidenta de la Junta de Andalucía y líder de los socialistas de la comunidad, Susana Diaz, en el Comité Federal celebrado el pas

El ahora presidente de la Comisión Gestora del PSOE y president también del Principado de Asturias, Javier Fernández, con la presidenta de la Junta de Andalucía y líder de los socialistas de la comunidad, Susana Diaz, en el Comité Federal celebrado el pasado enero. REUTERS/Andrea Comas

Descarta que se pregunte a los militantes

Justifica su rechazo a que los militantes se pronuncien directamente sobre esta dirección. Afirma que "la decisión final" debe ser "del Comité Federal". "Pero tendremos muy en cuenta a los militantes", apostilla. "La tendencia a la democracia directa no está en la cultura del PSOE, que no es una organización partidaria de los pleibiscitos y tiene cultura representativa". Obvia que, como informaba Público este domingo, uno de cada tres militantes del Partido Socialista reclama ya un Congreso con primarias, algo que, de momento, no entra en los planes de la gestora.

Se distancia de Podemos y ancla el PSOE en el "centro izquierda"

Marca distancia con Podemos y ancla el PSOE en el "centro izquierda", espacio en el que a su juicio sí tendría cabida esa abstención. "En ningún caso el PSOE debe moverse del centro izquierda para aspirar a ser sólo la fuerza hegemónica de la izquierda. Con eso dejaríamos de ser alternativa de Gobierno. Ser sólo el primer referente de la izquierda y la referencia ética en el Parlamento nos llevaría a dejar de ser el partido que quiere gobernar España", apunta. También aprovecha para criticar a la "izquierda populista", donde encuadra al partido de Iglesias. "Hay una parte de la cultura de Podemos que es básicamente disyuntiva. Arriba, abajo; pueblo, casta; buenos, malos; élite, ciudadanía... y eso conduce siempre al pleibiscito. Es maniqueo, y se resuelve siempre de manera pleibiscitaria y no con deliberación". "La mayoría de las propuestas que hace Podemos no son útiles", sentencia.