Público
Público

El Senado se gastó 35.000 euros en la visita de una delegación de Jordania

En una invitación expresa del presidente Pío García Escudero, la Cámara Alta sufragó los gastos de 16 personas durante cuatro días en Madrid. El encuentro incluyó una visita al Santiago Bernabéu y un almuerzo en el Parador de Toledo

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Imagen de la web del Senado sobre la visita del presidente del Senado de Jordania.

La actividad internacional del Senado no sólo son los viajes de los senadores al extranjero, en los que se gastan más de 1.000 euros al día. La Cámara Alta recibe visitas de instituciones y comisiones homólogas de otros países y, aunque la mayoría de ellas no suponen más de 100 euros para las arcas del Senado, hubo una recepción el año pasado que rompió completamente este esquema: la visita de una delegación de la Cámara Alta del Reino Hachemita de Jordania formada por 16 personas tuvo un coste de 34.993 euros.

La comitiva, encabezada por el presidente de la institución, Faisal El-Fayez, pasó cuatro días y cuatro noches en Madrid, lo que supone otro hecho diferencial respecto al resto de las visitas realizadas al Senado en lo que llevamos de legislatura, que han durado solamente una jornada.

La delegación jordana combinó su actividad en el Senado con una suerte de visita turística por la capital, tal y como refleja la página web del Senado. Además de la cena de rigor en la residencia oficial del embajador de Jordania en Madrid, las reuniones en la Cámara Alta y una cena —también habitual— en el Café de Oriente, la comitiva jordana visitó el estadio Santiago Bernabéu y almorzó en el restaurante Puerta 57, próximo al campo de fútbol. Al día siguiente, los invitados (alojados en el Hotel Intercontinental, de cinco estrellas) viajaron a Toledo para comer después en el Parador de la ciudad.

La delegación jordana, formada por 16 miembros, se alojó durante cuatro noches en un hotel de cinco estrellas 

El alto coste de la visita se debe, según cuentan fuentes del Senado a Público, a que la cita era fruto de una invitación expresa del presidente de la Cámara Alta, Pío García Escudero. En esos casos, siguen las mismas fuentes, el anfitrión se hace cargo de todos los gastos del encuentro, cuyo objetivo es que "la delegación conozca la realidad del país".

Sin embargo, en el resto de visitas que refleja la página web de la Cámara Alta, anfitriones e invitados se reparten el coste del desplazamiento y de ahí que el desembolso de la cámara española oscile habitualmente entre los 15 y los 150 euros. Los invitados —entre cinco y 30 personas por delegación— suelen visitar el Senado antes de participar en varias reuniones con sus homólogos españoles y luego almuerzan en una de las salas de la Cámara Alta. La duración y el contenido de estas visitas es fruto del pacto entre delegaciones y de la "diplomacia parlamentaria", señalan fuentes del Senado, que recuerdan, además, que la Mesa es quien da el visto bueno a todas ellas. 

Al margen de las reuniones bilaterales, el objetivo de la visita es "dar una buena imagen del país" y "quedar bien con la delegación", siguen las mismas fuentes. De hecho, uno de los puntos del programa de actividades de la delegación jordana es el "intercambio de regalos". ¿Pero por qué Jordania y no otro país? "Hacía mucho tiempo que España no tenía contactos parlamentarios con Jordania", responden desde la Cámara Alta.

Las visitas institucionales al Senado en lo que llevamos de legislatura han costado 38.538 euros, pero la expedición jordana supone más del 90% de esta inversión. A esa cantidad hay que sumarle los más de 340.000 euros que la Cámara Alta se ha gastado en viajes de senadores en el último año y medio.