Publicado: 14.11.2013 11:20 |Actualizado: 14.11.2013 11:20

El socialista Enrique del Olmo anuncia su intención de ser candidato a la Alcaldía de Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Ganar Madrid para la izquierda y para los movimientos sociales". Ese es el objetivo del sociólogo socialista Enrique del Olmo, que este jueves ha anunciado su intención de presentarse a las primarias para encabezar la candidatura de su partido al Ayuntamiento de Madrid, lo que previsiblemente le llevará a enfrentarse al actual portavoz de los socialistas en el consistorio, Jaime Lissavetzky, amigo personal del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El hoy jefe del departamento de Gestión de la Formación de la Agencia para el Empleo de la capital es además miembro del Comité Regional del PSM, el máximo órgano entre congresos de la federación que dirige Tomás Gómez, y es el primer miembro del partido en manifestar abiertamente su decisión de optar a la Alcaldía de la capital en las elecciones de 2015.

Su principal objetivo, explica en declaraciones a Público, es "articular esos movimientos sociales y políticos" para hacerse con la Alcaldía de la capital, en un momento en el que el PP de Ana Botella pretende "vacíar de contenido" el consistorio por sus ansias privatizadoras. "En un momento como el actual, en el que la exclusión y la pobreza se han incrementado y están llevando a muchas personas a la desesperanza, en el que Madrid está lejos de ser un referente ni de las vanguardias ni del bienestar humano, es necesario luchar contra la resignación, es necesario ganar esta ciudad para las personas", considera.

Del Olmo prefiere por el momento preservar la identidad de las personas que apoyarán su candidatura a las primarias, si bien recalca que Tomás Gómez ya conoce sus intenciones. Insiste, en todo caso, en que el suyo será "un proyecto plural", que pretende contar con un "gran apoyo social". Que sea "entusiasta, que vuelva a ilusionar y emocionar, ya que sin emoción e ilusión, no habrá transformación", afirma.

Su compromiso político se remonta a la dictadura franquista, durante la cual fue detenido en varias ocasiones. Una vez en democracia, en 1979, se unió a Convergencia Socialista de Madrid, que finalmente se incorporaría al PSOE, y fue elegido secretario general de la Agrupación Socialista de Getafe y miembro del Comité Regional de la extinta FSM. En 1979 fue nombrado concejal en esa misma localidad y se manifestó en contra de la idea de abandonar el marxismo que defendió Felipe González.

Como consecuencia de esta polémica abandonó el PSOE y formó el Partido Socialista de los Trabajadores, siendo su secretario general, que no logró representación parlamentaria en las elecciones generales de 1982. Posteriormente, en 1988, se integró en el PASOC, organización formada por antiguos militantes del PSOE, integrada en Izquierda Unida, donde formó parte de su Comisión Ejecutiva como secretario de Relaciones Internacionales.

Dentro de IU, se integró en Nueva Izquierda y fue miembro de su Consejo Federal. Más tarde participó en la formación del PDNI, y siendo ya su coordinador general, contribuyó a la integración de esta formación en el PSOE, donde milita desde entonces.