Publicado: 23.11.2016 21:43 |Actualizado: 23.11.2016 21:43

Maza se compromete a no dejarse presionar por el Gobierno ante el soberanismo catalán

Aplicará la ley “en los términos y criterios que se consideren necesarios". El futuro Fiscal General del Estado desmiente tener una vinculación con empresas dedicadas a cursos de formación y reconoce una “frenética actividad” divulgativa. Si sale elegido, “Ya me cuidaré yo que no se me grabe en una situación vergonzosa o criticable” porque no es su intención incurrir en ella.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El candidato para ser nombrado Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, conversa con la presidenta de la comisión de Justicia del Congreso, Margarita Robles, tras su comparecencia en la Comisión que analizará su idoneidad para el cargo. EFE/Kiko Huesc

El candidato para ser nombrado Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, conversa con la presidenta de la comisión de Justicia del Congreso, Margarita Robles, tras su comparecencia en la Comisión que analizará su idoneidad para el cargo. EFE/Kiko Huesca

MADRID.- El futuro Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, ha cumplido el trámite de comparecer ante el Congreso y donde la oposición ejercida por el PSOE y por Unidos-Podemos-En Marea ha expresado sus “recelos” respecto a su candidatura o su posición crítica.

José Manuel Maza se ha comprometido ante los disputados a no dejarse presionar por el Gobierno y ha defendido su independencia. Respecto a la cascadas de querellas interpuestas contra políticos soberanistas catalanes, Maza ha insistido que “aplicará la ley” en cada caso, en los “términos y criterios que se consideren necesarios".



Las opiniones más críticas han sido expresadas por el grupo de Unidos-Podemos-En Marea cuyo portavoz, Jaume Moya, ha cuestionado su idoneidad al recordar que la polémica que rodeó a Maza en 2012 por sus actividades extrajudiciales como docente de centros privados, que fue denunciada por un grupo de juristas ante el CGPJ, "suscita serias dudas sobre su imparcialidad".

José Manuel Maza ha defendido su “enorme vocación docente” y ha reconocido haber tenido una “frenética actividad” divulgativa, al tiempo que desmentía vinculación algunas empresas de formación: “Yo me limito a dar mi clase, en muchísimas ocasiones sin cobrar”.

Por su parte, el portavoz socialista de Justicia, Juan Carlos Campo, ha expresado sus “recelos” porque la actual Fiscal General del Estado, Consuelo Madrigal, iba a ser renovada hasta que ha sido apartada al surgir “discrepancias de última hora sobre renovaciones de la cúpula fiscal". Por ello, vigilará la larga lista de nombramientos que debe acometer el nuevo máximo responsable del ministerio público: desde las fiscalías especializadas a los fiscales jefes.

José Manuel Maza está "absolutamente convencido" de que el Gobierno y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, respetarán su autonomía: "Si algo se sabe tras 30 años presidiendo juicios, es cuando alguien dice la verdad". Y, en su visión, esta independencia está garantizada.

Varios partidos de la oposición han recordado unas recientes palabras de Catalá, cuando dijo que la Fiscalía podía cumplir órdenes del Gobierno.

En cambio, Maza ha incidido en que el ministerio público "no debe ni puede recibir ni cumplir órdenes ajenas" y sus decisiones han de regirse por criterios técnicos y profesionales.

Los portavoces de PSOE, Unidos-Podemos, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y del Partit Demòcrata Europeu Català (PDCat), han cuestionado el sistema de nombramiento del Fiscal General del Estado por cuanto su comparecencia en el Congreso es un mero trámite en el que no cabe votación.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos José Ignacio Prendes ha ofrecido al candidato "como mínimo el beneficio de la duda", pero no un cheque en blanco: se trata de una actitud de "prudente espera".

A preguntas de Unidos-Podemos-En Marea, Maza ha confirmado el criterio de la Fiscalía respecto a la investigación abierta en Argentina por los crímenes del franquismo: La Fiscalía ha pedido los archivos ha seguido la doctrina del Tribunal Supremo y “estos hechos están prescritos” porque se refieren a personas ya fallecidas y la ley de Amnistía de 1977, aprobada por la práctica totalidad del Parlamento, se aplicó para “ambos lados”.

En su comparecencia ha dejado bien claro su apoyo a que en esta nueva fase la instrucción de las causas penales pase a manos de los fiscales.

Maza no se ha posicionado sobre una multitud de cuestiones planteadas, como los CIES, la situación de los menores extranjeros, las tasas judiciales, la ley mordaza… Respecto a la prisión permanente revisable, tendrá que aplicarla sin estar de acuerdo porque figura en el Código Penal. Perderá “algo” de su libertad intelectual, pero su obligación será aplicarla cuando llegue el caso.

En cuanto a las grabaciones del exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, reveladas por Público y donde maquina casos contra políticos soberanistas junto al entonces jefe Antifraude de Catalunya, Daniel de Alfonso, el candidato del Gobierno a Fiscal General del Estado ha asegurado que “ya me cuidaré yo de que no se me grabe en una situación vergonzosa o criticable porque no es mi intención” incurrir en ellas.

Respecto a los comentarios de que es un magistrado conservador, Maza ha defendido de que “el hecho de ser conservador, si es que lo soy, se tendrá que juzgar por mis actos”. Ahora bien, “resultaría imposible encontrar a alguien para este puesto que no fuera algo: conservador, liberal, centrista…”