Publicado: 28.12.2014 21:01 |Actualizado: 28.12.2014 23:45

Los tricornios siguen siendo un gasto para las arcas del Estado

El Gobierno ha adquirido este año 1.818 “sombreros negros destinados al personal de la Guardia Civil” por valor de 72.592,74 euros, según señala el portal de transparencia.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 6
Comentarios:
Fotografía de archivo de 2013 de la última promoción de la Guardia Civil en la Academia de Baeza. EFE/

Fotografía de archivo de 2013 de la última promoción de la Guardia Civil en la Academia de Baeza. EFE/

Los tricornios siguen siendo un gasto para el Estado. El Gobierno de Mariano Rajoy se ha gastado en este 2014 la cifra de 72.592,74 euros, impuestos incluidos, en la compra de 1.818 tricornios por un importe unitario de 27€ sin IVA. Así se refleja en el portal de transparencia que puso en marcha el Gobierno a principios de diciembre y que ha levantado críticas en la oposición por ser considerado insuficiente.

La información publicada en el portal también permite conocer a qué empresa compra el Estado los tricornios o, como los llama en la factura, “sombreros negros destinados al personal de la Guardia Civil”. En este caso la empresa adjudicataria en un procedimiento negociado sin publicidad es Manufacturas Moya, una empresa especializada en la confección de uniformes para cuerpos policiales y ejércitos.



El histórico sombrero de la Guardia Civil, creada en 1844 durante el reinado de Isabel II, está actualmente en desuso. El característico sombrero de la Benemérita se utiliza únicamente en actos oficiales y en los servicios de puertas de los agentes que custodian edificios oficiales y los cuarteles de la propia Guardia Civil.

Otros gastos polémicos

Los gastos de la Guardia Civil llegaron a las portadas de los diarios a principios de 2014 cuando se conoció que el ministerio de Defensa pagaba la peregrinación hasta Lourdes de trece guardias civiles. Esta peregrinación militar costó en 2012 a las arcas públicas la cuantía de 12.331 euros cuando el Cuerpo envió hasta 17 agentes a Lourdes.

La asociación mayoritaria en la Guardia Civil criticó a través de un comunicado esta peregrinación como “un derroche innecesario que se produce después de que la Dirección General de la Guardia Civil haya recortado durante dos años consecutivos las ayudas sociales, viéndose afectadas partidas tan importantes como las becas al estudio”.