Público
Público

Ultraderecha La "unidad de España" produce extraños compañeros de 'mani'

En las dos manifestaciones que se han celebrado en Barcelona por la unidad de España, han habido agresiones de “ultra patriotas” y neonazis, al tiempo que algunos de sus históricos colaboradores se fotografiaban con los líderes de la convocatoria y oradores.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 36
Comentarios:

Facebook de Esteban Cabal.

Cuando sujetos que defienden el exterminio de seres humanos por cuestiones raciales, étnicas, culturales, religiosas o de cualquier otro tipo, que practican el odio al diferente por el mero hecho de serlo, y que con soltura hacen uso sistemático de la violencia como único modo de expresión, son invitados por entidades democráticas a participar en actos públicos en defensa supuestamente de los derechos civiles, cabe pensar que a los anfitriones se les ha ido de las manos el asunto. O no.

En las dos manifestaciones que se han celebrado en Barcelona por la Unidad de España -8 y 29 de octubre-, convocadas por la entidad Sociedad Civil Catalana (SCC), cuyo liderazgo es diverso y polémico, siempre ha habido acciones violentas protagonizadas por “ultra patriotas” y neonazis, forrados con banderas de España, que hubieran pasado desapercibidas si no fuera por los periodistas y por esos otros testigos incómodos del siglo XXI que son los ciudadanos pertrechados de sus inseparables teléfonos móviles. Gracias a ellos, en apenas unos segundos, consiguen que sepan y vean en Berlín, Bruselas, Nueva York o París lo que está pasando en tiempo real, sin censura, lo que está sucediendo en las calles de Barcelona, y que algunos medios deciden ocultar.

A modo de información señalar que se ha creado una web internacional denominada Spanish Radical que recoge en vídeo la mayoría de los actos de violencia ultra habidos en el Estado español -especialmente Cataluña y el País Valenciano- desde el mismo día que los catalanes decidieron salir a votar el 1 de octubre.

Y no se puede comparar. Guste o no, lo cierto es que las manifestaciones por el derecho a decidir e independentistas, convocadas en Catalunya, han sido un ejemplo de convivencia respeto, sin actos de violencia. Y eso lo reconocen medios de todo el mundo, incluidos los canales de televisión más conservadores de los Estados Unidos.

La imagen del 28-N

Pero un hecho llamó poderosamente la atención tras la manifestación del domingo en Barcelona, cuando intervino de nuevo Josep Borrell, que no dejó pasar la oportunidad de atacar a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para regocijo de la masa rojigualda más conservadora.

Previamente tomó la palabra Paco Frutos, el que fuera secretario general del PCE hasta su salida en 2009, que fue calificado injustamente de “fascista” por intervenir en este acto unionista. Presentaron a Frutos como líder de la “izquierda no independentista”. Pero Paco Frutos ya no es líder de nada y mucho menos de la izquierda no independentista, que es plural, apuesta por el derecho a decidir, y ya está magníficamente representada. También tomaron la palabra los habituales dirigentes de Sociedad Civil Catalana.

Tras el cierre vino el momento de las fotos y asomaron por el escenario algunos desconocidos para el gran público, pero no pasaron desapercibidos para quienes seguimos desde hace décadas los vaivenes de la ultraderecha y de aquellos que se dedican sin escrúpulos a extender una pátina democrática a militantes neonazis para introducirlos maquillados en listas electorales aparentemente fuera de toda sospecha.

Esta persona en cuestión se llama Esteban Cabal, un personaje público con historial a sus espaldas. En esta fotografía colgada en Facebook por el propio interesado figura Cabal flanqueado por Paco Frutos y Josep Borrell, junto a Pepe Moreno, otro dirigente de Sociedad Civil Catalana.

Esteban Cabal es el propietario del partido Los Verdes-Grupo Verde, que en 2011 la revista Interviú y otros medios descubrieron que, al menos, su candidatura electoral al Ayuntamiento de Zaragoza estaba trufada de militantes de la organización neonazi Movimiento Social Republicano (MSR).

Lo grave del tema es que Cabal defendía públicamente, a capa y espada, a sus patrocinados y negaba tanto tener amistades o vínculos con el MSR o con cualquier otra organización de ultraderecha, como que sus candidatos señalados militaran en las filas de una organización identitaria supremacista y antisemita. Y esto ocurría mientras, al tiempo, negociaba con el entonces coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, que Los Verdes-Grupo Verde acompañaran diversas candidaturas de la coalición “para darle un toque ecologista”. Obviamente eso suponía que Esteban Cabal pudiera nombrar a sus candidatos y negociara con la dirección federal de IU la colocación de los mismos.

Cabal con MSR y Cayo Lara.

De hecho, en la lista municipal de Los Verdes-Grupo Verde por Zaragoza , el “líder ecologista” había colocado a un ferroviario y reconocido militante nazi como candidato a la alcaldía. Interviú, en esas fechas, habló con Cabal y que aseguró conocer a Vallés [el cabeza de lista] “de toda la vida y no es ultra".

Lo cierto es que Jesús Vallés llevaba años vinculado a los ultras del MSR. Incluso en 2010 le llegó a pedir al ministro de Justicia socialista Francisco Caamaño la puesta en libertad de Pedro Varela –exdirigente del neonazi Cedade, propietario de la Librería Europa y condenado por difusión de ideas genocidas–, a quien calificó en su misiva al ministro de “filósofo humanista, deportista y alpinista que está realizando una labor cultural de primerísima calidad”.

El propio Cabal mantenía magníficas relaciones con los nazis, no sólo del MSR sino también de Democracia Nacional. Y de hecho aceptó colocar a seis más. “La candidatura de Los Verdes al ayuntamiento de la capital aragonesa tiene al menos otras siete personas vinculadas al MSR o Democracia Nacional”, según publicó Interviú. Entre ellas destacan Francisco Javier Bueno, delegado del MSR en Zaragoza, detenido e imputado en la Operación Espada contra la banda neonazi Blood and Honour -declarada ilegal- y habitual en los homenajes a Rudolf Hess, jefe del Partido Nazi alemán y mano derecha de Adolf Hitler.

En la lista confeccionada por Cabal para Los Verdes-Grupo Verde figuraba incluso la hija de Juan Antonio Llopart, presidente entonces del MSR y que, poco tiempo después, sería juzgado, condenado y en apelación absuelto, por venta y distribución de publicaciones y materiales nazis que negaban el Holocausto judío.

Tal era la implicación entre Los Verdes-Grupo Verde y los neonazis -que entonces ya se hacían llamar identitarios- que se publicó una convocatoria de un acto de campaña, el jueves 19 de mayo de 2011, en estos términos:

"La candidatura eco-identitaria al Ayuntamiento de Zaragoza, Los Verdes-Grupo Verde, celebrará un acto electoral en Zaragoza, el jueves 19 de mayo a las 20:00h. CENTRO CÍVICO 'SALVADOR ALLENDE'. c/ Florentino Ballesteros s/n (Antiguo Matadero).
INTERVENDRÁN:
Jesús Vallés Gracia, candidato nº 1 al ayuntamiento de Zaragoza.
Javier Bueno Pons, candidato nº3 y militante del Movimiento Social Republicano. [Blood & Honour]
Esteban Cabal Riera, coordinador nacional de LOS VERDES-GRUPO VERDE".

Esteban Cabal y su nuevo partido, Recortes Cero.

Pero también la contaminación “identitaria” llegó a las Islas Canarias. Así, por ejemplo, Socialistas por Tenerife pactaron con LV-Grupo Verde en concreto en el Cabildo de Tenerife y en una decena de ayuntamientos tinerfeños, “en cuyas listas podrían haber infiltrado ultraderechistas”, según fuentes de organizaciones ecologistas canarias, que se dieron cuenta de lo que estaba pasando.

Cuando esto sucedía el auge de la extrema derecha en toda Europa era palpable y se camuflaba con facilidad en otras formacoones. Ahora es una realidad. Por ello Los Verdes de siempre hicieron un llamamiento y urgente a Izquierda Unida y a Los Socialistas por Tenerife para que rompieran por coherencia y ética sus acuerdos con Esteban Cabal y su partido y no ampararan de forma indirecta a movimientos xenófobos y racistas como el MSR.

Recortes Cero, otro partido de Cabal

Ahora Cabal ha iniciado otra aventura política con otra marca electoral denominada Recortes Cero, aprovechando los movimientos sociales. En esta aventura está metido la UCE, ese extraño partido que dice ser comunista marxista-leninista “pensamiento Mao Tse Tung”, pero al que la izquierda en general califica simple y llanamente de secta.

Con esta formación concurrieron a las pasadas elecciones generales montando candidaturas en las 52 circunscripciones.